Tuesday 25 de June de 2024

LIFESTYLE | 18-05-2023 17:29

Te enseñamos a cuidar tu planta de lavanda

La lavanda es de las plantas aromáticas más populares por su aroma característico y su color violeta.

A la hora de decorar nuestra casa, cuando queremos ambientarlas con paz y armonía las plantas de lavanda son una opción ideal, su olor aromatiza el ambiente y su color le va a dar vida a tus espacios. Además su cuidado no es complicado, ya sea si la tenés en una maceta o en el patio de tu casa.

Es una planta silvestre que puede crecer tanto bajo la luz del sol como en zonas rocosas. Resiste muy bien el frío, florece en primavera y se quedan hasta fines del verano. Y la lavanda no necesita mucha agua.

Claves para cuidar la lavanda y que no se arruine tu decoración

Ventilación y espacio

Son plantas que necesitan espacio, así que si la plantas en el patio no debe estar cerca de otras plantas y si la tenés adentro en una maceta, la misma tiene que tener un diámetro de entre 30 y 40 cm. Tiene que estar en un lugar que tenga buena ventilación y le tiene que dar el sol mínimo 6 horas al día.

Ojo con regar de más

Si hace calor con regarla 1 o 2 veces a la semana está más que bien, vale aclarar que sólo se debe regar si el sustrato está seco, sino no. No tenés que mojar las ramas y flores para evitar que se vea afectada por la aparición de hongos. Tanto el piso como la maceta tienen que poseer un buen drenaje para que no se pudran las raíces. Hay que evitar la acumulación de agua sobre todo en invierno porque las raíces se pueden congelar y por ende se muere la planta.

Sustrato

Te recomendamos usar el sustrato alcalino. Si el suelo de tu casa es ácido, podés preguntarle a un especialista cuál es el sustrato adecuado para. Quizás vas a tener que elevar el pH con cal.

Dato importante

No tenés que abonar la lavanda, es más, si te excedes en fertilizante puede que sus flores pierdan el aroma, pero si la tenés en una maceta si es recomendable aplicar una mínima cantidad de fertilizante antes de la época de floración.

Y para finalizar tenés que podar la lavanda al inicio de la primavera o del otoño. De esta manera va a crecer con más fuerza. Nunca tenés que podar más de la mitad del tamaño de la planta.

ML

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios