domingo 20 de septiembre de 2020

LIFESTYLE | 06-08-2020 11:33

Cinco emprendedoras que se reinventaron durante la cuarentena y hoy son un éxito

Natalia, Belén, Cecilia, Agostina y Antonella, le encontraron la vuelta a los tiempos de Covid19 y apostaron por la creación de productos que colaboren con el bienestar y armonía de las personas.

Las mujeres empresarias de hoy son más conscientes de la importancia de compartir sus experiencias con otras que pueden estar en la búsqueda de una salida laboral. Conozcamos sus testimonios de 5 emprendedoras que supieron sacarle provecho a la crisis producida por la pandemia

Alkimia Textil Ancestral

Natalia Orozco tiene 25 años, jujeña, fundadora y diseñadora de la marca Alkimia Textil Ancestral, que creó cuando se mudó a Tucumán para estudiar arquitectura. En una búsqueda por encontrar su propia identidad dentro del diseño, realizó una capacitación brindada por el INTI en Tafi del Valle, para artesanas de la Ruta del Tejido, y allí fue donde aprendió el oficio de transformar cortezas de árboles en tinturas naturales, para teñir diversas fibras de lana, las que luego tejerían una pieza única.

Pandemia y oportunidad

Esa experiencia y conexión con la naturaleza e historia, impulsó a la diseñadora a realizar un oficio milenario como el de teñir con tintes naturales, y trasmitir así los valores de una cultura ancestral. Ni más ni menos que la mejor forma de promover lo artesanal versus la industria masiva de la moda. Alkimia es una marca sostenible, en la que rige el deseo de crear con el menor impacto, reduciendo los recursos, aprovechando el descarte para reutilizarlo.

“Utilizo tejidos naturales y para el estampado/teñido de cada textil utilizamos residuos orgánicos como cáscaras de cebolla o palta y hojas recolectadas del entorno tucumano. En la confección trabajo con técnicas de diseño y patronaje con CERO desperdicio textil garantizando la utilización del 100 por ciento del tejido. Priorizamos la ética laboral y el comercio justo creando lazos con cooperativas textiles regionales para la compra de sus tejidos y la tercerización de su proceso de confección apuntando a generar un impacto social en su territorio”.

Durante la cuarentena: BIENESTAR

Pandemia y oportunidad

Motivada por crear un valor social dentro de los objetivos de su marca, Natalia diseñó productos más pequeños y escalables que diversificaran la oferta y apuntaran a un público más amplio. Esta nueva línea la llamó BIENESTAR e incluye ítems que tienen como principal objetivo ser completamente sustentables y holísticos para los hábitos cotidianos, complementos textiles para el cuidado personal. Todos los productos de su nueva línea tienen el propósito de articular la producción que ya venía haciendo con el Taller ‘’Simple Costura’’, conformado por mujeres del barrio San José II de la Provincia de Tucumán.

En un contexto en donde la mano de obra local es clave para la supervivencia de muchos pueblos o ciudades, Alkimia busca generar una inclusión social y apostar por la industria textil en los barrios más carenciados. “Creo en una industria textil justa, transparente y responsable. En una producción cuidadosa con los recursos naturales que cuide nuestro presente y no comprometa nuestro futuro”.

Brulee

Belen Sosa Paz, tucumana, 27 años, estudió diseño industrial en Cordoba, luego dejó su carrera en stand by para viajar por el mundo, trabajar y adquirir experiencia en otras culturas. Al tiempo, volvió a Tucumán y sin dudarlo decidió retomar lo que le apasionó desde chica: todo lo que tuviera que ver con texturas, materiales, colores, formas y funciones. En 2018 se involucró con el universo de las fragancias y el diseño, y fue entonces cuando comenzó desde su casa a crear sus primeras velas, luego perfumes, adornándolos con diferentes materiales, ideando el packaging, las etiquetas, hasta encontrar la identidad que necesitaba para su marca Brulée.

Pandemia y oportunidad

Brulee hoy pisa fuerte en el norte del país, aunque también llegó a Uruguay y planifica su expansión a todo el país. “Estamos en pleno desarrollo y búsqueda de seguir ampliando nuestra llegada a todo el país. Queremos que la gente conozca nuestros perfumes y se enamore como nosotros lo hacemos, y sienta esa diferencia de disfrutar un producto “hecho a mano”.

Durante la cuarentena: Utopía

El confinamiento paralizó a Belén, como a todo el mundo. Durante los primeros veinte días, el temor y la incertidumbre se apropiaron de su proyecto que iba en gran crecimiento, pero en lugar de frenarse, la impulsó a darlo todo. “Las fragancias nos acompañan, nos calman, nos alegran la vida, nos traen lindos recuerdos, nos llevan a ese lugar que tanto nos gusta y hoy no podemos ir. Un buen perfume es bienestar, así que por qué no apostar a eso hoy más que nunca?”.

Con ese argumento, más que valioso para continuar sus sueños, el equipo de Brulée comenzó a capacitarse con cursos online, a invertir aún más en insumos y aumentar la producción, mejorar sus redes sociales y comenzar una página web para potenciar el e-commerce. Lanzaron una nueva fragancia, llamada Utopía, que nació en plena cuarentena y se organizaron para realizar un delivery de puerta a puerta.

“Ser emprendedor es complejo, pero es la mejor decisión que tome. Yo sigo mi intuición, mi gusto. Busco aprender y rodearme de gente que sepa mucho, y me ayude a crecer. Es un aprendizaje diario. Hay días más difíciles y de mucha incertidumbre. Pero voy perseverando, sin bajar los brazos, trabajando mucho y creyendo en lo que quiero hacer y ofrecer a nuestros clientes. Me involucro al 100 por ciento en todo el proceso…No hay que esperar a que este todo listo, sino ir haciendo y haciendo, y en ese aprendizaje, de repente tu marca ya existe!”

Cecilia González Mestre

Pandemia y oportunidad

Cecilia González Mestre es abogada tucumana y desde hace diez años se involucró en el mundo del diseño y creó Fortunata, una marca que fue mutando con el tiempo entre diferentes estilos hasta convertirse en la que hoy lleva su nombre. Vestidos de fiesta, para novias, con un sello romántico y femenino, pero a la vez con “twist” de sensualidad y vanguardia.

“Soy una apasionada del mundo del diseño y de la moda, me gusta dibujar futuras piezas, estar en todos los detalles del proceso de producción de las prendas. Trato de actualizarme constantemente en diferentes áreas como marketing, redes, fotografía, tendencias, porque creo es necesario como complemento de cualquier tipo de emprendimiento.

Durante la cuarentena: “Confort en Pijamas”

La paralización de todas las actividades, principalmente la de las fiestas y reuniones sociales, obligó a Cecilia a repensar su marca y elegir un camino diferente, que se adaptara a una nueva realidad, pero sin dejar de lado todo el esfuerzo realizado. Ya desde hace varias temporadas, los pantalones y blusas “pijama” se convirtieron en el conjunto ideal para estar cómodas y a la vanguardia. Sin embargo, este outfit pasó a ser un esencial para González Mestre, quien logró reformularlo como su producto estrella durante la cuarentena.

“El mundo de la moda está viviendo grandes cambios y las marcas de ropa necesitamos reinventarnos todo el tiempo, ser flexibles a lo que las personas necesitan, esa debe ser nuestra prioridad. Creo que es fundamental diseñar prendas clásicas y que perduren en el tiempo, porque así estamos en el camino de lo sustentable y de una moda consciente.

Cecilia Gónzalez Mestre no sólo que incorporó los pijamas siguiendo la identidad de su marca de vestidos y prendas de fiestas, sino que está produciendo una nueva colección que contará con ítems que se adapten para todo tipo de uso y situación. “Estoy terminando mi tienda online en la que podrán acceder a envíos a todas partes del país, prendas atemporales con aires románticos pero también muy urbanos”.

Mazz Makeup
Agostina Mazza (30 años) Arquitecta y Maquilladora profesional y Antonella Mazza (28 años), Administradora de Empresas y también maquilladora profesional, lograron reformular el modelo de empresa familiar y crear la primera y única marca de cosméticos del Norte Argentino: Mazz Makeup. Comenzaron como un hobby que compartían entre hermanas los fines de semana, cuando hacían tutoriales desde sus redes sociales, se divertían y a la vez incentivaban a mujeres a que se animen y apuesten por paletas de colores diferentes.

La pasión por el maquillaje las impulsó a abandonar sus respectivos trabajos (Agostina en una constructora y Antonella en una empresa ganadera), para dedicarse full time a su emprendimiento. Crecieron de forma exponencial en poco tiempo por la versatilidad y calidad de sus productos, pero también gracias a la venta online.

Pandemia y oportunidad

Durante la cuarentena: “Maquillarse hace bien”

La marca argentina, creada y formada por mujeres, fomenta a que el maquillaje se convierta en un momento de disfrute, y por ende, sea una herramienta cotidiana para verse bien. Contra todos los pronósticos sobre lo que sucedería durante la cuarentena con los productos de belleza, muchas mujeres aprovecharon el tiempo de encierro para realizar cursos de automaquillaje que Mazz Makeup les ofrecía en sus canales online, y como consecuencia las ventas también aumentaron.

“Somos una empresa 100 por ciento online, con productos pensados para mujeres 360, que no tienen mucho tiempo para arreglarse, pero quieren verse y sentirse bien todos los días. Sin embargo, durante la cuarentena, pasamos en nuestro Instagram de 5000 seguidores a 100.000 de todas partes del mundo, ya que muchas mujeres aprovecharon para aprender nuevas técnicas, hacer rutinas de skin care y mimarse con nuevos productos de maquillaje”

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios