jueves 29 de octubre de 2020

WELLNESS | 21-09-2020 09:02

Respirar: esta es la clave para vivir en armonía

Inauguramos esta sección con algo tan vital como sencillo: la respiración. Un punteo imprescindible para lograr controlarla de manera consciente, tomar el control y conectarnos con el aquí y ahora par recuperar el equilibrio deseado.

Hasta la ciencia más dura acepta que cuerpo y la mente son una unidad que trabaja en conjunto, continuamente, lo que suceda en uno va a influir sobre el otro y la relajación. Por esa razón, todo lo que pase en la mente va a replicar sobre órganos o sistemas del cuerpo.

La respiración está ligada a nuestras emociones, y es por esto que todas las emociones van a modificar de alguna manera nuestra respiración y viceversa, ya que, dentro de los sistemas corporales, la respiración es uno de los que podemos controlar, en cierta medida, de manera consciente”, sintetiza el Lic. Flavio Calvo, psicólogo y docente.

Justamente, sobre este punto, sobran los ejemplos. De acuerdo a la emoción que predomine la respiración cambia. Cuando se siente miedo es más dificultoso respirar, como si el aire se cortara. Ante la tristeza la respiración se hace más lenta y profunda, y son más comunes los suspiros o el llanto de congoja. Frente a la angustia la respiración se vuelve más entrecortada y puede sentirse en el pecho.

 

Wellness

 

Al mismo tiempo, la manera en la que respiramos influye en la actividad del cerebro, debido a que la respiración tiene conexiones directas con distintas partes de la corteza cerebral, donde se origina el pensamiento, la percepción o la imaginación.

Por increíble que parezca, respiramos las 24 horas del día, sin darnos cuenta del poder que tiene la respiración consciente. Según el Calvo, “cuando respiramos teniendo en cuenta cómo y en qué tiempos lo hacemos, además de activar el sistema nervioso parasimpático, que es el que nos ayuda a descansar y reponer energías, estamos conscientes del aquí y ahora, sin pensar en el pasado o en el futuro, y eso ya de por sí es sanador”.

 

Al diván

En este subibaja entre el cuerpo y la mente, una vez que los médicos clínicos o los neumonólogos descartan la presencia de una enfermedad física, cuando el paciente siente falta de aire o molestias similares al respirar, entran en acción los psicólogos.

¿Cómo actúan? Primero, abordando los pensamientos automáticos asociados. “Identificar y modificar las cogniciones catastróficas que surgen en ese momento puede ayudar a que el paciente aprenda a tener dominio de la situación. Aunque parezca sencillo, es un gran entrenamiento el poder cultivar pensamientos que brinden una sensación de calma. Por otro lado, se trabaja con la respiración, para que el paciente no retroalimente esa falta de aire inhalando y exhalando de forma errónea”, detalla por su parte la psicóloga clínica Melisa Mirabet, directora de Servicios Psicológicos y Atención Terapéutica (Epsiat).

Para ejercitar la respiración consciente o diafragmática, que es la que ayuda a encontrar el equilibrio, aplacar la mente y las emociones negativas, solo necesitamos concentrarnos y dedicar unos minutos.

 

El nuevo Wellness

 

Consultada al respecto, Cecilia Incola, profesora de yoga integral, comparte su técnica: sentada o recostada, colocar una mano en el pecho y otra en el abdomen. Inspirar por nariz lenta y profundamente y guiar el aire hasta la parte inferior del abdomen, centrándose en lograr que la panza se infle al inhalar. La mano que está sobre el pecho debería permanecer casi quieta. Al exhalar, desinflar lentamente la panza y dejar salir el aire suavemente por la nariz. De nuevo, la mano que está sobre el pecho permanece casi quieta. Se puede repetir varias veces al día.

“Si algún pensamiento o situación externa te distrae, simplemente volvé la atención a tu respiración y continuá la práctica. Con este sencillo ejercicio vas a descubrir cómo tu ecosistema interno puede predominar sobre el exterior, de modo que ninguna circunstancia de tu vida ni de tu estado interno, emocional, mental e incluso en su incidencia física, sea determinado por lo que te rodea sino determinado por tu propia decisión de cómo te querés sentir”, añade Incola.

En definitiva, somos un todo y la respiración es el motor que nos carga de vida, que nos permite encontrar el equilibrio y el bienestar.

 

Alineados

Mantener el cuerpo flexible y la columna alineada ayudan, según los especialistas, a respirar de manera saludable. Precisamente, quienes practican yoga saben muy bien que la respiración es fundamental.

“Sincronizamos nuestro movimiento con la respiración para que sea orgánico y funcional. Trabajamos sobre la alineación del cuerpo y esos beneficios sobre nuestra postura nos facilitan una mejor respiración. No será lo mismo conseguir una buena respiración estando encorvada, doblada sobre tu estómago, generando presión sobre los músculos y comprimiéndolos, que con el torso erguido y la capacidad de crear espacio internamente para esa respiración”, analiza la profesora Cecilia Incola.

Por su parte, el quiropráctico Marcelo Barroso Griffiths sostiene que alinear la columna vertebral también mejora nuestro funcionamiento general, porque es el sistema nervioso el que controla cada una de nuestras funciones.

 

Bienestar

 

Y propone un ejercicio simple: pararse con la espalda apoyada en la pared, talones pegados al zócalo, brazos a los costados del cuerpo. Con las palmas hacia adelante salir desde abajo elevando los brazos con codos extendidos, bien pegados a la pared. Sin flexionar codos, elevar los brazos por sobre la cabeza y después llevarlos hacia el frente, bajar hasta la pared para comenzar otra vez, acompañando con respiración. Repetir diez veces.

 

FOTOS: CAROLIN LAUFFENBURGER

ESTILISMO: PAULINE HETGER

MAQUILLÓ Y PEINÓ: SABINE HÖGERL. 

MODELO: MARIE @OMMANAGEMENT

 

at Carina Etchegaray

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios