jueves 29 de octubre de 2020

DISEñO LATINOAMERICANO | 14-10-2020 14:30

Conocé los accesorios que reivindican el empoderamiento de la mujer afrodescendiente

Una argentina y un sudafricano le dan vida a "African Eyes", la firma que propone joyas y piezas artesanales hechas con cuerdas de navegación.

A priori, la moda siempre se ve asociada a grandes capitales como París, Milán, Nueva York o Londres. Sin embargo, otros puntos del mundo comenzaron a pisar fuerte en esta materia. Es así como el continente africano comenzó a posicionarse entre los spot de referencia e impulsó a varios de sus creativos a que salieran a conquistar al mercado global. 

De hecho pocos tienen presente que Yves Saint Laurent nació en Argelia o que Alber Elbaz, Director Creativo de Lanvin por 14 años, nació en Marruecos. Dos figuras que sin lugar a dudas han plasmado en sus trabajos las influencias étnicas de su cultura.

African Eyes


La empresaria y emprendedora, Precious Moloi-Motsepe, es quien está detrás de African Fashion International, la organización cuyo propósito es impulsar y promover la moda de este continente a nivel mundial.

Con base en Sudáfrica, se enfoca en fomentar el sentido de emprendimiento entre los jóvenes creativos y dispone de tres plataformas para que los diseñadores den a conocer su trabajo; Cape Town Fashion WeekJohannesburg Fashion Week y AFI Privé, una boutique propia en un centro comercial donde se comercializa el trabajo conjunto entre diseñadores y artesanos africanos.

En este contexto de pasión que tiene África en torno a la industria de la moda, surgió "African Eyes", un proyecto de joyería, accesorios y diseño contemporáneo que crearon en 2016 Edwin Konde -diseñador y joyero contemporáneo nacido en Zimbabwe- y Laura Efron -historiadora y joyera contemporánea nacida en Argentina- cuando formaron su familia viviendo en Sudáfrica.

Compañeros, socios y pareja, en su firma pudieron converger inspiraciones y experiencias de ambos territorios. Un resultado que además reivindica el origen afro en todo su exponencial sin perder lo más tradicional de este ADN y sin dejar de lado la modernidad de dicho continente.

African Eyes

Este proyecto conjunto se materializa en objetos de diseño realizados en cuerdas: cuentan con mucha flexibilidad, brindando la posibilidad de cambiar sus formas y adaptarse. Una premisa que sin lugar a dudas habla de un contexto en el que abundan las historias de vida en las que se exponen vulnerabilidades sociales y las experiencias migratorias.

Sin embargo, en "African eyes" se le da vida a los diseños sin perder la alegría, que se refleja en las explosiones de color y paletas vibrantes. Esta pareja de joyeros diseña inspirada por y para las mujeres "reales", coloridas, fuertes, orgullosas de ser como son.

Sus creaciones fueron exhibidas en NYNow e IFAM, en los Estados Unidos y en muchas otras ferias internacionales. Al mismo tiempo, sus piezas se pueden encontrar en Fotografiska Museum, Nueva York,  Tropen Museum, Amsterdam y en muchas boutiques alrededor del mundo.​

Instalados ahora en Buenos Aires, hablaron con Marie Claire sobre su propuesta de joyería, que podría definirse como disruptiva, funcional y durable.

African Eyes


¿Por qué eligieron el nombre "African-eyes"?

El nombre del proyecto lo eligió Edwin Konde cuando pensaba y soñaba con tener un proyecto propio y no trabajar más en dependencia para otras compañías de diseño.

Por un lado, el nombre hace referencia a la idea de producir diseños a través de una mirada africana, con ojos africanos. En ese sentido, el nombre pone en la mesa la idea de que el diseño africano no es sólo "tradicional" y/o exótico.

También puede ser contemporáneo, moderno y cosmopolita. Por otro lado, al pronunciar las palabras, se puede jugar con la idea de "africanize", una palabra que no existe, pero que sería como el verbo de "africanizar".

Una vez más, el significado se asocia con el empoderamiento negro, la imagen y el protagonismo de África.

¿Cómo decidieron comenzar a trabajar juntos?

Nuestro proyecto comenzó de una manera poco prevista. Yo estaba viviendo en Ciudad del Cabo hacía algunos meses. Durante mucho años había estudiado joyería contemporánea en Buenos Aires con Jorge Castañón. Pero había dejado para poder dedicarme a pleno a la Historia. Es así que me fui a Ciudad del Cabo a hacer un Doctorado.

Edwin era amigo de una amiga mía. Natalia nos presentó en su fiesta de despedida (se volvía a Brasil) justamente porque sabía que ambos amábamos la joyería y la producción artesanal. Lo que comenzó como una charla informal en una noche de verano, se transformó en un proyecto conjunto de diseño y rápidamente de amor...

Podríamos decir que con African Eyes también nació nuestra familia. O mejor dicho, African Eyes es nuestra familia y viceversa...

¿Cómo es la dinámica del diseño de estas piezas artesanales? 

La empresa comenzó a funcionar en Buenos Aires hace tres meses y estamos produciendo a mano solamente Edwin y yo. Por el momento, en el contexto actual, estamos produciendo para la venta al público. Anteriormente vendíamos también mayorista a tiendas boutique y museos internacionales. Teníamos dos empleados y producíamos entre 450 y 600 piezas al mes.

El objetivo actual es asentarnos en Buenos Aires y volver a vender internacionalmente y a nivel local. Si bien buscamos tener una producción que permita vender a tiendas, al ser productos hechos a mano, priorizamos la calidad por sobre la cantidad. 

Trabajamos en un taller en casa. En general los diseños los pensamos y realizamos juntos. Luego, Edwin que es el gran experto, produce las piezas. Las terminamos y examinamos juntos. Y yo quedo a cargo de los vínculos con el público, las entregas, las redes sociales, etc.

¿En qué se inspiran a la hora de realizar las piezas?

 Para nosotros es importante que nuestros productos cuenten historias. Muchas veces nos inspiramos en la idea de mujer que nos gustaría promover: mujeres reales, con cuerpos, historias. Mujeres que son lindas porque simplemente viven sus vidas de manera cotidiana.

Es por eso que nuestras piezas son contundentes y llamativas pero al mismo tiempo son súper resistentes, flexibles, maleables, lavables. Se puede crear algo elegante y que no sea frágil. Así vemos a las mujeres en general y así queremos que se sientan al usar nuestros diseños.

African Eyes

¿Qué técnicas usan para armarlas? 

Tenemos dos técnicas principales. Por un lado, el trenzado de hilos. Es un trenzado muy conocido en general ya que se usa para diversos productos y elementos. Edwin aprendió esta técnica cuando era joven y todavía vivía en Harare, Zimbabue, con su tío.

Por otro, el cuchillo eléctrico. Este cuchillo se usa generalmente para cortar cuerdas. Luego de años de trabajar cortando cuerdas para otras compañías, Una vez que creamos nuestro emprendimiento independiente, Edwin se emprendió en un camino de descubrimientos de nuevos usos de esta herramienta.

Y nos preguntamos, ¿y si en vez de cortar las cuerdas las moldeamos y "soldamos" entre sí con el cuchillo? Las cuerdas de navegación tienen gran resistencia a la tracción, al agua, al sol, a la intemperie, etc... y al mismo tiempo son súper flexibles. Al soldarlas entre sí, pudimos realizar nuevos diseños con curvas, texturas, tramas, etc.

¿Cómo definirían a la marca? ¿Cuál es su diferencial?

Somos una marca de diseño y arte con cuerdas de navegación. Buscamos producir piezas de alta terminación y alta calidad. Al mismo tiempo, el objetivo es producir joyas, carteras, alfombras, que sean lavables, flexibles, moldeables y resistentes. Creo que ese es nuestro diferencial: uno puede tener una pieza de joyería alternativa, llamativa, provocativa y que a la vez sea interactiva (en muchos casos la idea es que puedas jugar con las formas de los aros, pulseras, collares, carteras y que puedas cambiarlos y elegir cómo usarlos), lavable y resistente.
 

¿En qué específicamente creen que está presente la fusión argentina-africana en la marca?

Creo que la fusión es entre nuestras tradiciones y miradas del mundo,  ello se refleja en las combinaciones de materiales y colores. En las formas y formas de uso.

La globalización y las nuevas tecnologías suponen nuevos mercados para marcas alrededor del mundo: ¿Cómo se vio beneficiada Afrian Eyes con esto?

Durante los últimos años, viviendo en una ciudad cosmopolita como es Ciudad del Cabo, logramos conectarnos con diseñadores, museos y tiendas de Europa, EEUU y América Latina. Pudimos viajar dos veces a EEUU para participar de mercados (International Folk Art Market, en Santa Fé, Nuevo México) y exhibiciones (NYNow en Nueva York).

Pudimos conectarnos con gente de distintas partes del mundo y eso nos enriqueció no solo en términos de conocimientos artesanales y de diseño sino también a nivel personal. Entablar vínculos con otros pequeños emprendimientos artesanales de lugares remotos es inspirador.

¿Cuál es el próximo paso para la marca?

En la actualidad estamos muy focalizados en establecernos en Buenos Aires y en el mercado local, darnos a conocer e interactuar con otros emprendimientos locales. Este es el objetivo para lo que queda de este año.

A futuro, la idea es volver a participar en exposiciones, exhibiciones y mercados internacionales y volver a Sudáfrica para mantener el diálogo y los vínculos con nuestro público sudafricano.

African Eyes

 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios