martes 22 de junio de 2021

LIFESTYLE | 27-05-2021 18:00

Deco: El vintage y un feliz regreso a los años dorados

El estilo atemporal de la creadora de la marca de joyas Finn Design, Paula Giecco, también se traslada a su casa, una construcción de los años 40 plena de piezas de colección. Art decó, diseño y un verde omnipresente son las claves del espacio.

Discreto y minimalista, el exterior de la casa de Paula Giecco no da la menor pista de lo que espera dentro. Pero apenas al atravesar la puerta de entrada comienza el viaje: entre paredes curvas, tonos pastel y muebles vintage cuidadosamente seleccionados, la vibra del art déco se hace presente y transporta a las décadas más glamorosas del diseño.

Aquellas que esta diseñadora también recupera en sus creaciones bajo la marca Finn Design, un proyecto de joyería contemporánea inspirado en la arquitectura y el arte, que a medida que se afianza también va ampliándose a otros rubros más allá de accesorios personales, como la casa. Algo que no sorprende dada la distinción de su propia puesta. 

Deco Paula Giecco
En el living, una gran chimenea que sigue la forma curva de la construcción preside el espacio.

Como juntar piedritas

Después de algún tiempo de vivir por distintas partes del mundo, Paula recaló en esta casa con su marido, Ramiro, sus primeros dos hijos, Gerónimo y Justina, y embarazada del tercero, Francisco.

La sedujo su impronta de los años 40 y 50 y el sello de la dupla de arquitectos Casado Sastre-Armesto, que aportaba diseño en un barrio reconocido por sus tradicionales chalets ingleses.

“En la decoración voy relacionando cosas: geometrías, colores, estilos, épocas. Es lúdico, como quien junta piedritas con formas similares”.

“Era un poco loca, incluso tenía una pileta en el patio que da al estudio y un estanque en la biblioteca. Sus curvas, su escalera y sus dimensiones me encantaron, aunque no se adaptara tanto a las necesidades de una familia con muchos niños”, relata.

Por eso la tomaron sin hacerle modificaciones estructurales y la fueron habitando acorde a sus ganas y costumbres, viviéndola con frescura e informalidad a pesar del espíritu elegante que respira.  

Deco Paula Giecco
La biblioteca también juega con las curvas y termina en un gran ventanal repleto de verde.

Después de tantas mudanzas, Paula aprendió a ser desapegada. Así, y aunque pueda señalar ciertos hallazgos en su casa (como la escultura “Abrojo”, de Gonzalo Arbutti, las fotografías de Claudio Larrea o un precioso bar hallado en un anticuario de San Telmo), para ella lo mejor siempre es “lo que está por venir”.

Y es que sobre todo disfruta el proceso de crear sobre este bastidor que es su casa. “Voy relacionando cosas: geometrías, colores, estilos, épocas. No sigo un plan y nada es premeditado; es más bien lúdico, como quien junta piedritas con formas similares”, razona sobre su elección de muebles y objetos. 

Hace un año, y tras una década entre estas paredes, se decidieron finalmente a reformar la casa en pos de lograr una versión más relajada. Lo hicieron creando una nueva cocina y dos grandes espacios al aire libre en el último piso. “En verano y los fines de semana nos mudamos a esa parte, y en invierno estamos más entre el living y la biblioteca, mirando películas y con la chimenea prendida”, ilustra. 

“Me encanta y me es un plan salir a descubrir tesoros y hallazgos en ferias o mercados. Me gusta darme cuenta del valor de algo y recuperarlo”.

 

Su quinto hijo

Aunque Finn Design nació en 2014, ya viviendo en Buenos Aires y un año después del nacimiento de su cuarta hija, Margarita, su génesis podría remontarse bastante más atrás. Podría ubicarse en los años 70, cuando el padre de Paula, ingeniero, trabajaba para la reconocida compañía italiana Kartell, que por aquel entonces fabricaba algunas piezas en Argentina.

“Me acuerdo de los sillones de fibra de vidrio, de los paragüeros… Si bien mi casa no era de revista ni muy artística, sí había algo de esa vanguardia”, describe. Y sin duda la semilla podría ubicarse en el 2001, cuando se instaló con su marido en Nueva York y, a la par de su trabajo en una consultora, comenzó a estudiar joyería en el FIT (Fashion Institute of Technology).

Lo que siguió fue un traslado a San Pablo, cuya movida de joyería contemporánea la inspiró a unirse a un taller y comenzar sus creaciones. Y para cuando hicieron el salto a Sídney, dejó su trabajo formal y se metió de lleno en la investigación de este mundo joyero. Impulsada por el referente de alta costura Akira Aisogawa comenzó a explorar la vaquelita, recorriendo ferias y reconvirtiendo lo que hallaba en joyas únicas que vendía en negocios de la ciudad australiana, sin marca pero con mucha impronta. 

Deco Paula Giecco
Líneas, estampas y muebles retro en el dormitorio principal.


El regreso a Buenos Aires marcaría el nacimiento de Finn. Tras pasar por talleres como el de María Médici y Jorge Castañón (“adonde sigo yendo, porque en la joyería nunca terminás de aprender y explorar técnicas”), bautizó su proyecto en honor a su bisabuela materna.

“Me gustó crear una marca que tuviera algo de mí, pero no fuera yo misma. Tiene que ver con el espíritu de mi bisabuela, porque rescata cosas del pasado y se inspira mucho en el siglo en el que ella vivió”, detalla.

En busca de un plástico contemporáneo con el que hacer series, decantó en el acrílico, que hoy se luce en collares, aros y anillos pero también en cajas, floreros y apliques. En eterna investigación, de a poco también va ampliando su espectro, sumando ítems de decoración como unos delantales o planeando una línea que combina madera y acero inoxidable o una serie de juegos de mesa.

Presente en ferias internacionales y a la venta en museos como el MET de Nueva York y el Museo de Arte Contemporáneo de Chicago, cada pieza es una obra de arte en sí misma, con volumen escultural y belleza única. “Me gusta pensar que tengo un estilo atemporal. Que no se vence y que cuenta historias, porque así me gusta sentir el diseño”, sintetiza. Su casa lo interpreta a la perfección.-

 

Fotos: Ernesto Pagés.

 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios