sábado 18 de septiembre de 2021

SOCIEDAD | 16-04-2021 10:02

Victoria Cole: “La publicidad tiene una deuda con la sociedad”

Llegó al mundo de la publicidad en los dorados años 90 cuando todo era lujo y… machismo. Pero eso no la amedrentó: la empoderó para abrirse camino. Es CEO de Wunderman Thompson Argentina y encabeza un movimiento que busca desterrar los estereotipos de género.

Victoria Cole: “La publicidad tiene una deuda con la sociedad”

Llegó al mundo de la publicidad en los dorados años 90 cuando todo era lujo y… machismo. Pero eso no la amedrentó: la empoderó para abrirse camino. Es CEO de Wunderman Thompson Argentina y encabeza un movimiento que busca desterrar los estereotipos de género.

En tiempos de pandemia, reunirse para concretar una entrevista cara a cara es especial. Pero más aún es recorrer los pasillos desiertos de una empresa por los que, en días normales, caminan 480 personas. La nueva normalidad obliga a readaptarse y nada, o casi nada, es lo que era. En especial para quienes trabajan con la comunicación y la publicidad. Victoria Cole es Licenciada en Comunicación Social por la Universidad del Salvador y CEO de la agencia de publicidad Wunderman Thompson Argentina. Directa en sus respuestas, empática y comprometida con su trabajo, su equipo y la sociedad, dio sus primeros pasos en Ratto, BBDO, Ogilvy y Publicis. A lo largo de los 30 años de carrera, trabajó en México, se convirtió en madre de los mellizos Manuel y Agustín, de 22, fue elegida Women to Watch en 2016 y, el año pasado, fue seleccionada como una de las 100 “Heroes Women Role Model 2020” por Yahoo Finance, por su liderazgo y su trabajo por la inclusión y la defensa de las mujeres en los negocios. Amante de las plantas y las caminatas al aire libre, en pareja con Mariano, trata de meditar a diario para controlar su ansiedad pero, lo que no reemplaza por nada del mundo son las salidas con sus amigas.

Victoria Cole: La publicidad
“Si con nuestro trabajo de comunicación pudimos cambiar hábitos de limpieza, ¿por qué no lo podemos hacer con otros aspectos culturales?”

-Estudiaste Comunicación Social…¿cómo fue el paso al mundo de la publicidad?
-Estudié en una facultad privada y tenía que pagarme la cuota. Por eso, trabajaba en paralelo dando clases de inglés en un jardín de infantes, porque cursé el secundario bilingüe. Un vecino me avisó que en la agencia Ratto estaban buscando gente para una pasantía no rentada, le di mi CV impreso y entré. Por suerte, después me tomaron efectiva y ahí empezó todo.
-Eran los 90, los años de oro de la publicidad, ¿cómo se vivían por dentro?
-Sí, era la época dorada, muy Mad Men, mucho glamour, roles estereotipados y grandes campañas, impensado en estos tiempos. De hecho, como en la serie, me tocó servir whisky a los creativos, lo tenían escondido entre unos biblioratos. Yo era trainee y necesitaba trabajar, hoy cuento estas historias y no lo puedo creer, pero era así. Lo peor es que en ese momento no me parecía mal.
-Para afuera todo era brillo, pero por dentro no sería nada fácil...
-Era un ambiente súper machista. Se vivía como algo natural. Me pasó que me tiraran las hojas de una presentación al piso porque consideraban que estaba mal. Lo tomaba como que las cosas me costaban más no por ser mujer, sino porque estaba aprendiendo. He llorado en baños, pero al mismo tiempo necesitaba la plata, tenía que colaborar en mi casa y renunciar no estaba en mis posibilidades.
-Sos mamá de mellizos, ¿cómo te organizaste para seguir con tu carrera profesional?
-Cuando los mellizos tenían cuatro meses, por una fusión de empresas, empecé a trabajar en Ogilvy. Por esos tiempos pensaba “qué mala madre soy”, porque dejaba a mis hijos, sentía mucha culpa. No existía el trabajo remoto, no había posibilidad, pero planteé irme más temprano, por ejemplo, y me dieron una computadora para llevarme a mi casa, que era algo totalmente inusual. Me hice lugar para los dos mundos, tuve jefes más o menos comprensivos, pero fui acomodándome.
-¿Seguís notando el desequilibrio entre hombres y mujeres en el mercado?
-En la industria publicitaria es tremendo. Por suerte, cada vez hay más mujeres en puestos de liderazgo, más CEO´s, pero el ámbito de la creatividad en la industria de la publicidad sigue siendo algo difícil. Y no creo que tenga que ver con que la mujer sea más sensible y el hombre, mejor negociador.

Victoria Cole: La publicidad
“Tantos años vendiendo piernas de mujeres perfectas o parejas felices no reflejan la realidad, y por eso pido perdón, porque participé de esa época.”


-¿A qué lo atribuís?
-El hecho es que no haya mujeres en creatividad pienso que tiene que ver con el ritmo de trabajo, que es tremendo, y no está bueno. Las agencias tenemos que organizar mejor el trabajo, decir que no a los clientes, y lo sostengo como un aprendizaje continuo que nosotros estamos haciendo todo el tiempo. Como industria tenemos que trabajar esto, hay una cosa muy machista que sigue vigente. Lo que creamos no puede ser machista, porque es lo que la gente ve, y eso ya cambió, la gente ya no compra eso, la sociedad está más evolucionada que nosotros.
-¿Cómo se logra ese cambio?
-Son grandes cambios culturales que hay que trabajar. Tantos años vendiendo piernas de mujeres perfectas o parejas felices todo el tiempo no reflejan la realidad, y por eso siempre pido perdón, porque participé de esa época. Si con nuestro trabajo de comunicación pudimos cambiar hábitos de limpieza, por ejemplo, ¿por qué no lo podemos hacer con estos aspectos culturales? Si trabajamos solo en empoderar a las mujeres y no lo hacemos incorporando a las nuevas masculinidades, la cosa no va.
-¿Cómo toman los varones los conceptos de que plantean las nuevas masculinidades?
-Vemos qué los varones muchas veces no se sienten femicidas ni violentos, pero después comparten en sus grupos de Whatsapp fotos de mujeres desnudas. Son micromachismos. A mis hijos les digo que sean ellos los agentes de cambio en sus grupos, son cosas micro, que van a ir generando el cambio.
-¿Está cambiando el rol de la publicidad?
-Hoy, el rol de la publicidad es poder mostrar la vida misma, la gente real, no estereotipos, no solo respecto de las mujeres, sino incluir minorías, personas con alguna discapacidad, distintos cuerpos. Porque lo que uno no ve, parece que no existe y genera rechazo.

at Carina Etchegaray

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios