miércoles 27 de enero de 2021

MODA | 30-11-2020 15:00

Animal print: la historia del estampado que nunca pasa de moda

Divide opiniones y regresa cada cierto tiempo para acaparar las tiendas y redes sociales.

Hoy en día, no solo los estampados clásicos como el leopardo y el tigre se pusieron de moda: los patrones de cebra, vaca y serpiente también están ganando impulso entre las celebridades, pero esta no es su primera ola de popularidad. El animal print sin dudas volvió para quedarse. 

Las pieles de animales han formado parte de la vestimenta de los seres humanos prácticamente desde siempre, ya sea para protegerse del clima, demostrar estatus o simplemente por moda, pero su uso se popularizó a partir del Siglo XX.

Una breve historia del animal print:

En general, la moda femenina comenzó a ser más provocadora en los años 20, cuando las mujeres reclamaban prendas más versátiles y atrevidas que les permitieran mayor movilidad y libertad.

Los dobladillos se elevaron, las siluetas dejaron de ser tan rígidas y los estampados comenzaron a aparecer por doquier, incluyendo el animal print.

Animal print, el estampado que nunca pasa de moda

Una década después, en los años 30, el animal print conquistó a estrellas de cine como Carole Lombard, Marlene Dietrich, Bette Davis y hasta la mismísima Dolores del Río.

Animal print, el estampado que nunca pasa de moda

Adiós excentricidad, adiós animal print

Durante la II Guerra Mundial (1939 – 1945) la moda fue golpeada por la realidad de una sociedad que debía apegarse a la austeridad y mujeres que se integraban a la fuerza laboral para sostener sus hogares, así que perdimos de vista este estampado por un buen rato.

Pero el glamour resurgió alrededor de 1947 con el llamado “New Look” de Christian Dior, quien incluyó el estampado de leopardo en múltiples diseños suyos y lo popularizó nuevamente.

Animal print, el estampado que nunca pasa de moda

Para los 60 ya no eran solo las divas de Hollywood como Ava Gardner y Marilyn Monroe quienes usaban el estampado animal, sino también figuras como la Primera Dama estadounidense, Jackie Kennedy; la actriz convertida en princesa de Mónaco, Grace Kelly, y la modelo y socialité Edie Sedgwick.

Durante los 70, el animal print dejó de ser tan popular por los esfuerzos del movimiento ambientalista contra la explotación de las pieles.

Ese alejamiento del mainstream convirtió el animal print en un aliado perfecto para subculturas que buscaban ir contra la norma, como los punks, quienes lo combinaron con estoperoles y telas tipo escocesas, o la movida del glam rock, que lo elevó con plumas, botas de plataforma y mucho glitter.

Animal print, el estampado que nunca pasa de moda

A principios de los años 90s, gigantes de la moda como Azzedine Alaïa y Gianni Versace los convirtieron en protagonistas de sus colecciones; mientras que, para finales de la década, estrellas como las Spice Girls, Destiny’s Child, Lil Kim o Shania Twain no dudaron en llevarlo en sus presentaciones y videoclips.

Y así fue que el mainstream se animó, una vez más, a sacar los estampados animalescos.

El animal print ya dejó de ser un estampado de “tendencia” y podemos considerarlo un básico que se renueva cada temporada. La mayoría de las piezas son fabricadas con materiales sintéticos en rechazo a la explotación de las pieles. 

 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios