miércoles 5 de octubre de 2022

BELLEZA | 10-02-2022 10:00

El clima y la piel: una relación determinante para saber cómo cuidarla

Playa, sierra, montaña, cataratas o ciudad. Cada rincón de la Argentina cuenta con variadas condiciones climáticas que hacen que tu piel se comporte de manera diferente. Conocé cómo impactan y qué hacer para protegerla.

Viento, sol, frío, humedad, calor. Tantos factores a los que estamos expuestos pueden marearnos y hacernos dudar sobre cómo cuidarnos de cada uno de ellos. ¿A qué tenemos que estar atentos? ¿Cuáles son las señales de alerta y cómo podemos prevenir daños? Para que sepas cómo cuidar tu piel siempre recomendamos que primero hagas una consulta con un profesional, que tendrá en cuenta el color y tipo de piel. 

Sabemos que en la piel clara el efecto del sol se manifiesta más rápido, pero las pieles oscuras también sufren daños. El tipo de piel puede ser normal, grasa, mixta o seca. Con un diagnóstico correcto vas a saber en profundidad cuál es tu tipo y sus características para que la cuides y adaptes a tu tratamiento.

Tips infalibles para cuidarte la piel en verano

Una forma rápida de darnos cuenta qué necesita nuestra piel, en diferentes ambientes climáticos, es reconocer las luces de alerta. En el clima cálido y húmedo la primera luz roja que se enciende es la del incremento de la oleosidad, la sensibilidad e irritación.

Este clima, característico de Misiones y otros sitios del Litoral, provoca una activación de las glándulas sebáceas y aumenta la producción de sudor, lo que puede causar irritación en la piel y hacerla más sensible al sol y a la aparición de imperfecciones. En contrapartida, la higiene profunda, que elimine restos de oleosidad e impurezas, y la hidratación, con productos de texturas suaves que aporten agua, darán la luz verde a una piel sana.

Mantener tu piel hidratada y luminosa es posible

Tener siempre a mano una loción para refrescarte en cualquier momento y lugar te va a ayudar a mantener la hidratación. No olvides elegir el protector solar que por textura se adapte mejor a tu piel, puede ser una emulsión liviana o fórmulas que evitan la sensación de oleosidad.

En ambientes áridos y secos, la luz roja de nuestro semáforo climático se da por la sequedad extrema, la aspereza y pérdida de elasticidad. Es que, con menor humedad ambiente, más vientos y marcadas amplitudes térmicas, en regiones como Mendoza y algunas zonas de la Patagonia, la piel se deshidrata y se refleja en la aparición de arrugas y líneas de expresión, y puede provocar irritación.

Mantener tu piel hidratada y luminosa es posible

¿Y la luz verde? Nos la dará limpiar el rostro cuidando el equilibrio de la microbiota y la hidratación profunda. Para el primer paso los productos que contienen prebióticos, que hidratan y equilibran la flora microbiana de la piel son los indicados. Para humectar e hidratar, son ideales los productos que ayuden a retener agua y que aporten lípidos para equilibrar la piel. Tampoco te olvides de llevar una loción para reforzar la hidratación y utilizar un protector solar más emoliente que, además, contenga activos nutritivos como el Aceite de Argán.

¿Qué sucede en el clima océanico? 

Alerta roja para la brisa, que impide percibir el exceso de calor y que además carga el aire de sedimentos. Las buenas prácticas que podemos seguir para contrarrestar esto son: elegir productos suaves e hidratantes para la limpieza y para hidratar utilizar antioxidantes que reparen y contrarresten los efectos del sol. Indispensable aplicar el protector solar que mejor se adapte a tu piel por su textura y protección.

Llegamos a la ciudad y su gran luz roja es sin dudas la polución, una condición que afecta a la mayoría de las grandes urbes. Las partículas que están en el aire se acumulan en nuestra piel y obturan los poros. Semáforo verde en la ciudad: productos detox, que liberen la piel de estos contaminantes.

piel

Sin importar el lugar que visites o el clima al que te expongas, no está de más recordarte que el sol, si bien nos llena de energía y nos da vida, es el factor que más compromete la salud de nuestra piel. Se recomienda que la exposición diaria sea de 10 a 15 minutos en franjas horarias donde la radiación es baja (de 8 a 10 o de 17 a 19). Esto es sumamente beneficioso porque nos ayuda a fabricar vitamina D.

Como vimos, los factores climáticos afectan a tu piel, por eso es importante conocerlos para lograr una rutina efectiva, así como también es necesario cambiar las texturas y beneficios de los productos cosméticos cuando viajamos a lugares donde el clima es diferente al cual estamos acostumbrados.

Natalia Achitte, Técnica en Dermatocosmiatría y Esteticista Corporal, Capacitadora Profesional Lidherma, recomienda:

En el clima cálido y húmedo: Brumissage Post Solar 
En ambientes áridos y secos: Skinbioma Micellar Water y Protector Solar UVA Plus SPF 50
En el clima océanico: Radian C Brightening Serum 
En la ciudad: la línea Detoxify 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios