martes 21 de septiembre de 2021

SOCIEDAD | 09-06-2020 17:55

¿Por qué el mundo entero habla de Jacinda Ardern, la premier de Nueva Zelanda?

La mujer que acaba de ser noticia por su “baile de felicidad” al anunciar el pleno control de la pandemia en su país, representa además un nuevo tipo de liderazgo, que prioriza la empatía y la disuasión a la hora de sortear todo tipo de crisis.

“Absolutamente no”. Con su característica y ancha sonrisa, Jacinda Ardern respondió así a los periodistas que le preguntaban si podría reproducir el baile con el que festejó que Nueva Zelanda, el país que lidera desde 2017, se transformaba en la primera nación libre de coronavirus.

La confesión, claro, había salido de ella misma, pero con esa contundente sonrisa catapultó la idea de traer algo de show a una noticia que, claro, recorrió el mundo entero.

Por lo extraordinario y también porque representa una luz de esperanza para todas las naciones que hoy en día buscan lo mismo: descender (en su caso, después de siete semanas de estricta cuarentena) al nivel de alerta más bajo con respecto a la pandemia.

También te puede interesar: Se cumplieron dos años de la muerte de la hermana de Máxima de Holanda

"No tener casos activos por primera vez desde el 28 de febrero es sin duda un hito importante en nuestro camino pero, como hemos dicho anteriormente, será esencial mantener la vigilancia contra la covid-19", señaló en un comunicado el Ministerio de Salud.

Jacinda Adern
Hoy su gobierno es pura sonrisa, pero también le ha tocado enfrentar momentos muy trágicos.

Por supuesto que todas las miradas están puestas en Jacinda, pero esto es así desde hace bastante, ya que la política marcó un antes y un después en su país al ser elegida Primera Ministra en octubre de 2017. No fue la primera sino la tercera mujer en liderar a un país que de por sí es un verdadero faro en lo que a políticas de igualdad de género respecta.

Lo que sí tuvo de especial su mandato es que Jacinda llegó de la mano de un debilitado Partido Laborista y lo re impulsó de gran manera de la mano de lo que la prensa se encargó de llamar, la “Jacinda Manía”.

Mucha simpatía, sí, pero también una gran celeridad y una férrea personalidad, que enseguida dio varios pasos significativos en su relación al poder. Primero al tomarse su merecida licencia por maternidad (aunque lo hizo en forma parcial) tras dar a luz a su primogénita Neve Te Aroha (nombre de origen maorí), en 2018.

Un par de años antes, ella había dejado bien en claro su visión de la maternidad y el trabajo durante una entrevista televisiva:

“Es totalmente inaceptable que las mujeres tengan que responder a la pregunta de si quieren ser madres en una entrevista de trabajo. La decisión de una mujer sobre cuándo o si quiere tener hijos no debería ser jamás un asunto que influya en su provenir laboral”.

También te puede interesar: SpaceX: Conocé a Gwynne Shotwell, la gran ingeniera detrás del histórico despegue

Su estilo es muy empático y cercano, algo que se pudo ver a pleno tras la tremenda masacre de Christchurch en la que 50 neozelandeses perdieron la vida a manos de un tirador. Su primera conferencia de prensa tras el ataque fue reproducida en todo el mundo, allí se la vio notablemente abatida y a punto de llorar en varios tramos, pero aun así enfatizando en una estrategia plenamente orientada a la búsqueda de justicia y no de venganza.

De origen progresista y feminista, Jacinda se ha animado también a meterse en terrenos muy ásperos para la cultura neozelandesa, como el sistema de monarquía parlamentaria (como parte de la Commonwealth, tienen como reina a Elizabeth II), al que, ya lo dijo más de una vez, ella pondría en discusión.

Participó de varias Marchas del Orgullo y fue una activa militante para la Ley de Matrimonio Igualitario que se sancionó en 2013 en su país.

También te puede interesar: Quién es la celebridad más rica del mundo

Jacinda Adern
Este año propiciará dos grandes debates en su país: la legalización de la marihuana y de la eutanasia.

A comienzos de este año, además, despenalizó por completo el aborto, estableciendo que no debe haber sanción alguna después del plazo establecido por ley de las 20 semanas, sino que se debe estudiar y seguir cada caso con una junta médica.

En el horizonte cercano, asoman dos nuevos debates impulsados por ella y su partido: la legalización del consumo recreativo de marihuana y la eutanasia, temas que serán primero tratados en un comentadísimo referéndum en septiembre próximo.

También te puede interesar: Las mil y una máscaras de Nancy Pelosi

 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios