lunes 26 de febrero de 2024

LIFESTYLE | 12-04-2023 14:57

Brecha de género: la vergüenza de los hombres por ir a terapia

La educación emocional y el machismo de la sociedad tienen un papel fundamental a la hora de ir al psicólogo.

Vivimos en una sociedad machista, con una cultura que nos dice que los hombres deben mostrarse fuertes y las mujeres delicadas y sensibles. Esto parece tener un impacto directo en lo que se refiere a los tratamientos de salud mental, ya que es notoriamente mayor el número de mujeres que acude a terapia que el porcentaje que representan los hombres.

Hombres terapia
Las mujeres acuden más a terapia que los hombres (Pexels)

Con una educación emocional pobre y básica, que nos enseñó que los hombres no lloran y que no deben mostrarse sensibles porque sino serán tildados de “blanditos”, es comprensible que entonces el sexo masculino se vea intimidado ante la idea de acudir al psicólogo. Al hombre no se le permite mostrarse vulnerable, y por eso le cuesta admitir cuando está pasando un mal momento, y más aún solicitar ayuda de un profesional.

La diferencia entre hombres y mujeres

Según estudios abocados al tema, y la palabra de los propios profesionales, la primera entrevista con el especialista en salud es notablemente diferente cuando el paciente es hombre que cuando se trata de una mujer. Dice Inma Aldea, fundadora de Syndeo, empresa especializada en psicología y logopedia, que mientras las mujeres llegan ya reconociendo su problema y admitiendo sentirse “deprimidas”, para el hombre resulta más difícil desenrollar el ovillo de lana que acarrea.

Hombres terapia
Las mujeres acuden más a terapia que los hombres (Pexels)

Ellos suelen minimizar el problema o hasta a veces negar la gravedad del conflicto, que claramente está perjudicando su salud. Es más, generalmente suele haber una figura femenina por detrás que los impulsó a buscar ayuda luego de verlos estresados o con cambios repentinos de comportamiento.

Por otro lado, los especialistas aseguran que si el hombre comienza a verse rodeado por un entorno que asiste a terapia, poco a poco la vergüenza y el miedo van desapareciendo. Por ejemplo, si un amigo le cuenta que comenzó un tratamiento para mejorar su salud mental, el hombre se verá motivado y por el principio de imitación quizás se anime a sumarse a la práctica buscando la ayuda de un profesional.

Hombres terapia
Las mujeres acuden más a terapia que los hombres (Pexels)

Eliminar los prejuicios sobre ir a terapia

La clave entonces está en comenzar a naturalizar que la angustia, el estrés, y la vulnerabilidad también pueden verse en el sexo masculino. Algo que es obvio, pero que lamentablemente, y por la cultura y educación con la que fuimos criados, debe ser aclarado. 

Hombres terapia
Las mujeres acuden más a terapia que los hombres (Pexels)

Se trata de romper con los prejuicios, y dejar de pensar que ir al psicólogo nos hace más débiles. Todos en algún momento atravesamos una crisis en la que nuestras emociones parecen irse a pique. Ir a terapia no significa que estemos locos, significa que nos preocupamos por nuestro bienestar mental, cosa que todos deberíamos hacer para llevar una vida plena.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios