martes 11 de mayo de 2021

PERSONAJES | 15-01-2021 18:05

Mía Astral: "Si el 2020 derribó muchas estructuras, el 2021 las arrasará"

Reina absoluta de la astrología en la web, la venezolana nos habló de su vida, la pandemia y su nuevo podcast, 99%, a la vez que nos reveló sus principales predicciones para el año que recién comienza.

“Escritora. Conferencista. Life coach. Astróloga cabalista práctica”. Eso dice la bio de Instagram de Mía Astral, que en ningún lugar incluye su título de abogada, profesión que ejerció hasta hace muy poco.

Sí incluye su nombre real, María Pinedo, el que le pusieron sus padres cuando nació hace 38 años en Maracaibo, Venezuela.

Instalada hoy en Miami, y convertida hace años en la reina absoluta de la astrología en la web, Mía Astral acaba de lanzar junto a Spotify su nuevo podcast titulado 99% que apunta, justamente, a conocer todo aquello que va “más allá del 1% que vemos a diario”.

Son capítulos cortos y diarios, donde trata todos los temas que más le interesan en la actualidad y que si bien rozan la astrología, se llevan mucho mejor con etiquetas como la autoayuda o el famoso “crecimiento personal”.

Mia Astral
El flamante podcast de Mía Astral, 99%, apunta a conocer todo aquello que va “más allá del 1% que vemos a diario”. 

“Qué estoy dispuestx a perder”? “Soltar, soltar”, “Cuando nadie te ve” y "El dolorcito de sanar” son algunos de sus episodios más recientes de Mía Astral.

-Tomando prestado el concepto del 99% que da título al podcast, ¿podrías decirnos de qué se compone un poco ese 99% tuyo, ese gran iceberg que no vemos de Mía?

-Consiste en muchas reflexiones. Todo viene de que todas las experiencias que tengo, pasé de analizarlas mucho a sentirlas más. Me di cuenta que aquello que uno cree que pasa, en verdad era una extensión de lo que estaba viviendo adentro. Entonces cuando empecé a entender las circunstancias que ocurrían o las experiencias que tenía, entendí que me estaban hablando de cosas que yo quería saber.

-¿Por ejemplo?

-Una pelea con una amiga, por caso, dejó de ser sencillamente una pelea con una amiga, para pasar a ser el intento por entender qué era lo que me detonó. Básicamente, dejé de echarle la culpa a otras personas y a darme cuenta de que el trabajo que tenía que hacer era adentro, en el 99%.

-¿Cuál de todos los episodios del podcast que conocemos hasta ahora te “costó” más, en el sentido que te tocaba mucho desde lo personal?

 -Ninguno me ha costado mucho porque soy de las personas que cuando habla de algo es porque ya lo ha digerido. No hablo cuando estoy en medio de las emociones porque no tengo perspectiva, y tengo una responsabilidad bastante grande de entregar un mensaje coherente. Si yo hablara de algo en el momento en que es difícil, creo que no podría entregar nada.

Respecto a los episodios de 99% que me han tocado de cerca, hay uno que se titula “El NO es el fin de la orfandad”, que fue una reflexión que hice cuando vi la serie Gambito de dama, cuando me di cuenta de que la protagonista huérfana se empezó a refugiar en su trabajo, tomando el ajedrez como el propósito de su vida porque ya que no tenía más nada en su vida.

Es decir, continuaba siendo huérfana, pero el trabajo la amparaba.

-Vos sos bastante devota de tu trabajo... ¿Seguís manteniendo por ejemplo esa modalidad de estar 100% presente en tus redes, sin Community Manager)?

-Hasta hace un mes, todos los mensajes directos de mis redes sociales los contestaba yo. Pero desde diciembre de 2020, una persona me está ayudando a contestar los mensajes directos porque es a través de ese espacio que recibo muchas preguntas cuyas respuestas ocurren en la página.

Todos los posteos e historias de mis redes en Twitter e Instagram los posteo yo manualmente uno por uno. Ese sí es un canal que nadie más que yo lo toca.

-¿Cómo te impactó esta pandemia? ¿Qué conclusiones sacaste o sacás de este 2020 tan convulsionado?

-Me parece que nos obligó a ir adentro. En lo personal me obligó lidiar con muchas cosas que no había lidiado durante años. Es como esa cita al dentista que uno pospone durante meses. Y lidié con todo durante esos 12 meses, y me parece que ha sido uno de los mejores años de mi vida.

Entiendo que ha sido un año muy difícil para muchas personas, pero para mí fue un año para dar cierres a muchas cosas que estaban pendientes, y estoy muy satisfecha por ello.

-En este tiempo empezaste con el estudio de la Logoterapia. ¿Podrías explicarnos en qué consiste?

-La Logoterapia es una terapia para ayudar a personas con el pensamiento de Viktor Frankl (NDR: neurólogo y psiquiatra austríaco, autor del famoso longseller El hombre en busca de sentido). Siento que es una gran oportunidad para darle a las personas la chance de encontrar su sentido de vida.

Muchas veces en la vida perdemos el sentido, y la Logoterapia no te dice qué hacer, no te juzga, utiliza el método socrático de hacerte preguntas, para que tú solo o sola puedas encontrar el sentido de vida, que no es como se creías antes como un propósito o profesión.

Hay personas que piensan que el propósito de vida es cierto trabajo, y no. Se trata de encontrar el propósito de vida en miles de cosas que haces en tu día a día. Como la película Soul, el sentido es el que tú le das todos los días, eso cambia como tus relaciones y trabajo, no estás esperando que algo pase, tú lo creas.

-¿Cómo te definís hoy? Si le preguntamos a cualquiera en la calle lo más probable es que la primera palabra que diga relacionada a vos sea “astróloga”. ¿Te sentís representada con esa definición?

-Me siento representada con la palabra humana, con ninguna otra. Todo lo demás son como hologramas, títulos, fases que una tiene y maneras que una tiene de ayudar. Si no me equivocara y si no sintiera tanto como siento, no me hubiera llevado a estudiar nada de estas cosas y no sabría cómo ayudar, así que creo que humana ya es suficiente.

-La última Mía, ¿creés en que términos generales será un año mejor el 2021?

-Todo depende de lo que tú crees que significa la palabra mejor. Si mejorar es que las cosas sean como  antes, entonces no van a mejorar, porque la meta nunca debería ser que las cosas vuelven a ser como antes. Si esperas una vida sin ningún tipo de reto, entonces tampoco creo que la cosa vaya a mejorar... Si el 2020 derribó muchas estructuras, el 2021 las arrasará. No hay forma de volver a lo que era en 2019.

Los lineamientos generales del 2021 son cambios, tras cambios, tras cambios. En 2020 la cuestión del virus nos obligaba constantemente a cambiar de posición, porque todos los días los síntomas eran unos, luego eran otros, y al final tenías que actualizarte todos los días.

El 2021 es un año para actualizarte todos los días, pero no en cuanto a la pandemia, sino en cuanto a muchísimos cambios que van a estar ocurriendo. Y mucho de eso se refleja ahora con las personas de poder, no sólo del poder político, sino también del poder que otorga la tecnología.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios