jueves 29 de octubre de 2020

BELLEZA | 19-06-2020 08:47

Un paseo por Grasse, la cuna de la perfumería de lujo

Grasse, en Francia, es la región en donde nacen las rosas de mayo, pero también otras flores como el geranio, el iris y el nardo que usa Chanel en todas sus fragancias. Un paseo por este hermoso lugar que propone trazabilidad y sustentabilidad en su producción.

Desde hace más de tres siglos se cultivan las plantas dedicadas a la perfumería en Grasse, Francia. Refrescado por el viento y bañado por el sol mediterráneo, el suelo fértil de esta región presenta las condiciones ideales para la producción de flores. Los campos de rosa, jazmín, nardo, mimosa, azahar, violeta y lavanda hicieron que este rincón galo elevara su estatus legendario como la cuna de la perfumería.

Grasse

 

Dado esto, es natural que la historia de la fragancia N°5 de Chanel comenzara en esta región. En 1921, su creador, Ernest Beaux, eligió el jazmín de Grasse para su composición. En 1987, la  marca se asoció con el mayor productor de flores, la familia Mul, establecida en Pégomas, para garantizar un futuro duradero para el patrimonio de la perfumería.

 

También te puede interesar: Descubrí los 6 mejores productos de belleza del mundo

 

Así como la Alta Costura protege las habilidades únicas de las profesiones artísticas que abarca, las fragancias contribuyen a salvaguardar una herencia legendaria. Esta colaboración no se limita a la rosa de mayo y el jazmín, hoy, los cultivos se han expandido para incluir otras flores, desde el iris hasta el geranio y nardo. Cinco cosechas excepcionales, reservadas exclusivamente para fragancias Chanel.

Grasse por Chanel.

 

La familia Mul y la maison comparten valores comunes, valores que permiten marcar la diferencia y adaptarse al ritmo de la continuidad, con un compromiso común por los proyectos futuros. En colaboración con la firma, la familia Mul nunca deja de mejorar las técnicas de cultivo siguiendo el modelo de la agricultura sostenible para que las flores ofrezcan siempre lo mejor de sí mismas, sin riesgo de agotar las posibilidades que ofrece la tierra.

 

Ambos tienen la vocación común de producir las flores más aromáticas y de garantizar la misma calidad hoy y siempre. La trazabilidad es primordial en esta colaboración, desde el cultivo de la planta hasta su transformación en concreto y en absoluto.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios