martes 9 de marzo de 2021

MODA | 08-05-2020 13:07

Pandemia: la industria de la moda predijo en sus colecciones el caos

La moda dialoga con el pasado y el futuro, pero a menudo está ausente del presente, lo que no ayuda en absoluto en esta fase de aislamiento, en la que nos vemos obligados a mirar hacia adentro. No hay escapatoria.

Descíframe o te devoro. La moda envía este mensaje todo el tiempo. El autoconocimiento es la clave para la formación del estilo personal y la transmisión de cualquier pensamiento a través de la apariencia.

O te conoces y te vestís con algo de verdad o la ropa te traga. El problema con este período de cuarentena es que con la retirada social tenemos que tratar con nosotros todo el tiempo.

Esta lucha íntima, llena de altibajos, impregnada de momentos de autocuidado y amor propio y también de confusión mental y pensamientos perturbadores al azar, es lo que dificulta las cosas en medio de la pandemia.

También te puede interesar: Desfiles virtuales: ¿llegaron para quedarse en el mundo de la moda?

En tiempos de vulnerabilidad e incertidumbres, la moda podría servir como escape (una función que ha sido recurrente durante siglos), si no fuera por el detalle de que estamos confinados en casa y terminamos vistiéndonos para nosotros y para quienes comparten nuestra intimidad. Y no es posible escapar.

Vivir en el presente es un desafío contemporáneo para todas las personas, así como para toda la industria de la moda, que dialoga bien con el pasado y el futuro, pero a menudo atropella el presente.

Rescatar lo que ya ha tenido éxito en otras generaciones y repetir las buenas ideas de ropa que marcaron las décadas del 40, 50, 60, 70, 90, por ejemplo, es una moda constante.

Al mismo tiempo, existe una obsesión por lanzar nuevas ideas y predecir el futuro, anticipando que los zeitgeists aún están por llegar. En este sentido, la sensación de los estilistas de vanguardia fue impresionante, quienes presentaron colecciones con un tono apocalíptico en la última semana de prêt-à-porter en París (días antes de que se extendiera el coronavirus en la capital francesa).

También te puede interesar: 6 looks para una fiesta virtual

Parece que estaban adivinando. En Balenciaga , el presagio de los tiempos oscuros llegó en forma de túnicas monásticas y de vinilo, chaquetas con hombros puntiagudos. La siniestra escenografía hizo que la pasarela se inundara de tono.

Moda y coronavirus
Balenciaga

El de Saint Laurent y Givenchy que también publican en una oscura estética, la primera de ellas, bajo el mando de Anthony Vaccarello con la escena oscura y ropa de látex.

El otro, con la dirección creativa de Clare Waight Keller, con capas y sombreros dramáticos que cubrían casi toda la cara de las modelos (esta, por cierto, fue la última colección de Clare para la marca).

Moda y coronavirus
Saint Laurent

Incluso Pierpaolo Piccioli, por delante de Valentino, renunció a los colores y la ligereza de las colecciones anteriores para reverenciar el negro en más del 70 por ciento de los looks del último espectáculo. La mayoría en telas pesadas como lana y cuero.

Moda y coronavirus
Valentino

De hecho, el virus anticipaba realidades predichas. Por ejemplo, se dijo mucho sobre los posibles nuevos formatos digitales para un desfile. Y de repente, a principios de abril, tuvo lugar la semana de la moda de Moscú, con medio millón de "invitados" en la primera fila, o mejor, medio millón de visitas en todo el mundo.

Hubo 32 video shows, cada uno con una narración diferente, todos de hasta 7 minutos de duración, transmitidos en varias plataformas, incluyendo Facebook y Tik Tok (otra novedad fenomenal que está comenzando a ser explorada por la comunicación de moda).

Resultado: no más dudas sobre la posibilidad de éxito para un desfile en línea, frío e impersonal.

Mientras tanto, la industria de la belleza y el lujo ya está comenzando a idear un nuevo enfoque para que los vendedores mimen y convenzan a los clientes en grandes almacenes, anticipando que las pruebas de maquillaje en las tiendas físicas se verán comprometidas por la posible parada al toque de extraños. en el período posterior a la corona.

Sin mencionar que ya están desarrollando dispositivos que les permiten experimentar con el maquillaje a través de un espejo interactivo, sin tener que usar el producto.

En otro frente, las modelos e influencers virtuales, creadas por computadora, comienzan a protagonizar campañas de moda hechas específicamente para alimentar cuentas de marca en Instagram (hola, @lilmiquela con 2 millones de seguidores y @aliona_pole, con 20 mil seguidores).

"No veo lo digital como algo menos emocional, lo veo como una experiencia en la que podemos llevar los sueños al siguiente nivel", comentó Olivier Rousteing, estilista de Balmain, en un debate en Vogue Global Conversations, en Zoom, refiriéndose al uso de artistas digitales para crear realidades virtuales en las transmisiones de un espectáculo.

También te puede interesar: Modelos virtuales: ¿el futuro de las pasarelas?

Comprender los problemas que rodean el mundo hiperconectado y las nuevas tecnologías se ha vuelto más urgente que nunca, tanto para quienes producen moda como para quienes consumen.

En el medio de todo, expuestos a la arena de Instagram, estamos despiertos a lo mejor y lo peor de cada persona. La cuestión es mantenerse presente y alerta para lidiar con la montaña rusa sentimental, que en un momento trae empatía y esperanza, en el otro deseo, luego envidia y vanidad ...

La moda no tiene una receta para reducir la angustia, aunque puede ayudar para que nos conozcamos mejor, nos vistamos, nos pongamos de pie y nos sintamos bien. ¿Cómo te sentís hoy?

Desde Marie Claire Brasil

at María Rita Alonso

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios