Tuesday 23 de April de 2024

MODA | 14-03-2024 08:02

Jean Paul Gaultier: "Amo hojear los diarios y las revistas, no así ver las publicaciones digitales"

Entrevista con el enfant terrible de la moda con motivo de la llegada a Italia de su Fashion Freak Show, programado en el Teatro Arcimboldi de Milán del 7 al 24 de marzo.

"Me gustaba la parte teatral de la moda. Creo que si no hubiera sido creador, habría hecho teatro". Quizás por eso, después de su despedida de la alta costura, Jean Paul Gaultier no renuncia a la adrenalina de los focos que se encienden y a la energía de los aplausos que estallan, sellando la certeza de haber acertado una vez más.

Y su Fashion Freak Show, ahora de gira mundial, llega a Milán para su única parada italiana programada en el Teatro Arcimboldi del 7 al 24 de marzo. Espectáculo, desfile y concierto juntos, la última creación del enfant terrible de la moda une a actores, bailarines y artistas circenses en un espectáculo excéntrico, exuberante y provocador, que invita tras bastidores del mundo del diseñador lleno de excesos, extravagancia y magia.

 

Jean Paul Gaultier diseñó el vestido óptico que Pampita y Ester Expósito prefieren: al cuerpo y con líneas

 

Es lo mismo que abre una pequeña puerta cuando lo encontramos en el vestíbulo del teatro para la presentación del espectáculo, del cual ha supervisado personalmente la dirección artística, los trajes y la dirección. Partiendo de su infancia y el comienzo de su carrera, Jean Paul Gaultier repasa hoy sus años como diseñador llevando a los espectadores a un universo irreverente y anticonformista, que respeta (o más bien rompe) todas las reglas de la alta costura. "De niño no jugaba al fútbol, siempre dibujaba y era tímido, solitario. Era hijo único y por eso me quedaba en mi mundo. Veía la televisión y una vez vi una película sobre este couturier, Falbalas, y decidí que quería ser diseñador".

 

 

Así comienza su historia en el mundo de la moda, del cual pronto elige a sus ídolos y aprende a conocer sus secretos. "Me encantaban los diseñadores japoneses como Yohji Yamamoto y Comme des Garçons. Me gustaba mucho Moschino, reconocía su espíritu divertido, irónico, moderno. De niño y adolescente, también veía la alta costura que se veía en esa época, como Roberto Capucci. Era un artista, porque era muy abstracto. Un poco como Balenciaga. Y admiraba a los italianos, como Pietro Cardini, que tenía un sentido del color muy sutil".

 

Gaultier por Simone Rocha: descubrí la fusión de estos dos mundos fascinantes

 

A través del objetivo, la aguja y el hilo de Jean Paul Gaultier, el espectáculo cuenta sus primeros años como couturier, destacando su visión personal de la sociedad y la moda. "En muchas de mis colecciones, el hombre es el objeto y la mujer es el macho. Las imaginé así para celebrar el momento histórico en el que las mujeres comenzaban a tomar conciencia de su libertad, no querían seducir solo a los hombres, sino también a sí mismas". Y una pizca de dulce melancolía no puede dejar de dibujarse en el rostro del diseñador cuando recuerda sus primeros momentos en el campo, incluidos los de su debut en la pasarela. "La música comenzaba para el desfile y las chicas, que ni siquiera eran modelos, no estaban vestidas. Era un caos total, pero era la primera vez. Después continué, incluso después de la muerte de Francis, que fue uno de los momentos más trágicos de mi vida, porque era mi sueño".

El espectáculo rinde homenaje también a todos esos artistas y creativos que a lo largo de los años han cruzado su camino con el del diseñador, inspirándolo y contribuyendo significativamente a su arte. Incluido, por ejemplo, el encuentro con Madonna, con quien siempre ha compartido una relación especial. "La vi por primera vez en Top of the Pops" cuenta, "cantaba Holidays, y pensé '¡qué chica!'. Me convertí inmediatamente en su fan. Cuando finalmente la conocí, le dije algo que nunca había dicho a nadie 'En lugar de copiar mis corsés, puedo hacértelos yo'".

 

Quién es Yara Shahidi, la nueva cara de Divine, la fragancia de Jean Paul Gaultier

 

Los trajes también ocupan un lugar destacado, con reediciones de looks icónicos y creaciones especialmente diseñadas para el espectáculo. "Algunos trajes fueron hechos especialmente para este espectáculo. Por ejemplo, la maxi Marinière fue inventada para explicar lo que es la unión. Hay algunas prendas que se tomaron de mis archivos, pero la mayoría se modificaron para adaptarse a las coreografías porque eran complicadas de usar para bailar. Otros fueron tomados de mi antigua línea prêt-à-porter e incluso de la alta costura, como el vestido de camuflaje, que es muy escenográfico".

Tampoco falta atención a la banda sonora, con una selección de canciones que van desde la música disco al funk, del pop al rock y la new wave y el punk, elegidos de su lista de reproducción personal, la misma que actuaba como banda sonora en los largos días en su taller, en sus desfiles más importantes y en las noches salvajes en Le Palace o en Londres. "Elegí a Neil Rodgers. No hay nada mejor para la moda que Le freak c’est chic.

Freak tiene dos significados. Significa loco, pero en francés también significa monstruo, y de alguna manera todos somos monstruos. Esto se debe a que no hay solo un tipo de belleza, hay muchos. Y la belleza se puede encontrar dondequiera que se quiera ver. Entonces debemos mantener los ojos abiertos para descubrirla. Y luego es el símbolo de la disco. No quería algo dramático, sino todo lo contrario, quería incluir toda la alegría. Mi profesión es el sueño que tenía de niño. Para mí es alegría, es como jugar. Y tuve la suerte de jugar profesionalmente toda mi vida".

 

 

Una suerte que ahora siente que debe compartir y devolver, dando la oportunidad también a los nuevos talentos de la moda de experimentar y surgir. "Pensé en un concepto que consiste en pedirle a un diseñador diferente cada año que se encargue de la colección de alta costura. Es un placer para mí ver cómo otros creativos interpretan mi marca. No quiero imponerme, dejo total libertad. Los diseñadores jóvenes deben tener la oportunidad de romper todo si lo desean, no deben ser demasiado respetuosos. En la moda, respetar está bien por un tiempo, pero luego debes encontrar algo más que decir y hacer".

Con un espectáculo de este tipo, es natural preguntarse si al diseñador no le falta el brillo y la atracción que las pasarelas, las telas y los hilos siempre han ejercido sobre él, tal vez picándolo para un gran regreso. Pero su respuesta llega de inmediato: "La moda ha sido mi vida pero decidí terminar con una sonrisa.

 

 

 

Todavía la sigo y siempre me gusta. Me encanta ver qué hacen los demás, hojear los periódicos, menos las revistas digitales. Corto las páginas con las fotos bonitas". Sin embargo, es un error pensar que Jean Paul Gautier quiera dedicarse exclusivamente al descanso y a la lectura de los tabloides, y después del Fashion Freak Show ya está pensando en su próximo proyecto. "Ahora estoy trabajando en una película de animación. Me ocupo de la dirección artística de esta película que hablará sobre moda. Saldrá pronto y enriqueceré el guion con anécdotas, curiosidades, lo que sucede tras bambalinas y entre bastidores". Porque el enfant terrible aún no ha terminado de decir lo suyo.

 

 

Fuente: MC Italia

at Redacción Marie Claire

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios