Tuesday 18 de June de 2024

LIFESTYLE | 20-07-2023 20:24

Reducir el consumo de azúcar es clave para mejorar tu salud

Los especialistas recomiendan bajar la ingesta de azúcar para tener una mejor calidad de vida y evitar enfermedades no transmisibles.

Cada día hay más profesionales de la salud que dejan de lado las dietas con restricción de carbohidratos o grasas, tan necesarios para el funcionamiento del cuerpo, y enfocan su atención a la disminución del consumo de alimentos altos en azúcares, aún los que los mantienen ocultos en su composición. Pero cuidado, porque reducir no quiere decir eliminar y no toda azúcar es nociva para nuestra salud. 

Los argentinos somos grandes consumidores de azúcar y en el último Estudio Latinoamericano de Nutrición y Salud el país quedó en primer lugar en consumo de azúcar en la región, con 115,2 gramos diarios, más del doble de los 50 gramos que recomienda la Organización Mundial de la Salud. De ese total, más de 90 gramos corresponden a azúcares agregados. Este resultado preocupa a los profesionales médicos debido a la relación que existe entre este consumo excesivo y el desarrollo de enfermedades no transmisibles. 

Reducir el consumo de azucar

El azúcar es un carbohidrato, por lo que en su dosis justa es necesario como combustible para el correcto funcionamiento del cuerpo. El problema se genera cuando la ingesta es mayor a la que órganos como el hígado pueden sintetizar y su exceso hace que se traslade y deposite en otros tejidos donde no es requerida. 

Frente a este panorama, los especialistas destacan la diferencia entre el azúcar presente en alimentos como las frutas y la agregada, muchas veces escondida, en alimentos ultraprocesados. La sacarosa y el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa (JMAF) son los principales azúcares que podemos encontrar en los alimentos industrializado, aún sin darnos cuenta. Es por eso que los podemos ubicar en bebidas azucaradas o postres, pero también en yogures o condimentos para ensaladas. 

Reducir el consumo de azucar

El principal problema para los consumidores es que la industria alimentaria ideó cientos de formas de apodar el azúcar agregada para que no lo descubran a simple vista. Existen al menos 61 nombres diferentes para el azúcar en las etiquetas de los alimentos, entre los que podemos reconocer al edulcorante de maíz, jarabe de maíz, dextrosa, fructosa, glucosa, jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, lactosa, jarabe de malta, maltosa, melaza, azúcar sin refinar y sacarosa, entre otros. 

Los beneficios de reducir el consumo de azúcar

Parece imposible bajar los niveles de consumo de azúcares pero no es necesario hacer una dieta excesivamente restrictiva para ver los resultados y beneficios en el organismo. Drew Ramsey, profesor clínico en la Universidad de Columbia, explicó que el azúcar favore la producción de la hormona de la felicidad en nuestro cerebro y que ahí radica la necesidad de consumirla para tener esa sensación placentera. Pero no implica que sea adictiva, ya que a partir del momento en que el cerebro deja de recibirla en cantidades, ya no la pide al organismo. 

Reducir el consumo de azucar

Ramsey recomienda volcarse a una dieta más variada en la que se consuman más nutrientes que reemplacen esa energía que antes se adquiría con el consumo de alimentos azucarados. Una dieta alta en vegetales frescos, frutas, semillas y nueces ayudará a mejorar los niveles de felicidad, vitalidad y la prevención de enfermedades como la depresión, obesidad y diabetes. 

“Estás dando a luz a miles de células cerebrales por día y siempre están en estado de reparación y tratando de hacer nuevas conexiones, en gran parte gracias al factor neurotrófico derivado del cerebro neuroquímico (o BDNF)”, explicó el Dr. Ramsey. El consumo excesivo de azúcares suprime la producción de este factor y retrasa el proceso de regeneración cerebral. 

Reducir el consumo de azucar

Pese a que afecciones como el acné, la rosacea y el eccema pueden tener un componente hormonal o genético, los especialistas coinciden en que con la reducción del consumo excesivo de alimentos azucarados provocan un grado alto de inflamación en varios órganos, incluída la piel. 

El intestino también puede mejorar su funcionamiento al limitar la ingesta de azucar, ya que cuando es excesivo se  puede generar un sobrecrecimiento de las bacterias intestinales, lo que desequilibra a uno de los órganos más importantes.  “Tener un microbioma no saludable crea un sistema inmunitario fuera de control y un sistema metabólico que no funciona tan eficientemente como debería”, concluyó el Dr. Ramsey.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios