miércoles 30 de noviembre de 2022

BELLEZA | 01-08-2022 08:02

Grasse: descubrí el lugar donde se cosechan las rosas de mayo de Chanel

La rosa de mayo es uno de los acordes esenciales de la mítica fragancia Chanel Nº5. Viajamos a Grasse a conocer cómo nace este perfume único.

El color de las rosas invade durante el mes de mayo los campos de Chanel. Pero no sólo ese tono tan característico forma parte del paisaje, sino también un aroma único que acompaña al que recorra los famosos campos de rosas de la firma en la localidad de Grasse (región de Provenza, Alpes Costa Azul). Así lo dijo la mismísima actriz Marion Cotillard -última y actual embajadora de Chanel Nº5- cuando los visitó: “El perfume es inmediato, potente y te envuelve por completo”.

Son 30 hectáreas en las cuales se cultiva, cosecha y fabrica el extracto de la rosa centifolia, uno de los acordes más importantes de la composición de la fragancia Chanel Nº5. Esta variedad existe desde el siglo XIX, y se la denominó así porque en ese entonces tenía cien pétalos, hoy en día posee 50 y crece solamente en esta región francesa durante el mes de mayo, específicamente durante 3 semanas. Es por eso que en los Champs de Chanel trabajan esos 21 días para aprovechar al máximo este regalo de la naturaleza. La zona es especial porque está a pocos kilómetros del mar Mediterráneo, por un lado, y cerca a los Alpes por el otro, eso convierte que los campos tengan un clima ideal para sembrar muchos tipos de flores. 

Rosas Grasse Chanel

Según cuentan los expertos apenas sale el pimpollo hay que esperar el día indicado en que se abre la flor totalmente, ese proceso se desarrolla desde el alba hasta el mediodía y se realiza todo a mano. Ese es el momento ideal para arrancar la rosa y transportarla inmediatamente en bolsones a la fábrica (que está a pocos metros de las plantaciones) para aprovechar al máximo la frescura y extraer el mejor aroma posible. Según cuentan los encargados se necesitan 400 kilos de rosas para crear un kilo de la materia prima que después será absoluto de rosa de mayo. Luego de que se acopian las flores en grandes tinas de acero, se procesan las plantas y se convierten los pétalos en líquido, que luego es transformado en una especie de cera, que una vez más volverá a ser líquida para lograr un perfume icónico. Este proceso final no sucede en Grasse, sino en los laboratorios de la maison en Neully-sur-Seine.

Son 30 hectáreas en las cuales se cultiva, cosecha y fabrica el extracto de la rosa centifolia más conocida como rosa de mayo. 

COMIENZA LA HISTORIA

En 1921 Gabrielle Chanel junto al perfumista Ernest Beaux viajaron a Grasse para encontrar los acordes perfectos para la primera fragancia de la casa de moda. Desde ese entonces existen los campos de Chanel en Grasse. La marca se asoció en 1987 con el mayor productor de flores de la región, la familia Mul para garantizar un futuro duradero para el patrimonio de la perfumería.  La familia lleva cinco generaciones dedicando todos sus esfuerzos para proteger este cultivo de plantas para perfume de una calidad excepcional. Un patrimonio legendario, heredado de su bisabuelo, que Joseph Mul preservó para transmitirlo de padres a hijos, como ocurre también con la familia de perfumista Polge. Hoy, Olivier Polge (hijo de Jacques) es el maestro nariz de la maison de 2015, creador de fragancias como Bleu en sus tres versiones y Nº5 L´Eau. 

Rosas Grasse Chanel
La familia Mul trabaja hace décadas en los campos y es la encargada junto a Chanel de la producción de las flores. 


En colaboración con la firma, la familia Mul nunca dejó de mejorar las técnicas de cultivo siguiendo el modelo de la agricultura sostenible y sin riesgo de agotar las posibilidades que ofrece la tierra. Es más, desde hace tres años están probando un sistema de música que protege a las rosas de las plagas de hongos. Suenan ciertas notas instrumentales con ciertas frecuencias y acordes en diferentes momentos del día que generan un efecto en las proteínas de los hongos y permite que no sigan reproduciéndose. 
Los campos de Chanel fueron declarados Patrimonio Intangible Mundial por la Unesco. Durante los otros meses del año se cosechan jazmines, nardos, iris y geranio y todos se utilizan para componer los deliciosos perfumes de Chanel

Rosas Grasse Chanel

ADN DE UN ÍCONO

Cocó Chanel: “¿Cuál es la flor más rara y preciosa para la creación de un perfume?”.
Ernest Beaux: “El jazmín”.
Cocó Chanel: “Entonces sumala algunas otras más”.

Esta es una parte del diálogo que tuvieron Gabrielle Chanel y Ernest Beaux en los campos de Grasse cuando viajaron a crear el Nº5, sin dudas una de las fragancias más icónicas de la historia de la perfumería. En 2021 cumplió 100 años y está más vigente que nunca. Su jugo está compuesto por Ylang Ylang, aldehídos y nerolí, sus notas de corazón son de jazmín y rosa de mayo; y sus acordes de base contienen vetiver y vainilla. “El perfume tiene una especie de misterio, en su abundancia, su riqueza, es como una voz tremendamente poderosa. Me parece que, cuanto más tiempo pasa, más se destaca la originalidad de la fragancia”, cuenta el nariz Olivier Polge. En tanto, Marion Cotillard resume perfectamente el espíritu del Nº5: “Mi madre me lo hizo probar y me dijo: Esta es la esencia del estilo francés”. 

 

Fotos: Diego Armando Mendoza.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios