viernes 18 de septiembre de 2020

SOCIEDAD | 14-08-2020 12:30

Día de la infancia: la importancia de los juguetes sin género

Los prejuicios pueden alejar a las personas más pequeñas de la familia de sus verdaderos intereses y limitar sus oportunidades de desarrollo.

Se escucha mucho hablar de “estereotipos”, y es importante entender bien a que nos referimos cuando hablamos de los mismos. Los estereotipos son creencias populares, que una sociedad determinada va construyendo, y hablan de las características, atributos, funciones, que caracterizan a determinado grupo social. Generan una sensación de pertenencia, ya que identificarse con los estereotipos dominantes de cierto grupo, constituye una manera de permanecer integrado en él. 

Pero es a raíz de estos estereotipos, como también se construyen prejuicios, entendidos como creencias de carácter negativo, en relación a ese grupo social. Esos prejuicios dan lugar a discriminación y violencia, al entender lo diferente como algo negativo. Si bien en la actualidad existen muchos movimientos en relación a la equidad, aún queda mucho por hacer.

Juguetes sin género: por qué es importante romper con los estereotipos

Los estereotipos de género tienen que ver puntualmente con lo relacionado a hombres y mujeres, actitudes, creencias, gestos, actividades, colores, etc. que se asocian en mayor medida con lo que cada sociedad considera femenino o masculino. Así prefiguran roles, actividades, y también limitaciones. Se adquieren a lo largo de la socialización.

La misma muchas veces moldea expectativas diferentes para hombres y mujeres. Creencias, emociones, que se aceptan o no según lo esperado y esperable. Esos valores dominantes se transmiten, impactando no solo en los sujetos, sino también en la construcción de relaciones entre las personas, y se terminan interiorizando. Se presupone entonces a los hombres la actividad, la fuerza, el movimiento, entre otros rasgos y para las mujeres la emoción, sumisión, empatía. Así es como muchas veces, dan lugar a la discriminación, entendiendo las diferencias como desigualdades.  

Juguetes sin género: por qué es importante romper con los estereotipos

Desde la infancia, los adultos van marcando el camino: que se espera, que se puede, y que no. Esto muchas veces no es consciente, no quiere decir que busquen educar en la desigualdad, pero al ser conductas tan naturalizadas, se transmiten sin tomarlo en cuenta.

Todos hemos escuchado alguna vez frases como “llorar es de nenas”, “pórtate como un hombre”, entre otras. Lo mismo suele ocurrir con la distribución de tareas domesticas y de crianza. La escuela y la literatura infantil  también muchas veces reproducen estos estereotipos.

Pensando puntualmente en los juegos y juguetes, es importante señalar que los mismos no deberían tener género, es decir, hablar de juguetes de nene o de nena. Si bien actualmente es más habitual ver a una nena jugando a la pelota o a un varón con una cocinita, esto en muchos casos todavía sorprende, dejando ver cómo, lo que debería ser natural, no lo es.  Son varias las jugueterías en las cuales aún encontramos los juguetes separados en sectores rosas y celestes (otro estereotipo en relación a los colores considerados de nena o nene).

Juguetes sin género: por qué es importante romper con los estereotipos

Se observa cómo, en muchas oportunidades, somos los adultos quienes tenemos prejuicios, que surgen en relación a los estereotipos antes descriptos. Estos prejuicios pueden alejar a los niños de sus verdaderos intereses y limitar sus oportunidades de desarrollo. Al borrarse estos límites, surgen espacios donde los más pequeños pueden jugar con diversos juguetes, más allá del género.

Es así como los estereotipos de género son limitantes de expresión y creatividad. El nene al cual solo se le ofrece jugar con autitos y la nena que lo hace solo con muñecas, se pierden la posibilidad de elegir, investigar, imaginar y jugar con libertad. El juego debe ser natural y no impuesto, jugar con lo que prefieran sin distinciones, si solo se les ofrece determinados juguetes se inhiben sus capacidades.

La diversidad de juego en cambio, enriquece a los niños, en un mundo en el cual tanto hombres como mujeres pueden trabajar, manejar, cocinar, cuidar a sus hijos, etc.

Dia del Niño

Entonces, jugar con libertad y sin prejuicios es ideal para que los niños y niñas puedan incursionar según lo que necesiten y los divierta. Los juguetes no tienen género, sino que los adultos tenemos prejuicios. No son de nene ni de nena, son para jugar, y jugar es un derecho, que trasciende las categorías de género.

Considero fundamental tener presente que los estereotipos que sostienen y reproducen las desigualdades basadas en el género, son construcciones producto de una socialización determinada, y no de la naturaleza, es decir, que se aprenden.

Por lo tanto, se pueden desaprender. Y eso es lo que hay que promover: identificar esos estereotipos, desarmarlos, deconstruirlos, y presentar otros modelos, para construir una sociedad más justa y menos violenta.

Acompañar a esta generación para un desarrollo más abierto, inclusivo y respetuoso por la diversidad, es nuestro desafío como adultos.

***

Eliana Tornatore es Psicoanalista y se desempeña como Profesional de apoyo a la integración escolar 

at Eliana Tornatore

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios