lunes 8 de marzo de 2021

SOCIEDAD | 17-04-2020 12:43

"Mi propio país me cierra las puertas en la cara"

Denise Ravera tiene 22 años y viajó a Estados Unidos para realizar un programa de Work & Travel. Hoy, está varada en Miami y no puede regresar al país.

"Llegué a Estados Unidos el 12 de diciembre con un contrato para trabajar en un resort de ski en las montañas en el estado de Vermont. Mi programa de Work & Travel finalizaba el 30 de marzo y luego tenía pensado quedarme unas semanas de vacaciones con mi novio, que aprovechaba y venía a buscarme. Cuando me enteré de que el tema de la pandemia ganaba importancia, moví mi vuelo de regreso por United Airlines al 23 de marzo, pero se fue cancelando constantemente. Tenía vuelo directo, después me agregaron una escala en Houston, días después sumaron otra en Chile y finalmente se canceló todo. Fue realmente caótico y muy angustiante. 

En ese interin los hoteles empezaron a cerrar, se anunció la cuarentena en Argentina y empecé a desesperarme, sólo quería regresar lo antes posible. Intenté comprar un ticket por Aerolíneas Argentinas, pero tenían prioridad la gente que tenía reserva con ellos y la población de riesgo, así que no tuve chances. La atención de la aerolínea fue muy mala, desorganizada, no había manera de comunicarse, debías ir al aeropuerto todo el tiempo para que te den algo de información y tampoco te ayudaban. Lamentablemente me di cuenta que me iba a quedar por mucho tiempo acá...

 

Denise Ravera varada

Tuve que usar el dinero que había ahorrado para sobrevivir en esta estadía forzada. Encontré un departamento al norte de Miami Beach, que es de una argentina (que justo está en Buenos Aires). Por suerte me facilitó las cosas ofreciéndome un precio accesible por día y la posibilidad de transferirle el alquiler en pesos en su cuenta de Argentina.  En el edificio ya hay un Covid-19 positivo, así que tengo el doble de cuidado para moverme y no sé bien cómo seguirá la situación.

Estoy en contacto con el cónsul, pero hay mucha desinformación y descontrol. Responden muy poco, hay una máquina contestadora que te pide paciencia, te mienten, se pasan la pelota, nadie se hace responsable. La desinformación es tremenda. Alguna vez me llegaron a contestar por qué no le pedía ayuda a mi familia. El consulado de allá está desorganizado y colapsado. 

También te puede interesar: Coronavirus: una pareja australiana se casó y contagió a 42 de sus invitados

Mis seres queridos están preocupados y viendo en qué me pueden ayudar. Los primeros días fueron muy pesados y confusos; pasadas las semanas empecé a tomarme todo con más calma. Lo que más me enoja es como tu propio país te cierra sus puertas en su cara. Cualquier persona que se entera lo que estoy pasando de otras nacionalidades no pueden creer el trato que nos dan. Mismo Perú, que no es un país potencia, se organiza perfectamente con sus ciudadanos acá y los ayudan, les reparten comida. Uno siente que no puede hacer nada y es muy triste.  No somos prioridad del Estado, así que hay que tener paciencia".  

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios