jueves 22 de abril de 2021

SOCIEDAD | 20-12-2020 09:11

Conocé la historia de Frogmore Cottage, el palacio maldito de la corona inglesa

Enterate el motivo de por qué este palacio significa mala suerte para los royals británicos.

Muchas son las leyendas que contienen los palacios y ahora se ha sumado la que esconde bajo sus cuatro paredes Frogmore Cottage, conocido ya como el palacio maldito de la corona inglesa. El motivo es que sus nuevos inquilinos, Eugenia de York y su marido, Jack Brooksbank, apenas han dudado en la propiedad seis semanas. Parecía tenerlo todo para que el matrimonio, que espera  su primer hijo para principios del 2021, fuese feliz, pero nada más lejos de la realidad. El príncipe Harry y Meghan Markle les habían cedido la casa, pues ellos no la necesitan dado que se han instalado en Estados Unidos.

A favor tenía que Eugenia creció cerca de allí en la casa familiar Windsor Lodge, que se encuentra a unos seis kilómetros de distancia. También allí estaría cerca de su abuela, la reina Isabel, quien está alojada en el Castillo de Windsor, donde pasará la Navidad, alejada del resto de la familia, a excepción de su marido, el duque de Edimburgo. Todo eso no ha sido suficiente para que se queden en la propiedad de cinco  habitaciones y, al parecer, han regresado a Ivy Cottage, en el palacio de Kensington, donde residían antes y donde también lo hicieron el príncipe Harry y Meghan Markle.

Vamos a recorrer la historia de esta casa de campo cuya primera dueña fue la reina Charlotte, quien decoró una de las estancias con motivos florales. Su pasión por la naturaleza le llevó a  hacer obras en el jardín y poner un lago, que no estaba allí originariamente.  Plantó numerosos árboles, colocó puentes y creo un paisaje de lo más pintoresco, que se ha ido mejorando a lo largo de los años y que a día de hoy es uno de los grandes atractivos de la propiedad. Esta propiedad pertenece a la Reina Isabel II, pero se la  regaló a su nieto por su boda. Los duques de Sussex hicieron una gran reforma en la que gastaron 2,7 millones de euros, pues entre otras cosas pusieron una caldera ecológica, una sala de yoga, y remodelaron la cocina y los baños. Apenas pudieron disfrutar de ella, pues a principios de este año ponían rumbo primero a Canadá y después a Estados Unidos.

Lo cierto es que a pesar de todas sus comodidades, nadie de los que habita este hogar tuvo ni tiene suerte, se transformó en el espacio transitorio de los royals británicos. 

 

Fuente: Marie Claire España

at Redacción Marie Claire

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios