Tuesday 23 de July de 2024

SOCIEDAD | 22-02-2024 14:27

El control coercitivo, un nuevo concepto esencial para combatir la violencia doméstica

El concepto de control coercitivo comienza a llamar la atención de las instituciones judiciales y políticas. Según varios expertos en estas plagas sociales, podría revolucionar la comprensión y el abordaje de las violencias domésticas e intrafamiliares. Pero, ¿de qué se trata y de dónde proviene?

Lena dice que no vale nada y quiere controlar la forma en que se viste. Cronometra su tiempo en la ducha, le pregunta constantemente a quién envía mensajes. Revisa su teléfono sin su permiso, le impide ver a su familia, la amenaza frente a sus hijos. Estas acciones, lejos de ser insignificantes, forman parte de un continuo de violencia llamado "control coercitivo" y se encuentran en casi todos los casos de feminicidio.

Violencia de genéro digital: en qué lugar se encuentra Argentina frente a esta problemática

Hasta la fecha, "la perspectiva más relevante"

El control coercitivo se refiere a un sistema de dominación que puede extenderse durante años, e incluso décadas después de la separación física de las parejas. Los agresores utilizan el acoso, el control de las relaciones sociales, las amenazas, la apropiación de los recursos financieros, la vigilancia, el acecho e incluso a los niños para controlar el comportamiento de las víctimas, ya sea en el trabajo, en la escuela o en las redes sociales.

Femicidios: una víctima de violencia de género cada 26 horas

 

Las víctimas quedan atrapadas, como tomadas como rehenes en la vida privadA

Las mujeres víctimas de estas violencias y sus hijos viven en "un temor constante", afirma Andreea Gruev-Vintila, profesora de psicología social en la Universidad Paris Nanterre y autora del primer libro de referencia sobre el tema en Francia. "Se ven afectados muchos derechos, comenzando por el derecho a la autonomía, la dignidad y la autodeterminación, a veces el derecho a la salud. Las víctimas quedan atrapadas, como tomadas como rehenes en la vida privada."

Según los datos del Ministerio del Interior, las cifras de violencia doméstica de 2022 mostraban un aumento del 15% en comparación con 2021. Las 244,301 víctimas son en su gran mayoría mujeres (86%). Como cada año, se trata principalmente de violencia causada por hombres (87%).

Ante el fracaso de los enfoques que definen la violencia doméstica a partir de actos episódicos, los legisladores, los magistrados, las fuerzas del orden y las asociaciones comienzan a abordar la noción de control coercitivo. Para Andreea Gruev-Vintila, esto podría "revolucionar la comprensión y el tratamiento de las violencias intrafamiliares en Francia."

 

 

Violencia de género: Menos del 10% de las mujeres que la sufrieron acudieron a dispositivos especializados

 

Cambiar la perspectiva, desculpabilizar a la víctima

En los últimos años, la noción de control ha sido adoptada por los tribunales y las mentes, contribuyendo a la toma de conciencia de los mecanismos de dominación ejercidos por una persona sobre otra.

Pero el control coercitivo evita cargar a la víctima con la responsabilidad de la denuncia, que podría parecer ganada a la causa del autor de las violencias. "El control coercitivo cambia todo eso", resume Sarah McGrath, fundadora de Women for Women France, una asociación de apoyo a mujeres no francesas inmigradas, víctimas de violencia doméstica, para Marie Claire. Permite centrarse en las acciones de la persona que ejerce el control, hacerlas visibles".

En la organización, que lanzó en 2018 un sitio web de información sobre los derechos de las mujeres víctimas de violencia doméstica disponible en dieciséis idiomas, "solo hablamos de control coercitivo para definir la violencia doméstica, porque es la perspectiva más relevante que tenemos hoy". Por lo tanto, se trata de cambiar la pregunta que con demasiada frecuencia se hace a las víctimas: ya no preguntar "¿por qué no se fue?", sino "¿cómo impidió que se vaya?".

Es un alivio para las víctimas, cambia la comprensión de su experiencia y las ayuda en su reconstrucción.

También parece valioso para las víctimas poner las violencias sufridas en el contexto del control coercitivo. "Es un alivio para ellas", asegura Sarah McGrath, "cambia la comprensión de su experiencia y las ayuda en su reconstrucción".

Inicialmente, el marco del control coercitivo no se desarrolló para comprender las violencias domésticas e intrafamiliares. En la década de 1950, después del regreso de aviadores del ejército estadounidense hechos prisioneros durante la Guerra de Corea, la jerarquía militar no comprende cómo soldados de élite entrenados para resistir lo peor pudieron dar información al enemigo. ¿Por qué colaboraron, a veces incluso sin sufrir violencia física? "Si escuchamos bien, es exactamente la pregunta que hacemos hoy a las mujeres víctimas de violencia doméstica, a las madres víctimas, ¿por qué se quedaron?", destaca la psicóloga social Andreea Gruev-Vintila, entrevistada por Marie Claire. Los investigadores que estudian el tema comienzan a estudiar los métodos de los torturadores que llevaron a obtener la sumisión de los soldados.

En los últimos años, un número creciente de países como Escocia, Inglaterra, Dinamarca o Canadá ha adoptado el modelo del control coercitivo para redefinir la violencia doméstica como una violación de los derechos y recursos en lugar de una agresión.

En Francia, para juzgar las violencias domésticas que se acercan a lo que ahora se puede llamar control coercitivo, los magistrados pueden utilizar las incriminaciones de violencia psicológica y acoso moral en la pareja. Pero para Andreea Gruev-Vintila, la creación de una incriminación específica es necesaria: "el interés sería reunir bajo una misma calificación un conjunto de actos, todos dirigidos hacia el mismo objetivo de control y dominación, de sometimiento de la víctima, y que, sin una calificación común, se tratan de manera aislada o son muy difíciles de tener en cuenta."

En mayo de 2023, la misión parlamentaria dirigida por la senadora Dominique Vérien (Unión Centrista) y la diputada Emilie Chandler (Renacimiento), encargada por la entonces primera ministra, Elisabeth Borne, de mejorar el tratamiento judicial de las violencias domésticas, presenta el Plan rouge VIF (Violencia Intra Familiar). Este propone integrar el control coercitivo en las futuras campañas de información y formación de los profesionales. Emilie Chandler no está "en contra" de la creación de una incriminación específica, pero considera que Francia ya tiene el arsenal jurídico que permite a los jueces calificar el control coercitivo. "Antes de legislar, primero hay que ver cómo los magistrados abordan el concepto en sus jurisdicciones."

Precisamente, el 29 de noviembre de 2023 tuvo lugar una audiencia histórica y que podría sentar jurisprudencia en la Corte de Apelación de Poitiers. Para cada caso de violencia doméstica, la Corte aplicó el marco del control coercitivo vinculando los comportamientos diarios de los acusados con la restricción que ejercían sobre la vida y los derechos humanos de las víctimas.

Se implementaron varias innovaciones notables, como la proyección en una pantalla grande de los mensajes de texto de los agresores a las víctimas. "Esto materializaba las pruebas y toda la corte recibía el impacto directo de su lectura", explica Gwenola Joly-Coz, presidenta de la Corte de Apelación. El fiscal Eric Corbaux también se esforzó en sus conclusiones en "demostrar cómo los actos de los acusados fueron elementos del control coercitivo ejercido sobre las víctimas."

En las cinco decisiones emitidas el 31 de enero sobre hechos de acoso o violencia, Gwenola Joly-Coz "contextualizó las infracciones penales en el marco del control coercitivo." En la lucha contra las violencias contra las mujeres, se puede decir que es un evento.

at Redacción Marie Claire

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios