viernes 18 de octubre de 2019

MODA | Hace 1 mes

Los estilos de la temporada que viene

Cada 6 meses las tendencias están allí como si tratara de una tentación. Esta primavera verano es una nueva oportunidad para poner a prueba la sensibilidad adulta al momento de vestirse. 

Cumplir con los propios requisitos y vestirse para uno mismo es el nuevo mantra. ¿Es importante seguir las tendencias de moda? Cada vez que una nueva temporada de moda comienza surge la pregunta ¿qué me compro? 

Se impone la fidelidad hacia uno mismo, y para ello pensar en frío es un ejercicio que a esta altura ya debería llevar poco tiempo. Ya está todo colgado, ropa y accesorios se exhiben hace semanas a la espera de una nueva dueña. 

¿Qué de todo lo que está colgado y está de moda me conviene? 
Para las fashionistas (fanáticas de la moda) la taquicardia es, seguramente, más intensa que para aquellas que dicen saber qué comprar. La que viene es una temporada inundada de contrastes y opciones muy variadas. 

Opciones que incluyen prendas bohemias y otras más formales; colores neutros y tonos ácidos; blanco y negro; minimalismo y maximalismo en partes iguales; estampas de todo tipo y lisos para nada silenciosos; siluetas ajustadas y volúmenes en oposición sin estar en la vereda de enfrente; piezas cortas y otras largas y también larguísimas; exceso de detalles y ausencia de ellos; carteras grandes y pequeñas, a veces demasiado pequeñas; zapatos y zapatillas… y la lista sigue.

También te puede interesar: Así son las 7 camisas estampadas que solucionarán todos tus looks de oficina

Cuando el idilio se convierte en dilema
Que no cunda el pánico: existe una tendencia para cada una, inclusive para las más escépticas. Ya nadie se “viste a la moda” de pies a cabeza. Estamos en un momento donde la razón prima la pulsión más allá de un tema económico. 

La democratización de la moda, algo que viene ocurriendo desde hace unos años, educó el sentido común de compradoras, aún de las más compulsivas.  Además trajo la democratización del estilo más allá de estar pendiente qué se pone Gigi Hadid, su hermana Bella, las Kardashian o la influencer de turno. 

No es tan difícil darse cuenta que ellas también se equivocan, y su error es más grosero cuando por debajo de la falda muestran la hilacha de los billetes que hay detrás. Por la plata baila el mono.

Si se usa el estilo romántico nadie sale vestida con volados, encajes y puntillas de pies a cabeza. Un top de broderie o encaje con ese par de jeans amados es suficiente. 

También te puede interesar: Volvieron las calzas de ciclista y recordamos cómo las usaba Lady Di

Ni tampoco está bien visto ser una hippie recién salida de Woodstock del 69 con túnica marroquí y vincha hecha con tiento de cuero. Un solero con estampa búlgara es suficiente, y también llega a la playa. Aunque los tonos metalizados estén a tope, Barbarella fue una película.

Hoy existe un filtro natural que tiene que ver con “sentirse cómoda”. Entre el idilio y el dilema, no deberían existir dudas.Seguridad y comodidad ya son parte del día a día. 

La necesidad y las ganas deben ser la voz cantante, la zanahoria que guía, la vitácora de ruta. ¿Quién quiere sentirse incómoda con una minifalda tan corta que amenaza con descubrir la joya de la corona? 

Son pocas aquellas mujeres que se visten de esa manera. Las actividades de la vida moderna requieren practicidad al momento de vestirse, sobre todo cuando hay que correr el colectivo. 

También te puede interesar: New York Fashion Week: los looks que revolucionaron el "street style"

De usos y tendencias 
El abanico es amplio, y una gran ventaja. Enumerar esos componentes es el primer paso y el puntapié inicial para entender en cuáles ítems conviene invertir. Porque se trata de inversión, cada compra requiere ser pensada como si se tratara de una inversión a largo plazo.  
 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios