Wednesday 12 de June de 2024

LIFESTYLE | 06-03-2023 14:31

La felicidad pasiva: la gratitud como hábito

En un mundo que nos exige ser felices todo el tiempo, es importante recordar que podemos encontrar nuestro bienestar en las pequeñas cosas de la vida.

La felicidad puede ser construida desde un plano activo o pasivo. El primero de los casos se puede ver claramente, por ejemplo, cuando planificamos una salida con amigos, en donde estamos tomando las riendas para concretar esa juntada con nuestros seres queridos. Distinta es la definición de felicidad pasiva, que está más relacionada con lo que hace a los “hábitos felices”, por llamarlos de alguna manera. Entre ellos podemos encontrar el hacer ejercicio, el cuidado de nuestras relaciones sociales, y por último pero no menos importante, el ser agradecido.

Felicidad

Los expertos en psicología afirman que la felicidad pasiva tiende ser más efectiva en cuanto a lo que refiere a nuestro bienestar, ya que hace alusión a una actitud frente a la vida. Es decir, que no depende de nadie más que de nosotros mismos, de nuestras elecciones y conductas. Sin que esta sugerencia se convierta en otra exigencia más del mundo que nos rodea, es recomendable que la calma y el disfrutar con nuestros allegados se conviertan en hábito de nuestra vida. Pero para ello, hay que entrenar estas habilidades día a día, sabiendo agradecer y valorando lo que tenemos, cosa que muchas veces se nos olvida y hasta damos por sentado.

Felicidad playa

Sin embargo, es importante resaltar que nadie puede controlar su felicidad, y que mucho menos es posible ser feliz todo el tiempo, según lo que aseguran los últimos estudios sobre felicidad realizados. Convivimos en una sociedad que nos dice que si no somos felices algo estamos haciendo mal, y donde la felicidad es ese bien supremo al que aspiramos y debemos alcanzar para realmente sentirnos autorealizados. Lo cierto, es que nadie es feliz todo el tiempo, y esto no solo nos baja a la realidad, sino que también brinda una cuota de alivio. La felicidad son momentos, y como tales hay que aprender a disfrutarlos.

Felicidad salto

Existen algunos hábitos claves que ayudan a que entrenemos esto a lo que llamamos “felicidad pasiva":

  • Cuidar tu salud: Aquí podemos incluir el buen descanso, el deporte o cualquier tipo de ejercicio y una dieta saludable.
  • Atención plena: Refiere a vivir el presente, que muchas veces se nos dificulta, pero que con práctica es posible.
  • Ser agradecidos: Somos más felices cuando valoramos lo que tenemos y damos gracias por ello, desde una charla con un amigo hasta un paseo en calma por el barrio escuchando nuestras canciones preferidas.
  • Aprender a perdonar: Los estudios han demostrado que el perdón es un gran activador del bienestar emocional, mientras que en el otro extremo, el odio y la venganza nos destruyen y desmotivan interiormente.

Practicar la felicidad pasiva todos los días ayudará a mejorar nuestro bienestar y a sentirnos mejor. Es imposible que seamos felices todo el tiempo, pero cuando lo seamos, disfrutemos del momento y seamos agradecidos. Todo ello ayudará a que vivamos una vida más saludable y activa.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios