Saturday 25 de May de 2024

SOCIEDAD | 05-04-2024 08:02

El pezón: ¿por qué mostrarlo en redes sigue siendo un tema político?

Desde la prohibición (y luego liberación) de los pezones en Instagram y Facebook hasta las provocativas pasarelas de moda, pasando por las alfombras rojas de Hollywood y los movimientos feministas, ¿qué nos perturba (si nos perturba) de los pezones al aire libre?

Han pasado poco más de un año desde que la junta directiva de Meta decidió, después de muchos debates liberar los pezones en Instagram y Facebook. En una decisión del 17 de enero de 2023, el comité de supervisión, un grupo de académicos, políticos y periodistas que asesoran a la empresa sobre sus políticas de moderación de contenido, recomendó a Meta modificar su estándar comunitario sobre desnudez adulta y actividad sexual "para que esté disciplinado según criterios claros que respeten los estándares internacionales de derechos humanos".

Esto ocurrió más de diez años después del "nurse-in" de protesta frente a la sede de Facebook, cuando un grupo de madres se detuvo a amamantar a sus hijos en público para protestar contra la prohibición de mostrar el pecho en las redes sociales. Fue una larga batalla para los lactivistas, que pasaron gran parte de la década de 2000 tratando de combatir la idea de que la imagen de un pecho es intrínsecamente, inevitablemente, sexual. La campaña #FreetheNipple se convirtió en un tema mainstream en 2013: la expresión se incorporó al argot popular feminista después de que un clip del documental de Lina Esco, titulado "Free the nipple", fuera eliminado de Facebook.

La protesta recibió inmediatamente el apoyo de Rihanna (quien en 2014, al retirar su Fashion Icon Award, dejó a todos boquiabiertos con un vestido de malla de diamantes que no ocultaba nada), Miley Cyrus y Lena Dunham. En ese momento, incluso algunos artistas con inclinaciones feministas intentaron hacerse oír; en 2015, Micol Hebron creó adhesivos de pezones que parecían masculinos, los únicos permitidos en Instagram, para que las usuarias pudieran superponerlos a los suyos y burlarse de la disparidad impuesta por el puritanismo de Silicon Valley.

La alta moda, por otro lado, nunca se ha dejado intimidar por el puritanismo politizado de las redes sociales. Por el contrario, para el otoño/invierno de 2024-25, una de las tendencias más evidentes, y aún en crecimiento, fue la de las transparencias que rozaban la desnudez más atrevida. Se vieron tantos pezones, desde Tom Ford hasta Saint Laurent, desde Valentino hasta Tory Burch, que por un momento los periodistas y los compradores se preguntaron abiertamente si no se estaban volviendo demasiado.

Otra tendencia que se repite desde hace algunas temporadas, el micro sujetador que llama la atención sobre el factor arriesgado, estaba en todas partes, en la apertura de Gucci, en metal en GCDS, desgastado en Vaquera, en tul nude en Nensi Dojaka, todos ellos deudores de Karl Lagerfeld, quien envió a la pasarela a Stella Tennant con un diminuto bikini negro ultra minimalista en 1996, para una versión desinhibida de la mujer Chanel. Pero eso es la moda con mayúsculas, sabemos que el camino desde el celeste en la pasarela hasta el de la señora que va al mercado es largo, tortuoso, y, justa o afortunadamente, no siempre llega hasta el final.

En Hollywood, por otro lado, no se hablaba tanto de pezones desde los días de Jennifer Aniston en Friends, eran tan legendarios como el corte de pelo de Rachel, y sigue siendo un misterio por qué estaban siempre a la vista, no importa cuántas veces se le pregunte a la actriz o a los productores. Durante décadas, las escenas de desnudos en películas o televisión han sido una compleja negociación de trajes hechos a medida y accesorios diseñados para ocultar o imitar ciertas partes del cuerpo.

En los últimos años, junto con las tradicionales coreografías de guión, también se han introducido expertos en intimidad en el set como consultores, mientras que algunos actores aún prefieren recurrir a dobles de cuerpo y otros, afortunados de tener un contrato de hierro, se niegan categóricamente a filmar escenas de desnudos o incluso de sexo simulado, a menudo por el bien de sus hijos más que de sus parejas.

Antes, las actrices estadounidenses estaban dispuestas a mostrar el pecho solo para las producciones más intelectuales y adultas de HBO - los famosos desnudos justificados por el guión - o, cuando estaban empezando, un poco por desesperación o bajo presión de productores y agentes en películas de serie B, C y D, hoy hay una generación de mujeres con una carrera establecida que no temen mostrarse desnudas frente a las cámaras, a veces incluyendo escenas de cuerpo entero, y así los pezones han vuelto a ser mainstream como siempre ha sido en nuestro cine europeo que a menudo escandaliza a los censores y al público estadounidense. Para probar las aguas, las actrices inicialmente experimentaron con las transparencias públicas durante las Fashion Week, como ocurrió en el último desfile de Saint Laurent, donde casi todas las invitadas famosas que se sentaron en la primera fila, incluidas Olivia Wilde, Zoë Kravitz y Georgia May Jagger, se presentaron sin sujetador.

