sábado 18 de septiembre de 2021

LIFESTYLE | 26-05-2020 15:35

Habanos: las mujeres protagonistas del apasionante mundo de los puros

Tienen un protagonismo primordial en la producción de los habanos, pero además son grandes consumidoras de este puro. Aquí, una charla con una experta en este producto mítico cubano.

Pocos universos son tan apasionantes como el de los puros. ¿Por qué? Primero por el valor simbólico de los habanos, la importancia que tienen en el desarrollo de la producción cubana y por su fabricación sustentable. Para conocer más de este proceso y de cómo las mujeres se vinculan a este mundo hablamos con Valería Rey, sommelier de habanos y a cargo del área de Marketing de Puro Tabaco.  

-¿Cuál es el rol de la mujer en la producción?

-La producción de habanos es 100 % artesanal. El proceso se inicia en el campo, donde se cultiva y crece durante 9 meses hasta llegar al tiempo de recolección manual. En ese mismo campo se clasifican las hojas y se inicia el proceso de fermentación natural. Luego se dirige a las fábricas, donde las hojas son recuperadas cuidadosamente y reclasificadas, para posteriormente entregarse a la torcedora o torcedor para armar el habano. En ese amor y cuidado, por supuesto hay mujeres detrás, ya que las mujeres están presentes desde el primer momento del proceso productivo. Ellas son las que en el campo con sus manos revisan cada una de las 300 plantas que pueden coexistir en una vega de tabaco, otras están en las casa del tabaco uniendo hojas para que vayan oxidándose y perdiendo su verdor, están también en la clasificación de los diferentes tamaños de hojas que, una vez en las fábricas toman forma de Habano. La inclusión de la mujer al mundo del tabaco fue después de la revolución Cubana: a partir de 1959. Hay un nombre ineludible que es el de Celia Sánchez, ella fue quien lideró la gesta inclusiva y generó el crecimiento de puestos de trabajo para sus congéneres en la industria del tabaco. El propio surgimiento de la fábrica El Laguito y sus habanos Cohiba, es parte importante de esa historia hasta nuestros días, ya que más de la mitad de sus trabajadores son mujeres.

-¿Cómo y cuándo comienzan las mujeres a fumar habanos?

-Los primeros indicios sobre las mujeres y el tabaco se cree que fue en la Gran Manufacturera de Sevilla, elaboradora de tabacos con la materia prima que arribaba del nuevo mundo. Allí trabajaban cientos de ellas que, en contacto diario con las aromáticas hojas, terminaron consumiéndolo asiduamente (tal fue el caso de Carmen, la habanera, de la famosa ópera de Bizet). Una vez ingresada la cultura del tabaco a la alta sociedad europea, las damas lo incorporaron al arsenal de coquetería femenina de la época como el abanico, el pañuelo, los guantes y la sombrilla.

producción de habanos

 

-¿Se suman cada vez más mujeres al consumo, por qué?

-La  imagen del fumador de puros se asocia, por lo general, con hombres poderosos, artistas exitosos o políticos importantes. Además de esa imagen, ese aroma del tabaco bien encendido y su ritual, transporta a un mundo de sensaciones por el cual muchas mujeres del siglo XXI se sienten atraídas. Hay una generación de mujeres que quiere explorar nuevas experiencias, y encuentra en el habano el disfrute de un placer centenario. Katy Perry, Beyonce, Madonna, Kate Moss y Naomi Campbell entre otras, han retomado esa cadena de fumadoras famosas en los últimos años.

-¿Cuáles son los pasos básicos para "catar" un habano?

-Un buen habano no revela sus secretos a cualquiera. Hay que aguzar los sentidos, disponer el ánimo y dejarse llevar por su encanto. Es fundamental el tiempo de que dispone ya que la degustación debe hacerse hasta el final. LLa vista es fundamental para elegir la vitola adecuada que puede ser un conocido Cohiba, un Montecristo o un Romeo y Julieta. Lo primero es que debe agradarnos su color, ya sea claro, maduro u oscuro. No importa cuál, siempre y cuando sea uniforme en todo el puro y la hoja de la capa tenga un cierto brillo. Una vez escogido con la vista, el tacto empieza a guiarnos en la elección del Habano. Lo mejor es palparlo suavemente para verificar su estado. No debe estar duro, pero sí ser firme y no hay que apurarse a prenderlo. Hay que embriagarse con su olor. El Habano es una criatura delicada que nos revela poco a poco su aroma. Antes de prenderlo, un paso muy importante es el corte. Este debe hacerse de manera precisa, con un cortador de habanos de doble filo, en la parte redondeada que contacta con los labios. Ya en el ritual del encendido, lo decisivo es usar una llama inodora, para evitar que otros olores lo impregnen, por lo cual se recomienda un encendedor de gas, un fósforo de madera o una lámina de cedro. Un buen encendido lleva tiempo, y es parte del ritual hacer girar el habano entre los dedos hasta que se enciende de manera uniforme. Se fuma sólo hasta las tres cuartas partes de su tamaño. Llegado el final, jamás se aplasta para apagarlo, se lo deja descansar cómodamente sobre un cenicero, para que muera con dignidad.

habanos 2

-¿Por qué los habanos son sustentables?

-El habano, como producto es sustentable ya que no lleva aditivos, ni químicos artificiales, su línea de producción es absolutamente manual y no produce contaminación de suelo ni de aire. Una vez consumido, sus hojas convertidas en ceniza se degradan naturalmente ya que tampoco contiene filtro. Por otro lado, quien lo fuma no lleva el humo a sus pulmones. Por otro lado su cultivo depende del suelo, del clima, la industria está re adaptándose a los cambios climáticos, que podrían afectarla, y si bien van un paso adelante, lamentablemente el calentamiento global, genera en la zona de centroamérica, fuertes ciclones y fenómenos naturales que pueden afectar las cosechas a futuro.

-¿Qué significado social y simbólico tienen los habanos en Cuba?

-Los habanos, son parte de la cultura y de la economía cubana por definición. Desde que los españoles lo introdujeron en Europa, encantados por sus humos, el Habano se consolidó como patrimonio cubano. Transitar las calles de La Habana Vieja y ver a sus habitantes con un habano en la boca, es parte del paisaje. La anciana que posa para las fotos,  con sus ropas blancas de santera y su gran puro en la boca, es una postal imperdible para los turistas. Otro vínculo muy importante de la cultura local es ofrecer a sus santos bocanadas de humo y traguitos de ron expulsados al piso... Este producto de imagen elitista para el resto del mundo, en Cuba es accesible, en distintas calidades para todos. 

 

 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios