Sunday 19 de May de 2024

SOCIEDAD | 30-12-2023 09:30

IVE: por qué todos los casos de aborto son una emergencia para la mujer (y su entorno) que decide realizárselo

Con la Corte Suprema de Estados Unidos a punto de pronunciarse sobre un importante caso de aborto con medicamentos, aún más personas embarazadas están en riesgo de que se les niegue atención de salud reproductiva en ese país y en el mundo.

Han pasado más de un año desde que la Corte Suprema de los Estados Unidos anuló el caso Roe v. Wade, y en ese tiempo han surgido innumerables historias de mujeres a las que se les ha negado la atención de aborto a pesar de amenazas a su salud e incluso a sus vidas.

Hubo una mujer que pasó casi una semana en la UTI después de que se le negara un aborto para un embarazo inviable que la dejó séptica y, como ella lo describió, "al borde de la muerte". La mujer a la que se le negó atención médica en Oklahoma, a pesar de enterarse de que su embarazo era canceroso y probablemente la mataría. La madre de dos hijos de 31 años que vive en Texas, que demandó a su propio estado para obtener un aborto por un embarazo no viable que amenazaba no solo su salud sino también su futura fertilidad. La Corte Suprema de Texas finalmente falló en contra de la madre, quien, después de múltiples visitas a la sala de emergencias, se vio obligada a viajar a otro lugar para obtener un aborto.

Las abortos en estos casos a menudo se describen como "abortos de emergencia". De alguna manera, el lenguaje sugiere que estos procedimientos son diferentes, tal vez incluso más "morales" o "éticos", que un aborto obtenido por una persona embarazada que no está sufriendo una emergencia médica, sino que simplemente no quiere seguir embarazada.

Pero ahora que la Corte Suprema ha aceptado abordar un importante caso de aborto con medicamentos que podría eliminar el acceso a lo que a menudo se denomina la "píldora del aborto" o Misoprostol, el tipo de atención de aborto más comúnmente utilizado en los EE. UU., vale la pena repetir que cada aborto es un "aborto de emergencia".

Y aunque ciertamente hay casos en los que un aborto debe obtenerse con más urgencia, específicamente porque las circunstancias son cuestión de vida o muerte, cada vez que a alguien se le niega la atención de aborto, la vida que estaban viviendo o planeando vivir está en peligro.

En un país que afirma defender y proteger el derecho universal a "la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad", cualquier situación que deje a una persona embarazada necesitando atención de aborto es urgente, y la incapacidad para acceder a esa atención es catastrófica.

"Cualquier situación que deje a una persona embarazada necesitando atención de aborto es urgente; la incapacidad para acceder a esa atención es catastrófica".

Según las Naciones Unidas y el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, cada minuto que un gobierno obliga a alguien a permanecer embarazada cuando no desea estarlo es una violación de los derechos humanos. Y esa violación causa daños reales y duraderos.

 

En primera persona

"Cuando descubrí que estaba embarazada inesperadamente, mi novio y yo estábamos bebiendo demasiado y tratando de navegar por una serie de problemas reales en nuestra relación: infidelidad, una incapacidad flagrante para comunicarnos, problemas de confianza, arrebatos de ira, lo que sea. Nuestra decisión de interrumpir el embarazo fue casi inmediata, como si esa prueba de embarazo positiva iluminara las numerosas razones por las que no podíamos, no debíamos, estar juntos".

"Cada segundo que estuve embarazada cuando no quería estarlo parecía un ataque a mi persona y una amenaza legítima para mi futuro. Tenía planes que no incluían ser madre en un entorno poco saludable y tóxico. Sabía que no podía estar atada a este hombre por el resto de mi vida a través de un hijo que ninguno de los dos estaba listo, capacitado o dispuesto a cuidar".

"Pero, ¿y si no tenía suficiente dinero para el procedimiento? ¿Y si me rechazaban por algún problema imprevisto que aún no había considerado? Estaba ansiosa, deprimida y desesperada por poner fin al embarazo tan pronto como humanamente fuera posible. Un aborto fue, para mí, una emergencia".

"Afortunadamente, pude acceder a la atención que no solo quería, sino que necesitaba. Y gracias a la simple suerte de vivir en un estado que protege el acceso al aborto, ya no estaba embarazada unas pocas semanas después".

"Soy parte de un grupo privilegiado que puede obtener un aborto sin enfrentar barreras innecesarias y crueles para recibir atención, un grupo que disminuye en un mundo post-Roe, donde 24 estados han prohibido la atención de aborto o es probable que lo hagan. Más de 25 millones de mujeres de 15 a 44 años viven en un estado donde hay más restricciones al aborto que antes de la caída de Roe, alrededor de dos de cada cinco mujeres a nivel nacional. Ahora, casi una de cada cinco mujeres que viven en los EE. UU. se ve obligada a viajar fuera del estado para obtener un aborto".

Y sin embargo, según el influyente Estudio Turnaway realizado por investigadores de la UC San Francisco, cuando a una persona no se le permite acceder a un aborto, es más probable que experimente complicaciones en el embarazo, más probable que mantenga contacto con una pareja violenta y más probable que no tenga suficiente dinero para cubrir gastos básicos de vida, como alimentos y vivienda.

"Ahora, casi una de cada cinco mujeres que viven en los EE. UU. se ve obligada a viajar fuera del estado para obtener un aborto."

El daño psicológico de que se le niegue un aborto también es innegable. Según la Asociación Americana de Psicología (APA), décadas de investigación muestran claramente que cuando se prohíbe el aborto o se dificulta su obtención, la salud mental de las personas embarazadas se ve afectada.

"La rigurosa investigación psicológica a largo plazo demuestra claramente que las personas a las que se les niega un aborto tienen más probabilidades de experimentar niveles más altos de ansiedad, menor satisfacción con la vida y menor autoestima en comparación con aquellas que pueden obtener abortos", escribió el presidente de la APA, Frank C. Worrell, en un comunicado después de que se filtrara un borrador del fallo de la Corte Suprema sobre Roe v. Wade a la prensa a principios de 2022.

Negar a una persona embarazada atención de aborto también perjudica a los miembros de su familia. La mayoría de las personas que buscan un aborto ya tienen al menos un hijo en casa, ya son padres, y según el mismo Estudio Turnaway, cuando se les niegan abortos, los hijos que ya tienen muestran un peor desarrollo infantil que sus compañeros y tienen más probabilidades de vivir por debajo de la línea de pobreza federal.

Para los hijos a los que las personas que buscan un aborto ya están criando, un aborto es una emergencia. Para la mujer cuya vida está en peligro, un aborto es una emergencia. Para la abrumada madre de dos hijos que malabarea el trabajo y la crianza, un aborto es una emergencia. Para la pareja que simplemente quiere disfrutar de la vida de recién casados antes de ampliar su familia, un aborto es una emergencia.

Y para una joven en una relación poco saludable, un aborto fue una emergencia.

 

 

 

Fuente: MC US

at Redacción Marie Claire

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios