Saturday 20 de April de 2024

MODA | 10-03-2023 12:33

Cómo armar un ropero atemporal con pocas prendas

Tener un ropero con espacio de sobra y prendas atemporales es el sueño de muchas personas, con estos consejos podés armarlo fácilmente.

Las tendencias aesthetic y minimalistas han enseñado que, menos es más, el concepto de armario inteligente y atemporal, no solo ayuda a ahorrar espacio sino a definir un estilo propio.

A la hora de crear un ropero atemporal es indispensable tener en cuenta varias consideraciones, ya que hay variedad de gustos y estilos.

Cómo armar un ropero atemporal con pocas prendas
Cómo armar un guardarropa atemporal con pocas prendas

1.DEFINIR EL ESTILO

Una vez se identifica el estilo ya sea clásico, grunge, atlheisure, minimalista, entre otros. Se investiga cuáles son las prendas insignia del estilo, por ejemplo, para el estilo clásico, la camisa blanca es un must.

2.QUE TODO COMBINE

Una vez identificada la prenda insignia, pensar siempre que las siguientes piezas deben combinar con ella. Esa regla de oro hará que a la hora de comprar se piense cuántas veces se usaría, para qué tipo de ocasiones, etc.

3.PARA TODA OCASIÓN

Además de identificar las piezas claves se debe pensar en momentos, por ejemplo, una comida formal con su clásico LBD (little black dress), o una presentación o entrevista laboral con blazer de corte clásico.

4.LAS PRENDAS BÁSICAS

Las prendas básicas van bien con todos los estilos, una remera básica blanca y una negra, un jean de corte clásico y no decolorado, unos pantalones negros y unas zapatillas blancas, son prendas atemporales con las que se pueden crear múltiples looks.

5.CALIDAD VS CANTIDAD

Una de las claves de un ropero atemporal con pocas prendas es priorizar la calidad sobre la cantidad. Los géneros de buena calidad duran más tiempo y a simple vista se pueden identificar.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios