viernes 23 de agosto de 2019

PERSONAJES | Hace 3 meses

Luisana Lopilato: “Me encanta que la mujer sea respetada, priorizo la igualdad”

La chica de la sonrisa eterna se ríe, pero también se pone seria para reflexionar sobre el momento complejo que le tocó atravesar, la lucha feminista, su decisión de no participar en el colectivo de Actrices Argentinas y su vida nómade.

“Ayer mi mamá fue al mayorista y le pedí que me comprara varios packs de champués porque somos tantos en casa que se nos acaba enseguida”, revela luisana, que está de paso por Buenos aires para visitar a su familia y para grabar un comercial de la línea reparación total cica de elvive, la marca capilar de l´oréal que hace 10 años la tiene como embajadora. La misma firma le ofreció regalarle cajas de productos, pero ella prefirió rechazarlas y aceptar, en cambio, la oferta del supermercado. La anécdota retrata fielmente a esta actriz que dio sus primeros pasos de la mano de Cris Morena en Chiquititas.

Luisana Lopilato

En ese entonces y con tan sólo 15 años ya era una estrella que llenaba estadios y hacía giras con Rebelde Way –otro proyecto de la factoría de Cris- por países como Israel, Rusia y España con la misma parafernalia que lo hace la integrante de una banda de rock. Esa experiencia sin duda la marcó, pero jamás la cambió. Después llegó el éxito de la sitcom Casados con hijos. Estaba terminando ese proyecto cuando acompañó de casualidad a una amiga al concierto del canadiense Michael Bublé en Buenos Aires. Al terminar el show, pasó a saludarlo al camarín y el resto es historia conocida: viajes alrededor del mundo, skype las 24 horas del día, un video clip que él filmó en Los Ángeles dedicado a ella, casamiento, casa en California, Vancouver y Buenos Aires, una película en Hollywood y hasta un chaperón fueron parte de su nueva vida. ¡Estaba en pareja con el crooner sucesor de Frank Sinatra! -hoy padre de sus tres hijos: Noah, Elias y Vida-

Luisana Lopilato

Su rutina había cambiado muchísimo, pero Luisana seguía conservando esa frescura, humildad y sencillez que la caracterizaron siempre. “Soy así, no la careteo, nada me gusta más en la vida que estar vestida de entrecasa y con mi familia. Si fuera por mí jamás iría a un shopping y compraría ropa por internet solo cuando la necesito”, cuenta quien en julio regresa a Buenos Aires por unas semanas para filmar su debut en Netflix. “Rodaré la precuela de la película Perdida. Está buenísimo porque es mostrar la vida de esta policía cinco años antes del otro filme. Me viene genial porque justo engancho las vacaciones de verano de mis hijos (Noah ya empezó jardín de infantes tanto en Canadá como en Argentina), eso me permite filmarla, si no no había chances”, apunta.

Las prioridades de Luisana cambiaron y mucho. Ella se ríe y revela que ya no se siente actriz, sino más bien mamá y ama de casa, pero cuenta que Mike se enoja mucho cuando dice eso. “Gracias a él que me apoya e incentiva todo el tiempo puedo seguir haciendo mi trabajo como actriz. Nuestra vida como familia es compleja, pero con mucha organización podemos complementarnos y llevar a cabo los proyectos de los dos. Muchas amigas me dicen que soy una mujer ambulante, medio hippie, pero nada que ver: soy obsesiva y organizada, si no no podría hacer ni un diez por ciento de lo que hago”, explica. 
La programación en su vida es tal que ya tiene pensado hacer teatro el invierno 2020 junto al elenco completo de Casados con hijos. La idea fue de Guillermo Francella, él mismo llamó a todos los actores para hacerles la propuesta. Todos aceptaron, pero la pieza teatral quedó en suspenso para el próximo año porque Florencia Peña ya tenía compromisos pautados (está protagonizando Cabaret). “Creo que es el mejor cierre que podemos darle. Casados con hijos fue un programa que amé hacer, lo disfruté al máximo y todavía lo miro y me muero de risa. Hay que ver cómo se plantea el show, ahora estamos todos más grandes”, revela entre risas. En el mientras tanto acompaña a su marido por su gira de conciertos por Canadá.

Luisana Lopilato

“Viajo con los niños solamente a las ciudades que nos gustan mucho y a las que podemos hacer actividades extra con chicos. Por ejemplo, cuando Mike descansa o ensaya nosotros salimos a comer, a jugar o pasear por el centro”, detalla. A la tribu masculina que tenía en casa, hace poco más de 8 meses se le sumó vida, su primera hija mujer. “Estoy feliz, siento que más allá de su género tenía muchas ganas de tener otro bebé y estar embarazada. Lo que más disfruto es ser mamá, hay días que termino agotada y me quejo, pero después me doy cuenta de que tengo que disfrutarlos al máximo. Las tareas del hogar son de mis preferidas, tengo ayuda, pero yo misma organizo qué comer, qué comprar en el super, cuál es la hora de ir a dormir. Soy mamá full time”, cuenta y acota: “nunca se me ocurrió dejar del todo mi profesión. Creo que los actores estamos todos un poco locos y la adrenalina del trabajo nos llama siempre. Hoy, por la vida que tengo, no me imagino protagonizando una tira, pero me adapté y encontré en el cine un género que me gusta y me permite no dejar a mi familia de lado.Mis prioridades cambiaron”. Y esa frase tiene un sentido muy especial para Luisana, ya que, hace dos años le detectaron cáncer de hígado a su hijo mayor, Noah. En ese entonces, tanto Luisana como Michael suspendieron sus obligaciones y se dedicaron ciento por ciento a acompañar la recuperación del niño.

“Tuve unos años muy cargados, me pasaron muchas cosas personales y familiares y no tengo ganas de concentrarme en temas que no tienen ningún sentido. Ahora tengo ganas de disfrutar de la vida, de estar rodeada de los que amo. Intento contagiar esta filosofía, que la gente no se pelee, que pida perdón, que deje pasar las tonterías tenga razón o no. Nada de eso suma. No hay que enroscarse por demás”, sentencia. Luisana revela que es una mujer que confía mucho, tiene fe y cree en dios y más que nada se dejó apoyar por su familia y la de Mike que “estuvieron ahí todo el tiempo”, así como el amor de la gente. “Es increíble pero nunca recibí un mensaje feo o de odio, todo lo contrario, y me sigue sorprendiendo. El otro día fui a comprar un regalo a Unicenter para una amiga y a cada paso que daba me encontraba con gente que me saludaba con una sonrisa y me daba su apoyo”, describe. 

Luisana Lopilato

Luisana sin dudas es una mujer poderosa, pero nunca hizo hincapié en esa faceta de su personalidad, prefirió siempre mostrarse más bien frágil y distante como si nada la atravesara, pero lejos de esa imagen hay una chica de 31 años que supo superar esos momentos duros con mucha entereza. “Aunque no parezca, soy una mujer con mucha fortaleza, siempre lo supe”, afirma. Sin embargo, al consultarle por el colectivo de actrices argentinas y por qué no se sumó a ellas para luchar explica: “me encanta que la mujer sea respetada y que tengamos nuestro lugar, priorizo la igualdad. No me involucré porque hoy no tengo energía para meterme en ningún escándalo, ni en ningún compromiso porque vengo de años que no fueron fáciles para mí. Mi mente está muy enfocada en mis hijos, en mi familia, en la salud, en la felicidad, en la vida. Capaz, cuando pase más el tiempo y todo lo de mi hijo quede más lejos, me ponga la bandera”. 

Para finalizar, mientras llama por teléfono y controla que todos en casa estén bien, confiesa que su postal de la felicidad es una sola y que en este último tramo de su vida se hizo más nítida. “Es en casa, con mis hijos, cada uno jugando o nosotros leyéndoles un cuento, Mike en inglés y yo en castellano”. Y se despide con esa inconfundible sonrisa y esos datos de color que siempre hicieron la vida de Luisana tan atractiva como alcanzable.
 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios