domingo 7 de marzo de 2021

MODA | 05-06-2020 08:41

Moda: "El trabajo dedicado y artesanal respeta el medio ambiente"

Esto señala Verónica Santesteban, creadora de la marca de zapatos y accesorios artesanales con diseños únicos y materias primas argentinas que lleva su apellido. El lujo, la sustentabilidad y la "estética alineada a la ética".

Cuando Verónica Santesteban estudiaba con el pintor Carlos Gorriarena, él le decía que un verdadero artista, al enfrentarse a un escenario, un pentagrama o una tela debe saber qué quiere contar. Y ella siguió su consejo. En sus colecciones relata el valor del trabajo artesanal, la dedicación y la pasión por lo que hace desde hace 20 años.

Santesteban

¨Empecé con la idea de crear zapatos exclusivos. Hechos con pequeñas joyas que encontraba en anticuarios. Y así al principio las colecciones eran un conjunto de piezas únicas, caprichos sueltos. Ni siquiera hoy pueden encasillarse en temporadas ¨, cuenta Verónica. Y confiesa que Santesteban es fruto de su intuición. ¨El instinto se me impone y yo sigo por el camino que me lleva¨. Uno de ellos es el norte argentino. Ahí llegó buscando artesanos y encontró mucho más: inspiración por sus paisajes y colores y también la materia prima de la marca: la naturaleza.

 

También te puede interesar: Agatha Ruiz de la Prada: “Hoy el lujo es la libertad”

En nuestro país descubrió el ónix, el tejido del chaguar, el cuero, astas, madera. Sus productos comparten propósito: en cada uno se ven manos del artesano. Porque en lo que a diseño se refieren, son irrepetibles. ¨Nacen a partir de la naturaleza… ¡Es como esperar encontrar el mismo color en las piedras o idéntica veta en la madera! Es el mundo de lo personalizado, las series limitadas, un lugar donde nada es replicable.¨

Ella cree más en el instinto, los accidentes y en lo se impone en el mismo actor creador, que en la inspiración de las musas. ¿Soñadora? Sí. Porque así logró lo que siempre quiso, ofrecer productos inimitables, con el principio del ¨uno por uno¨ como piedra basal del lujo. Sus principios siempre le dieron resultado. En forma online, telefónica o llevando la boutique a la casa de sus clientas, logró un desafío durante la cuarentena: afianzar vínculos y conservar la alianza con artesanos, ebanistas, joyeros, tejedoras. ¨Ellos no son proveedores. Somos un equipo con la consciencia de que formamos parte de un mismo proyecto y en conjunto lo llevamos adelante¨. 

¨El concepto de lujo sustentable se refiere a la producción no seriada, al trabajo dedicado que respeta el medio ambiente¨, explica. Porque sabe que hoy el consumidor se preocupa y se informa por el origen de lo que elige y su cadena de valor. Es una convencida de que todo el proceso de desarrollo tiene que ser auténtico. ¨El diseñador debe formar parte activa de cada paso. Una cartera o un par de zapatos son mucho más que un bello objeto. El consumidor tiene que sentir que ese producto al que está accediendo cuenta la historia de quien lo realizó, tener alma, y conmover al espectador¨.

Ese es uno de los motivos por el que hoy trabaja entusiasmada con los tejidos del Chaguar. ¨Sé de quien es cada pieza tejida que me llega de la comunidad wichi, cuántos  días de labor le llevó a la artesana y con qué plantas o frutos está teñido¨.

 

También te puede interesar: Moda en cuarentena: así se reinventa Fabián Zitta

 

No nos asombra escuchar de las marcas de alta gama las expresiones ¨a pedido¨, ¨edición limitada¨. Y no son frases hechas. Porque los objetos dependen de los recursos naturales y la confección manual. Son escasos, perduran en el tiempo y requieren mano de obra muy calificada. ¨El verdadero lujo, para mí, pasa por el rescate de lo subjetivo. Más que nunca, me da satisfacción ver la emoción que le causa a mis clientas encontrarse con la historia que hay detrás de cada diseño¨, cuenta. Y nos comparte su firme convicción: ¨Es necesario que la estética esté alineada con una ética¨.

 En Santesteban se mantienen firmes los principios fundacionales, porque Verónica entienden bien que es momento de un cambio en contexto y dirección. Advierte que es tiempo de afianzar el valor por lo esencial, las alianzas nutridas en lo afectivo y en las economías regionales que componen un consumo con dignidad y sentido. En fin, la escala humana.

at María Molina

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios