domingo 20 de septiembre de 2020

LIFESTYLE | 12-08-2020 07:52

Día del niño: ¿por qué el juego también es asunto de adultos?

De cara al Día del niño una especialista recalca la importancia del juego entre los más chiquitos.

Jugar en familia nos permite compartir un momento divertido con personas de diferentes generaciones donde los niños, jóvenes y adultos podemos jugar, encontrarnos y descubrirnos. Jugar juntos nos encuentra, es un espacio de común- unión donde todos somos parte.

Para poder jugar y divertirnos tenemos que querer jugar. Sumergirnos en esa gran experiencia con el cuerpo, la mente y el espíritu.  Los chicos tienen un gran radar lúdico y muchas veces se quejan con los adultos porque no están jugando y ellos les responden como si estoy acá sentado con las cartas, pero detectan que estamos solo físicamente. Por eso nos invitan a jugar, a hacer ese paréntesis y disfrutar con ellos de estos grandes momentos.

 

También te puede interesar: Cómo reconectarte con vos misma, pero de manera digital

 

También los adultos nos beneficiamos del juego y debemos permitirnos disfrutar de ese momento, conectándonos con nuestro niño interior, jugar nos recrea, nos abre la puerta a la creación, a que surjan nuevas ideas. Ideas que, luego, podemos poner en práctica en nuestra vida diaria y laboral. La  propuesta es jugar sumando diversión y aprendizaje. Los juegos son divertidos, cortos y ágiles e incentivan el desarrollo de las múltiples habilidades motivándote a superarte, seguir aprendiendo y jugando.

 Al jugar comparten ese espacio donde se hacen amigos, se conocen y aprenden a aceptar y compartir con otros que juegan de diferente manera y ritmos. Y vamos aprendiendo a desarrollar maneras más asertivas de comunicación, ya que cuando no lo hagamos seguramente va a surgir un conflicto a solucionar. Para poder jugar cada uno tiene que ser tolerante ante las diferencias. Jugar con otros, ya sea familiares o amigos, nos plantea desafíos sociales, emocionales y cognitivos. Si bien muchas veces se pone la mirada en el resultado no hay que perder de vista que el fin del juego es la inclusión, que todos juguemos mientras dure ese juego y entender que todos estamos jugando y que el fin es pasarla bien.

 

 

Cuando jugamos solemos perder la noción del tiempo ya que estamos inmersos, con toda nuestra atención puesta en el juego. Es por eso que aprenden jugando, porque están involucrados de manera activa en ese juego.  Y estos juegos, aunque los juegues varias veces, son inciertos, lo que sucede es único, impredecible y eso es lo que los motiva a los chicos a seguir jugando. También sus ganas de superarse y mejorar las estrategias hacen que quieran aprender.

Es importante que los adultos rescatemos el valor del juego y les ofrezcamos a los niños (y a nosotros también) en todos los contextos su derecho a jugar y a tener tiempo y espacio que los invite a hacerlo.

Rita Marini, creadora de Atir Aprender Jugando

at Rita Marini

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios