lunes 11 de noviembre de 2019

PERSONAJES | Hace 7 meses

El mundo privado de Juan Hernández Daels

Un creador atípico que disfruta más de la gastronomía, los viajes en moto y la fotografía que de la parafernalia del fashion.

Aunque el diseño de moda nunca fue su sueño, hace apenas unos años se transformó en su principal actividad. Su mundo está dividido exactamente en dos, entre París y Buenos aires. Y, según cuenta, ambas realidades, aunque estén relacionadas con el diseño, son bastante dispares. Mientras que en Europa tiene una pequeña oficina con showroom, aquí en Buenos aires estrenó hace casi 6 meses taller y espacio en el Palacio Devoto, un edificio ubicado en avenida del Libertador y Ugarteche que fue construido por el arquitecto Alejandro Bustillo. Allí nos abre las puertas de su universo porteño, que comparte con su novia y socia Josefina Roveta.

Juan comenzó hace menos de una década a adentrarse en el mundo de la moda. Estudió Diseño industrial y cuando se cansó de crear solamente objetos se anotó en la academia de Amberes (su mamá es belga) y estudió indumentaria. “Nunca antes me había interesado la ropa, pero apenas entré y conocí a diseñadores belgas como Dries Van Noten me entusiasmé. Me gusta esta disciplina, porque es muy libre y puedo construir arquitectónicamente sobre el cuerpo”, afirma.

-¿Dónde vivís? 
En ningún lado. Voy y vengo todo el tiempo, desde hace 15 años tengo un vida itinerante que se concentra más que nada en París y Buenos aires. Me gusta tener miles de proyectos y estar moviéndome de un lado para el otro. Ningún lugar es mi casa, está bueno estar dónde uno tiene que estar y andar liviano por la vida.

-¿Cómo llegás a este edificio emblemático de la ciudad? 
Este espacio es de nuestro socio Carlos Ángel Méndez y lo tenía sin uso hace años. Cuando entré por primera vez no podía creerlo, es majestuoso y súper amplio. Primero lo usamos como locación de nuestros desfiles hasta que nos decidimos a montar el taller y el showroom. Es un sitio único y privilegiado.

-¿Qué te inspiró? 
Los materiales nobles con los que está hecho son magníficos, entonces decidí tomarlo como estaba, agregarle ciertos toques y armar pequeñas islas. En un futuro queremos hacer un multiespacio en donde haya un marca de accesorios, de vinos, etc. 

-¿Cómo es tu lugar en París?
Más chico, por supuesto. Es bien luminoso y está en un edificio del 1500, típico parisino, con paredes torcidas y ventanas a la calle.

-¿Qué hacés además de trabajar? 
Cocino, pero sólo para amigos. Tuve un restaurante y fui chef durante cuatro años en california. Me gusta mucho la comida asiática y salir a probar nuevos sabores. También adoro el mar y practicar deportes acuáticos. Cuando puedo siempre me escapo a alguna costa.

Juan Hernández Daels

-¿Te gustan los objetos, coleccionás algo? 
Sí, cámaras de fotos que eran de mi abuelo, ex Gerente de Agfa- que fui heredando. En una época tenía muchos libros de diseño y fotografía, pero con tanta mudanza dejé de comprarme.           

-¿Guardás algún objeto vinculado a la moda? 
Sí, la moldería que desarrollo con gente de la academia de Amberes. Esos son mis tesoros.     

-¿Sos de comprar mucha ropa? 
Muy poco y tampoco me hago. En el caso que elija algo me gusta mucho lo que hace Dries (Van Noten) o Haider Ackermann.

-¿Viajás mucho a otros destinos? 
Sí, me encanta. Mis destinos preferidos son Nepal y Tailandia. Últimamente tengo poco tiempo, entonces cuando estoy en Francia me escapo a Italia. Viajo mucho en moto, pero sin Josefina, más bien con amigos motoqueros.

-¿Qué llevás cuando viajás?
Lo menos posible, algún que otro libro y mi ropa “uniforme” en blanco y negro (risas).

-¿Qué música escuchás?
Me gusta mucho el Psychedelich pop y en este último tiempo me reencontré con Nick Cave. Escucho música de manera constante.

-¿Te ves alejado de la moda?
Creo que ya forma parte de mi cotidianidad. Sí, me gustaría ampliarme y generar una identidad de marca que vaya más allá, por eso mi firma no lleva ya mi nombre completo, si no sólo mi apellido: Daels.

Juan Hernández Daels

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios