lunes 26 de septiembre de 2022

SOCIEDAD | 16-08-2022 12:00

Machismo y moda: cuando las marcas se olvidan que la mujer no es un objeto

A propósito del video que publicó Marc Jacobs en su perfil oficial de Instagram con Winona Ryder derramando leche sobre su pecho, un análisis sobre el rol de la moda en una sociedad patriarcal.

Vicco García
Vicco García

Editora Ejecutiva del Área de Entretenimiento. Se ha especializado en moda, así como también en lifestyle. Ha trabajado en la revista CARAS y actualmente es parte de Marie Claire. Ha sido profesora de Espectáculos en el Máster de periodismo que imparte Editorial Perfil y tiene formación de posgrado en moda y lujo en la UAB. Mail: [email protected]

El buen momento que Winona Ryder atraviesa por el éxito de Stranger Things ha quedado un poco opacado luego de que la dos veces nominada al Oscar y ganadora de un Globo de Oro se convirtiera en la cara de la última campaña de Marc Jacobs. La actriz ha protagonizado un video que ha sido tildado como "sexista" y anticuado. Tras el revuelo que se generó, es importante volver a replantearse cuál es el rol de la moda en una sociedad patriarcal. 

El video de la firma neoyorquina retrata a Winona luciendo un vestido negro de prominente escote, mientras deja caer leche sobre sus pechos. En dicho momento, la cámara hace un plano detalle del escote de Ryder.

La mayoría de las marcas más conocidas en algún momento han generado controversias con sus campañas, ya sea por hacer referencia explícita al abuso de las drogas, por racismo o por violencia contra la mujer. Gucci, Jimmy Choo y American Apparel, entre muchas otras, forman parte de una extensa lista a la que se le suman revistas prestigiosas como Vogue Italia y París, con fotógrafos exitosos como Steven Meisel, Mario Testino y Guy Bourdin.

En 2001, Terry Richardson armó revuelo con su gráfica para Sisley en la que se ve a una modelo agachada ordeñando una vaca y su rostro mojado con leche, simulando una eyaculación masculina.

Machismo y moda: cuando las marcas se olvidan que la mujer no es un objeto
Terry Richardson para Sisley, 2001.

Fue en la temporada primavera verano 2003 que Mario Testino trabajó junto a Carine Roitfeld para Gucci. En dicha gráfica, no se veía el rostro de la modelo, sino solo su cuerpo; específicamente una G (inicial de la marca) grabada en el vello púbico de la joven.

Machismo y moda: cuando las marcas se olvidan que la mujer no es un objeto
 Mario Testino, 2003, para Gucci.

Para 2006, Steven Meisel recreó en una de las producciones de Vogue Italia el control excesivo policial que se dio tras el 11-S. En la editorial llamada "Estado de Emergencia", se podía ver a una modelo tirada en el pavimento mientras un policía le pisaba la cara. Violencia y sexualización de la mujer en una sola imagen.

Machismo y moda: cuando las marcas se olvidan que la mujer no es un objeto
Estado de Emergencia, por Steven Meisel en 2006 para Vogue Italia.
Machismo y moda: cuando las marcas se olvidan que la mujer no es un objeto
Estado de Emergencia, por Steven Meisel en 2006 para Vogue Italia.

Jimmy Choo generó controversia en 2006 por una publicidad donde aparecía un hombre en el desierto junto a una pala, un pozo y una modelo en el baúl del auto, a punto de ser enterrada. 

Machismo y moda: cuando las marcas se olvidan que la mujer no es un objeto
Jimmy Choo 2006

Siendo 2022, la imagen que Marc Jacobs usó de Winona Ryder para promocionarse, es anticuada y desubicada. No hay excusas para que el equipo de trabajo de la marca neoyorquina no alertara la magnitud de su mensaje. ​Lamentablemente, no es (ni será) la última vez que se muestre a las mujeres como un simple objeto. Y si bien la industria ha ido evolucionando y el mundo ha cambiado, aún queda mucho por aprender.

DOLCE GABBANA VIOLACIóN EN MANADA

Para la gráfica de 2007, Dolce&Gabbana pensó que sería "divertido" mostrar en su campaña el dominio del hombre sobre la mujer. En las gráficas que armaron, se puede ver cómo un modelo fuerza a una joven ante la mirada inerte de un grupo masculino. 

Por la fuerte carga machista del anuncio y el revuelo que generó en la sociedad, el Observatorio de la Imagen del Instituto de la Mujer solicitó que la marca italiana "retirara de forma inmediata" el anuncio de los medios.

Machismo y moda: cuando las marcas se olvidan que la mujer no es un objeto
La campaña 2007 de Dolce&Gabbana que recreaba una violación en manada.

El organismo autónomo del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales consideraba que el anuncio incita a la violencia contra las mujeres y de él "puede deducirse que es admisible la utilización de la fuerza como un medio de imponerse sobre las mujeres", informaba en aquel entonces una nota de prensa.

Cabe resaltar que este tipo de imágenes suponen el refuerzo de actitudes que hoy día son un delito, atentan contra los derechos de las mujeres y denigran su imagen y en nada favorece al trabajo realizado durante muchos años para conseguir la igualdad con los hombres.

THE WRONG TURN

Algo similar ocurrió con el fotógrafo indio Raj Shetye tras presentar una editorial de moda en la que se puede ver cómo varios modelos representan la violación de una mujer en un autobús, un caso real que sucedió en Nueva Delhi en el 2012.

Machismo y moda: cuando las marcas se olvidan que la mujer no es un objeto
La imagen del fotógrafo Raj Shetye que recreó una violación del 2012.

 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Vicco García
Vicco García

Editora Ejecutiva del Área de Entretenimiento. Se ha especializado en moda, así como también en lifestyle. Ha trabajado en la revista CARAS y actualmente es parte de Marie Claire. Ha sido profesora de Espectáculos en el Máster de periodismo que imparte Editorial Perfil y tiene formación de posgrado en moda y lujo en la UAB. Mail: [email protected]

Comentarios