Este gesto marcó el inicio de una tendencia que luego se extendió también a las alfombras rojas, un contexto más público y menos permisivo, y ya comenzaron a llegar los primeros artículos fingidamente escandalizados o de reprimenda. Una víctima frecuente de estos clickbait es Florence Pugh, que ha tenido que comentar varias veces sobre el ya controvertido vestido rosa transparente que lució en el desfile de alta costura de Valentino en Roma - era julio de 2022 y todavía se habla de ello hoy.

Pocos días después del desfile romano, Pugh se pronunció en contra del body shaming en una publicación en Instagram explicando cómo no tenía reparos en mostrar su cuerpo y desde entonces, entre 2023 y 2024, ha seguido desafiando los estándares convencionales, apareciendo en eventos importantes con vestidos audaces y renovando su compromiso de promover una imagen del cuerpo femenino libre de estereotipos sexuales.

En las entrevistas en las que aún le preguntan sobre el vestido rosa, siempre mantiene la misma postura: "Es la libertad lo que asusta a las personas; el hecho de que me sienta cómoda y feliz. Mantener a las mujeres a raya comentando sobre sus cuerpos ha funcionado durante mucho tiempo". Pugh es una actriz británica y para ella la desnudez en la gran pantalla no es realmente una sorpresa, sus pezones han sido capturados varias veces antes del estreno de Oppenheimer, pero su última aparición quedará en la historia por haber ganado más de un Oscar.

Similar es el caso de Emma Stone, quien es estadounidense y en su película Pobre Criaturas, otra película de Oscar, pasa gran parte del tiempo completamente desnuda dando "furiosos saltos" cuando no está envuelta en volantes y mangas abullonadas como una niña victoriana transportada desde otro planeta. Algunas actrices dejan de mostrarse al público cuando se convierten en madres para proteger de alguna manera a sus hijos, y sin embargo, para Emma Stone (que tiene una niña de 3 años) y Jennifer Lawrence (que tiene una de 2 años), parece valer lo contrario. Ambas no han dudado en mostrar sus cuerpos recuperados rápidamente con una desnudez total por el bien de la dirección de Yorgos Lanthimos para Stone, en nombre de la comedia picante para Lawrence.

Una situación más peculiar y aún más politizada es la de Sydney Sweeney, la recién llegada del grupo y la que tiene el sujetador más grande. Después de su aparición en Saturday Night Live, algunos conservadores iniciaron una discusión online insensata y decididamente misógina sobre la feminidad que la corona como la salvadora de la verdadera belleza tradicional, esa idea platónica de belleza que ha sido puesta en peligro por Hollywood woke bajo la excusa de la positividad corporal y la variedad multicultural de los cuerpos.

Pero Sydney Sweeney es una mujer caucásica, convencionalmente atractiva, el tipo de mujer que los medios de comunicación siempre han celebrado y que aún prevalece en la pantalla grande; lo que realmente les gusta de ella a los republicanos más extremos es que encarna perfectamente la idea de la madre joven y floreciente, delgada pero con el pecho abundante, de piel clara y cabello rubio y largo, lista para dar a luz a un hijo tras otro con una sonrisa en los labios, exactamente como lo hacen las mujeres en la comunidad mormona (otros conservadores), como lo hacen las tradwife en TikTok (las mujeres que creen en la división tradicional de roles en el matrimonio heterosexual) y, más atrás en el tiempo, como las mujeres eran representadas en los carteles de la propaganda nazi. Lo que los conservadores no saben, porque ver la serie Euphoria en HBO para ellos significaría ceder a algo demasiado obsceno y además en un canal "de ricos" que gusta a los libs, es que su santa Sweeney no es una gran elección republicana: tendrá la piel clara y las piernas depiladas como "una mujer respetable", pero en la serie aparece semidesnuda varias veces en secuencias largas y poco favorecedoras. Les resultará imposible conciliar todo ese sentido de feminidad materna que ven en ella con lo que realmente es Sydney Sweeney: una mujer en ascenso, sin descendencia, que tiene una relación positiva con su cuerpo y no teme mostrar sus pezones cuando es necesario, porque para ella las políticas obtusamente familiares de algunos republicanos hipócritas son solo un ruido molesto en su ascenso en Hollywood.

Fuente: MC Italia

at redacción Marie Claire

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios