lunes 28 de noviembre de 2022

SEXUALIDAD Y VíNCULOS | 12-10-2022 17:10

Sexo y placer: ¿cómo lograr el orgasmo cervical? 

Gracias a este tipo de orgasmo se puede lograr una sensación de placer y climax más intenso y duradero. 

Sabemos que cada mujer logra llegar al orgasmo de maneras diferentes. Algunas lo hacen mediante la estimulación de su clítoris con sus dedos o con juguetes sexuales; y otras logran el climax durante las relaciones sexuales con una pareja. El punto culminante o de mayos satisfacción se puede lograr de diversas maneras, y una de las menos conocidas es el orgasmo cervical.

Sexo y placer: ¿cómo lograr el orgasmo cervical? 
Sexo y placer: ¿cómo lograr el orgasmo cervical?

Para lograr una sensación de placer a través del orgasmo cervical, es necesario conocer tu propio cuerpo. Expertos recomiendan iniciar de manera individual, para luego ponerlo en práctica en pareja. Lo primero a identificar es el cuello uterino o el cérvix. 

Esta zona se encuentra ubicada justo al final de la vagina y en la entrada del útero. Para aquellas mujeres que practiquen ejercicios de Kegel será más fácil descubrir sus partes erógenas. Si querés practicar el orgasmo cervical lo importante es estar relajada y dejarte llevar por el placer. 

orgasmo Sexo y placer: ¿cómo lograr el orgasmo cervical? 
Sexo y placer: ¿cómo lograr el orgasmo cervical?

Lo importante es explorar esta zona, para cuando estés excitada puedas, con la ayuda de mucho lubricante, tomarte el tiempo necesario para explorar y encontrar dónde está situada el cérvix y así poder alcanzarlo con los dedos. Una vez que te encuentres allí, debes buscar la pared cervical e intentar estimularla. 

Recordá que para lograr este tipo de orgasmo hace falta tiempo y es cuestión de probar hasta descubrir tu propio placer y qué es lo que más te gusta.  

 

 

at. Redacción Marie Claire

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios