martes 23 de julio de 2019

LIFESTYLE | Hace 3 semanas

La cocina patagónica se renueva. Enteráte cómo.

El paisaje de Bariloche se disfruta mucho mejor con una deliciosa opción gastronómica. El hotel Llao Llao de Bariloche renovó su propuesta gourmet con impronta regional y espíritu descontracturado.

Montañas -el cerro Tronador que asoma de fondo-, el lago Nahuel Huapi y el Moreno y bosques de variadas tonalidades configuran uno de los paisajes más encantadores de la Patagonia. Allí está ubicado el mítico Llao Llao Resort, Golf & Spa como gran vigía de San Carlos de Bariloche.

Este hotel es sin dudas parte de la historia viva de la ciudad rionegrina. Su cocina, muy famosa en la región, es un valor agregado para disfrutar al máximo de los paisajes y las actividades que ofrece este enclave durante todo el año. Ariel Pérez, cocinero con larga experiencia en el hotel, fue nombrado hace poco tiempo como Chef Ejecutivo.

Si bien continúa con la impronta típica del resort decidió “descontracturar” el menú para que sea atractivo para el público de todas las edades y de cualquier procedencia. “La base de nuestra cocina es el producto regional patagónico.

El cordero y la trucha son nuestros principales íconos, así como también los frutos rojos, el ciervo y algunos productos de mar, como el merluzón. Intentamos fusionar la montaña, el lago y el mar”, cuenta Ariel Pérez, un chef con larga trayectoria en cruceros, experiencia que capitalizó para poder manejar y servir casi 450 platos por día en un hotel de magnitud como Llao Llao.

La Patagonia gourmet

El restaurante Patagonia es el más sofisticado, allí en un clima acogedor similar al de una hostería austríaca se degustan platos de alta cocina patagónica, como también propuestas más simples como hamburguesas y pastas. De la carta de invierno se destacan el merluzón patagónico especiado cocido en arcilla con puré de zanahorias caramelizadas, emulsión de ajos negros y tinta de calamar, la porchetta de cordero cocinada lentamente con estofado de guisantes verdes y buerreblanc de chucrut, la empanada de cordero y queso azul y la hamburguesa de cordero con pan de cerveza Stout, queso cheddar, panceta, tomates confitados, papas cuña y relish de mostaza.

Por supuesto esto puede acompañarse de una gran variedad de vinos de bodegas argentinos (del mismísimo vino Malbec Llao Llao de bodegas Norton) o simplemente de la cerveza del hotel llamada Wild Yeast, realizada con lúpulo de la zona en la cervecería Wesley. “Este hotel tiene muchísimos matices, cada estación es realmente muy diferente, el público varía y la carta tiene que adaptarse a ese movimiento”, aclara Pérez, que haciendo hincapié siempre en lo regional ofrece carnes DryAged en el restaurante Asador o mismo en temporada opciones de tapeo en el bar del ala Moreno. 

La Patagonia gourmet

LA HORA DULCE
Y si estamos en el sur es imposible no detenerse a probar la pattiserie y los postres que ofrece esta región. El hotel se caracteriza hace tiempo por ofrecer un servicio de té buffet que atrae a muchísimos turistas. “En la galería de nuestro salón principal montamos una mesa con opciones dulces y saladas, por supuesto no podemos obviar tener una buena torta de chocolate y una opción fría vegetariana, pero los frutos rojos, la rosa mosqueta, la manzana, el sauco y el chocolate reinan en nuestra propuesta”, cuenta Francisco Tamini, Chef pastelero, quien apunta: “Innovamos más que nada en las técnicas de cocción y en las presentaciones, ya que los visitantes buscan un tradicional té bien europeo”.

La Patagonia gourmet

Todos los panificados como los dulces se realizan por las 11 personas encargadas del sector de pastelería del hotel. “Hacemos desde los petitfours hasta el pan de masa madre que servimos en el desayuno y en las comidas”, señala Tamini. Los postres de los tres restaurantes cambian estacionalmente, mientras que en el invierno domina el chocolate, la fondue y lo caliente en las otras estaciones se ofrecen opciones más frugales y frescas. “No me gusta intervenir tanto al producto, sino que resalto el sabor”, sentencia el pastelero, que junto a su colega Pérez pintan esta postal barilochense a puro sabor. 
 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios