miércoles 25 de noviembre de 2020

MODA | 03-11-2020 21:07

El cambio de look de Melania Trump: rotunda apuesta por la sobriedad

La actual primera dama es quien más ha modificado su vestuario en este tramo final de la campaña por la batalla presidencial.

Nos dicen que lo que nos ponemos para trabajar marca una gran diferencia en cómo nos ven. Y, si eres la primera dama de Estados Unidos, ese adagio se amplifica. Melania Trump ha sufrido un cambio de imagen radical desde que Donald Trump decidió postularse para la presidencia del país. 

Atrás quedaron las lentejuelas, las colores dramáticos, los vestidos que dejaban al descubierto el muslo y los escotes pronunciados. Hoy, convertida en una figura política de gran relevancia, la ex modelo de origen esloveno prefiere un vestuario mucho más conservador y elegante.

Melania Trump
Junto a Akie Abe, mujer del ex primer ministro japonés.

Sus diseñadores de cabecera incluyen Ralph Lauren, Dolce & Gabbana y Michael Kors. La sofisticación sigue siendo la clave, pero más pulido y arreglado que en la década pasada. Ella es, le guste o no, una figura tan relevante como la duquesa de Cambridge o la reina Letizia (con permiso de ambas).

Con un peinado y un semblante inalterables (podemos contar con los dedos de una mano el número de veces que le hemos visto sonreír), el estilo de la mujer del presidente de Estados Unidos siempre tiene un elemento en común: el precio de las prendas. 

Melania ha dado en el blanco para no pasar nunca desapercibida con un estilo que peca de sofisticado, pero nunca de aburrido.

También te puede interesar: Ambición, secretos y simbiosis con Trump, todo sobre la nueva biografía de Melania

 

En plena pandemia mundial y con la presión del voto anticipado por correo, Joe Biden y Donald Trump se baten en una guerra con un único vencedor y un tenso estado emocional propio de la legislatura de Trump y su "Make America Great Again", algo que ha derivado en una gran crisis de valores que no veíamos desde los tiempos de Martin Luther King.

"Ahora sí hubo un debate", fue el consenso de los medios de comunicación americanos con el ojo puesto en el segundo y último debate presidencial del 23 de octubre. Hoy, 12 días después de aquel encuentro final entre los dos candidatos, la batalla dialéctica y política ha entrado en su recta final.

Millones de estadounidenses se desplazarán hasta su centro electoral más cercano para ejercer su derecho a voto, el más controvertido, ajustado e inequívoco en toda la historia de Estados Unidos.

De Marie Claire España

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios