sábado 18 de septiembre de 2021

ADN LATINOAMERICANO | 15-02-2021 16:12

Moda circular: conocé la marca paraguaya de diseño que ayuda a comunidades de mujeres

Camila Orúe es la fundadora del proyecto Ancestral. La marca que da trabajo artesanal a mujeres y comunidades autóctonas de Paraguay, bajo una filosofía sustentable y una mirada a las raíces del vasto patrimonio textil del país tropical.

Bajo el lema del “Jopoi” -palabra en guaraní que significa intercambio y que caracterizó el modelo económico de los guaraníes- nace la marca Ancestral, liderada por la diseñadora paraguaya Camila Orúe. Actualmente da trabajo a mujeres artesanas de la ciudad de Carapeguá y colectividades autóctonas de distintas zonas de Paraguay.

 

Ancestral

 

-¿Cómo se gestó el camino de Ancestral?

-Cuando me encontraba estudiando en la Universidad Dinámica de Cataratas en el año 2016, decidí que mi trabajo de campo sea sobre las colectividades guaraníes que rodeaban a la zona de Alto Paraná, Santa Catarina y Carapeguá. Me interesó saber sobre su estilo de vida y modelo económico, ya que noté que dentro de su filosofía aprovechaban todos los recursos naturales, sin generar desechos. Esa manera práctica de vivir y crear, conectaba con la esencia que quería para mi proyecto de marca.

-¿Cuál es el concepto detrás de “Aovete” la primera colección de la marca?

-La colección la bautice “Aovete” –palabra en guaraní que significa la verdadera ropa- donde predominan tejidos de poyvi y encaje ju. Para el colectivo Ava Guaraní que vive en la zona de Acaraymi de la ciudad de Hernandarias en Paraguay y con quienes trabajo de cerca, la ropa cruda adquiere un valor ritualístico y simbólico.

Las prendas de Aovete hacen referencia a la cosmovisión de los Ava. Las ropas no utilizan ni cierres ni botones, ya que en la antigüedad predominaba este tipo de prendas prácticas que se adaptaban fácilmente al portador.

Me gusta la idea de que sean prendas flexibles, porque no caen dentro de una tipología restrictiva, sino que va a evolucionando de acuerdo a los cambios que se dan con el cuerpo, la naturaleza y el tiempo. Hay una lectura interesante y sostenible en crear ropas que perduren al paso de los años.

 

Ancestral

 

-¿Sienten una gran responsabilidad a la hora de trabajar con pueblos originarios?

-Existe una responsabilidad ética a la hora de trabajar con grupos indígenas. Me tomó cuatro años introducirme a las comunidades, ver su realidad y aprender su lenguaje para poder comunicarme con ellos, antes de lanzar la marca de manera comercial.

También fue didáctico, ya que yo aprendí bastante sobre sus tejidos y valor cultural. Creo que la manera más responsable de trabajar con colectividades indígenas y resignificar su labor artesanal es a través del contacto directo y el respeto a su cosmovisión.

Como marca apostamos a trabajar colaborando, transformar el proceso en un intercambio, dónde a quién se tributa sea parte y entienda el significado de todo el proyecto.

-También trabajás con mujeres provenientes de la ciudad de Carapeguá ¿Son mayormente mujeres las que se dedican a la artesanía en Paraguay?

-Algo que impulsa al ADN de Ancestral, desde una mirada feminista, es la posibilidad de dar trabajo a mujeres que se dedican exclusivamente a esta actividad. La artesanía permite que muchas de ellas puedan trabajar desde sus casas, cuidar de sus hijos y seguir generando ingresos sin tener que plantearse migrar o dejar de lado sus hogares.

Dentro de la artesanía textil de Paraguay, el 92 % de las personas que se dedican al rubro son mujeres. También se generan asociaciones de mujeres artesanas y reuniones donde se impulsan unas a otras para seguir fortaleciendo el patrimonio textil que heredaron de sus familias.

 

Ancestral

 

-A nivel comercial ¿Cuál es el reto para vender un producto de índole artesanal? 

-En Paraguay, aún cuesta que se instale el consumo de prendas artesanales, mayormente porque existe desconocimiento o termina asociándose lo artesanal a cuestiones decorativas o costumbristas.

De a poco nos vamos abriendo camino en el mercado. Eventualmente, también entendí que la exportación era un canal necesario para la marca, pero nuevamente, me encontré con limitaciones para vender a través del e-commerce, culpa de la falta de acceso a plataformas de pagos rápidos en mi país. De igual forma logramos extender nuestras prendas a otros mercados, como Tulúm, donde ha tenido una buena acogida.

-Ancestral solo tiene una colección, ¿por qué sigues explorando el universo de Aovete?

-Ancestral no solo es una marca, también me encargo de realizar exploraciones que sustenten el universo del proyecto. No quiero reducir la marca a crear colecciones todo el tiempo, sino que exista una brecha de espacio para el análisis y la funcionalidad de las prendas. 

Dar una sustancialidad teórica al proyecto Ancestral, es un componente importante - ya que desde mi visión personal-  la única manera de que exista un auge local y regional del consumo de moda artesanal es mediante la visibilización de investigaciones y textos educativos referentes al tema.

-¿Cuál es el próximo paso que te gustaría asumir con el proyecto?

-El año pasado la marca fue seleccionada para la Bienal Iberoamericana de Diseño (BID20), lo cual fue una gran satisfacción para el proyecto. La idea de aprovechar estos espacios, es una manera de seguir expandiendo toda la herencia patrimonial que existe en el país, dar cátedra del conocimiento milenario de los artesanos y abrir una brecha interesante entre moda, arte y diseño.

Como marca nos gustaría seguir habitando esos espacios, fortalecer la economía circular que creamos, buscar fondos que apoyen la investigación textil y poder exportar a más países.

 

Fotos: Nath Planas

 

 

at Matías Irala

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios