jueves 30 de junio de 2022

BELLEZA | 09-06-2022 07:08

Frío y piel: cómo cuidarnos frente a las bajas temperaturas

Nuestra rutina de cuidado facial también se renueva en el cambio de temporada.

Así como cambiamos las prendas con la llegada de los días más gélidos, nuestra rutina de cuidado facial también se renueva en el cambio de temporada. Te contamos por qué y cómo cuidar tu piel en el invierno y las tres zonas que más protección requieren.

La exposición al frío puede alterar y modificar significativamente la producción de sebo y lípidos, y disminuir la fijación del agua. En lugares donde el clima es árido, la piel se siente más agredida; en cambio, en los húmedos se favorece con el agua del medioambiente, pero en ambos los daños se hacen notar: sequedad y deshidratación.

En invierno, las bajas temperaturas producen una disminución del flujo sanguíneo y menor oxigenación en la piel, es más pálida y hay pérdida de la elasticidad y turgencia, por lo que podemos notar: descamación, aspereza, arrugas finas por deshidratación y aumento de reactividad como sensibilidad y rojeces.

En este momento, es importante incrementar el aporte de activos que generen un reservorio de agua, con ácido hialurónico, y de lípidos mediante bioceramidas.

Natalia Achitte,Técnica en Dermatocosmiatría y Esteticista Corporal, Capacitadora Profesional de Lidherma, empresa argentina de productos cosméticos con respaldo científico, comparte una rutina para cuidar la piel de tu rostro en invierno:

  1. El primer paso siempre será la limpieza para barrer con todas las impurezas y con el exceso de oleosidad o sebo. 

  2. Después de la limpieza, aplicá soluciones de alta concentración para la necesidad específica que requiera tu piel: antiage, reparador, equilibrio para pieles grasas o, afirmante. 

  3. En invierno, con los cambios de temperatura interior - exterior, las pieles más secas, delicadas o sensibles pueden experimentar rojeces, tirantez o sensación de calor. Las lociones son grandes aliadas para aplicar en todo momento del día para apaciguar estas sensaciones y reforzar la hidratación ¡incluso sobre el maquillaje! 

  4. Llegó el momento de la hidratación. Dependiendo de tu tipo de piel, elegí texturas más livianas o emolientes y esparcí por rostro y cuello. Este es un buen momento para incorporar texturas más pesadas que durante el verano pueden sentirse incómodas. 

  5. Es importante utilizar protector solar todos los días, durante todo el año e incluso los días nublados, como último paso de la rutina matutina, para evitar el envejecimiento prematuro y manchas. 

Con estos puntos podemos estar seguros de tener una rutina lista para el invierno, pero hay tres zonas que, al estar compuestas por piel mucho más fina y delicada, requieren cuidados especiales:

  • Labios. Habitualmente se humedecen con saliva, pero en condiciones climáticas exigidas como mucho frío, muy baja humedad o mucho calor, se requieren productos humectantes y emolientes, ya que retienen menos humedad y se secan y se agrietan fácilmente. Para cuidarlos es necesario reparar su piel con productos específicos. Mímika Hyaluronic Lip Balm de Lidherma es una de las opciones para el cuidado.

  • Párpados. Es una de las zonas en donde primero aparecen las arrugas por deshidratación, ya que retiene menos humedad. Para protegerlos, aplicá con el dedo anular, con movimientos circulares y sin ejercer presión un producto específico para esta área.  Dherma Science Eye Drone Technology de Lidherma ayuda a minimizar las arrugas y afirmar párpados.

  • Manos. Anatómicamente, la piel en esta parte del cuerpo tiene una estructura distinta a las demás, con menos capacidad para retener humedad, por lo que tiende a estar seca. Por esto, es muy importante usar productos bien emolientes para recomponer su estructura. Intensive Care Hand Cream de Lidherma es uno de los exponentes para este cuidado.

Es importante recordar que para cualquier tipo de cuidado es necesario la evaluación de un profesional: “Para que sepas cómo cuidar tu piel siempre recomendamos que primero hagas una consulta con un profesional que tendrá en cuenta el  tipo de piel y su necesidad”, explica Natalia Achitte, y recuerda que si bien el resto del cuerpo está cubierto por abrigos, también debemos cuidarlo e hidratar su piel diariamente para que no se reseque, se agriete o se genere picazón. 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios