jueves 19 de mayo de 2022

SEXUALIDAD Y VíNCULOS | 02-03-2022 07:42

Pareja: ¿Por qué a veces amar presupone un engaño?

Una especialista analiza los avatares del amor, del compromiso y de la vida en pareja.

“Amar es dar lo que no se tiene“ y a quien no es… dijo Jacques Lacan (psiquiatra y psicoanalista francés, 1901- 1981)  La idealización es parte casi necesaria  en la configuración del amor de pareja, del enamoramiento, que es la base del deseo. La mayor inspiración de los seres humanos.

Imaginamos ciertos rasgos en el otro, le agregamos características desde la suposición para pensarnos más cerca.

La frase seria: “parece que nos conocemos de toda la vida“

¿Te paso alguna vez?

La idealización mas los vínculos virtualizados que se juegan en la actualidad, donde se construye una imagen especular del otro, son un combo que se suma a que las personas vamos modificando rasgos de carácter, gustos y preferencias a lo largo de la vida.  Es válido que algo que antes elegía, hoy deje de interesarme.  Esa crisis (cambio) tiene que ver con la madurez emocional, con la evolución y no con la contradicción.

Todos suponemos ciertos precetpos en el plano amoroso, de los cuales nos valemos para sentirnos mas seguros y tranquilos, como por ejemplo:

“Si me ama, no me va a dejar…“

“Si estamos conectados, no va a engañarme…“

Cuantas frases como éstas, apelan a reducir la angustia por perder mi objeto (sujeto) amado.

Ya desde la antigüedad se pensaba en el amor como imposible.  Esa completud que sentimos en el momento del encuentro con otro, ¿sera verdadera?.

Platón (filosofo griego, 427- 347 a.c.) introduce la teoría del amor vinculada con su teoría sobre el conocimiento. La realidad esta conformada de manera dual, por el mundo de las ideas y el mundo de los objetos.  El ser humano es en escencia un alma atrapada en un cuerpo.

El amor incluye el mismo engaño que sufre también el conocimiento.  El filósofo crea un mito, el de la caverna, donde subraya que los humanos ven en la vida terrenal sólo el reflejo de los objetos, mientras que su aspiración será elevarse al mundo de las ideas.   Cuerpo y espíritu son dos divisiones que poseemos y que harán del amor un deseo inalcanzable.

El amor platónico, como popularmente lo conocemos, sería esa versión de un amor teñido de frustración.  Un amor cuya esencia es la imposibilidad de acceder verdaderamente a aquello que se ama.

No hay un conocimiento verdadero porque en ultima instancia ¿quién se conoce verdaderamente?

 

 

 

Lic. Paula Ruggero

Psicóloga, psicoanalista

MN: 26858  MP: 92310

at Paula Ruggero

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios