BELLEZA | Hace 1 mes

¿Qué es el maquillaje terapéutico?

Esta técnica beauty permite encubrir la piel dañada o alterada, unificando el tono a fin de disimular las manifestaciones estéticas. 

La doctora Florencia Paniego escribe esta columna para conocer a fondo el maquillaje terapéutico. 

Vitiligo, rosácea, melasma, quemaduras, ojeras, pecas, lesiones de acné. La lista de las "imperfecciones" que las mujeres buscamos disimular a la hora de maquillarnos es amplia y, en líneas generales, casi siempre lo logramos con resultados que nos dejan conformes frente al espejo.

Pero, hay otra serie de situaciones que requieren un abordaje diferente y son en las que se enfoca el maquillaje correctivo terapéutico, una disciplina implementada por profesionales en pacientes derivados de cirugías plásticas o reparadoras y pacientes oncológicos que están en tratamiento pero también en aquellos que poseen cicatrices, hematomas o eritema y que, más allá de la patología en sí, ven su calidad de vida afectada en las relaciones personales o laborales.

Es que en estos casos el maquillaje, como tratamiento paralelo coadyuvante o post-quirúrgico, ayuda a restablecer la imagen y autoestima del paciente, a verse y a sentirse mejor.

También te puede interesar: 10 consejos para eliminar los puntos negros 

El enfoque es integral porque compromete su cuerpo, su rostro, su piel, pero también su psiquis y su alma: lo que sentimos hacia nosotros mismos, nuestra autoestima, configura en gran medida el equilibrio de nuestra mente.

Cómo nace el maquillaje correctivo
La historia del maquillaje cubritivo se remonta a 1932 cuando Lydia O´Leary, una mujer que padecía vitíligo buscó la manera de enmascarar ese defecto que tanto la abatía. Con su padre farmacéutico desarrolló una línea que lidera el mercado en EEUU.

En 1937 aparecen los primeros cosméticos de color para cinematografía, cuyas características se asemejan a las cualidades del maquillaje terapéutico. De esta manera la industria encontró una gran motivación para aportar recursos tecnológicos en el desarrollo de líneas de maquillaje. 

También te puede interesar: Decile chau al bisturí: los tratamientos faciales alternativos a la cirugías

El maquillaje terapéutico está íntimamente relacionado a las emociones, cercano a la idea de mostrar en el espejo la imagen que  el paciente recuerda de sí mismo o la que sueña tener. 

Distintas investigaciones clínicas demostraron que el impacto psicológico causado por el bienestar estético influye en la mejoría terapéutica de los pacientes. Los problemas dermatológicos son visibles.

El medio social tiende a juzgar a las personas por su apariencia. Sentirse diferente, mirado, inhibe, limita el vínculo  cualquiera sea su edad. La posibilidad de ocultar el defecto o minimizarlo permite al paciente realizar su vida cotidiana sin estar pendiente de la mirada externa.

El maquillaje correctivo permite encubrir la piel dañada o alterada, unificando el tono a fin de disimular las manifestaciones estéticas y acercar al paciente a su entorno social.

Para cumplir este objetivo hay una serie de requisitos que el maquillaje correctivo debe cumplir: ser fácil de aplicar, resistir muchas horas en la piel, lucir natural o poco evidente, resistente al agua, ofrecer alto poder cubritivo y lograr máxima adherencia a la piel.

Hoy por suerte existen productos que reúnen todas estas características de manera altamente eficaz y que pueden adaptarse al maquillaje social porque, justamente, una de las virtudes más valoradas es la larga duración que ofrecen.

También te puede interesar: Los bigotes femeninos están de moda y así lo demostró una marca estadounidense

Las fórmulas en la actualidad buscan un equilibrio entre el grado cubritivo y la sensación de comodidad que ofrece un producto fácil de aplicar, sin residuo graso.

Son fluidas, con siliconas que se evaporan y al secar dejan en la piel un acabado sedoso sin brillo molesto. Cuando se aplican de manera pareja y uniforme pueden quedar en la piel hasta 12 horas, sin necesidad de retoque.

Paleta de colores
Los colores a neutralizar pueden ser diversos, e incluso, convivir en un mismo rostro pero hay unas reglas simples que vale la pena recordar:

El violeta se neutraliza con corrector amarillo (esto aplica para las ojeras violáceas o los hematomas morados).

El rojo se neutraliza con corrector verde (este es el caso de pieles con rosácea, capilares rotos, arañitas, cicatrices rojizas, eritema o granos rojos de acné);

El azul se neutraliza con corrector anaranjado (las ojeras muy intensas, las várices o arañitas azuladas, los tatuajes oscuros, el melasma o las manchas de fotoenvejecimiento).

Finalmente, las cicatrices atróficas, como las estrías, que presentan un color blanquecino o nacarado se pueden neutralizar con un corrector beige que iguale el tono o color de la piel.

El primer tip fundamental para un maquillaje de larga duración es preparar la piel: primero limpiamos, luego tonificamos e hidratamos. Un truco es aplicar un perfeccionador de la tez antes de la base, esto no sólo mejora la superficie de la piel atenuando señales e imperfecciones sino que prolonga la duración del maquillaje.

Finalmente, una delicada capa de polvo 2 en 1 aplicada con pincel o esponja es un paso clave para sellar, fijar y perfeccionar la base.

Un buen producto de corrección debería poder customizarse de acuerdo a las necesidades de cada paciente. Se puede personalizar la base, modificando la textura y mezclando los colores para igualar el tono de la piel.

La base fluida, formulada con siliconas puede mezclarse con una crema, un diluyente para maquillaje o una pantalla solar y ser aplicada regulando el grado de cobertura necesario para cada caso.

Es sencillo, sólo basta tomar unos gramos de la crema elegida y agregar gotas del maquillaje fundiéndolos con pincel o con la yema de los dedos. Después se aplica en el rostro con pincel, esponja o con los dedos. La base permanecerá en la piel durante toda la jornada y no se transfiere. 
 

at Florencia Paniego

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios