Saturday 25 de May de 2024

MODA | 08-04-2024 08:12

Anna Fendi: una charla con la mujer detrás de la firma italiana

Toda una vida dedicada junto con sus hermanas a continuar el legado de su padre. además de la moda, suma dos pasiones: la decoración y el vino.

Nombrar a Anna Fendi es hablar de la elegancia, del chic llevado a su máxima expresión. Una pequeña gran mujer de edad indefinida, de una sonrisa cautivadora y de una ligereza al andar digna de una adolescente. Anna -junto a sus hermanas Paula, Carla, Alda y la fallecida Franca- supo mantener alto el estandarte familiar. Sus padres Eduardo Fendi y Adela Casagrande comenzaron con una pequeña boutique en la calle Plebiscito en 1925. 

Adela era una mujer de mucho carácter, pero a su vez dulce y afectuosa, y pese a que quedó devastada con la muerte de su marido,  supo preveer el futuro de sus hijas y las preparo enviándolas a las mejores escuelas. De su padre heredaron su independencia, el gusto por el arte y la arquitectura. A su muerte,  las 5 hermanas se hicieron cargo de la empresa. Anna, la segunda de las hijas, tal vez la más creativa de todas, siempre se ocupó de dar entrevistas como responsable del departamento de estilismo junto con Carla quien estaba al frente de la oficina de prensa y marketing.

Anna Fendi
Convirtió Villa Laetitia, una propiedad de la familia, en el Hotel de Charme, lo reconstruyó y decoró enteramente.

-¿Cómo nace la marca Fendi?
-Fendi era el nombre de mi padre quien era hijo único y añoraba tener un hijo varón. Él siempre se lamentaba diciendo que era una pena que, un nombre como el de él, que se pronunciaba bien en todos los idiomas, que podría estar destinado a un gran suceso, teniendo cinco hijas mujeres no tendría continuidad. Lamentablemente con su muerte prematura no llego a ver lo que nosotras logramos con su apellido siendo mujeres.  


-¿Ser famosa en el mundo entero no hizo que haya celos entre hermanas?
-Probablemente se me conoce más porque siempre fui quien dio las entrevistas a la prensa, a pesar de que no me agradaba mucho; pero cada una de nosotras ha tenido un rol importante pero distinto dentro de la empresa. Paola se ocupaba de la peletería, Franca era la gerente y se encargaba de la elegante boutique de via Borgoñona. Alda y yo fuimos responsables hasta 1976 del atelier de peletería y del laboratorio que producía de forma directa las prendas que diseñaba Karl Lagerfeld. En cuanto a lo que a mí respecta era responsable del departamento de estilismo situado en un gran espacio de Fontanella Borghese, Palazio Rusponi, de manera particular también me ocupaba de las prendas diseñadas por Karl Lagerfeld, de la peletería, de las licencias y de las famosas carteras Fendi de las que en el 2000 entregue la dirección a mi hija Silvia.

Por último, Carla supervisaba todo, tanto es así que la llamábamos la generala. Yo siempre fue una artesana de la moda y luego de la decoración y finalmente del vino. Hoy la tercera y cuarta generación siguen trabajando con dedicación y creatividad en la casa Fendi con mi hija Silvia creadora de la famosa cartera Baguette. Mis nietas, Delfina es directora creativa de joyas y Loretta consultora del eco diseño. Casi como si la creatividad y el talento fueron transmitidos a través del ADN de generación en generación, seguramente esto se debe a la educación hacia las cosas bellas que recibieron cuando eran chicas.

Anna Fendi
“Tenemos una capacidad única para adaptarnos. Lo logramos con creatividad, innovación y el apoyo de la familia Fendi”.


-¡Cinco hermanas, todo un ejército!
-Si éramos como una mano, todas muy diferentes, pero siempre una indispensable a la otra. Esto es mérito de nuestra madre que nos crió diciéndonos que debíamos ser muy unidas y necesarias una de la otra. Adela fue una mujer de una gran inteligencia, de muy buen gusto, amaba todo lo bello, tenía una gran predilección por lo refinado y era dueña de una energía sin fin, muy rígida en nuestra educación, pero con mucho amor hacia sus cinco hijas. Ella había previsto todo, desde enviar a Londres a estudiar a mi hermana menor como de llevarme a mí a sus interminables pruebas de ropa. Mi madre nos transmitió un gran ejemplo.

Anna Fendi
Anna se ocupó siempre la parte creativa.


-¿Cómo se hizo tan famosa la marca?
-Teníamos la costumbre, impuesta por nuestros padres de almorzar todos juntos; en estos almuerzos mamá nos escuchaba hablar, y nosotras le repetíamos que si bien vendíamos mucho no teníamos la clientela que merecíamos, que el negocio no estaba bien ubicado siendo que trabajábamos con los artesanos más importantes de Italia. Mi madre a fuerza de escuchar nuestras observaciones abrió una boutique en un barrio elegante de Roma, hablamos de los años 55-58, época del renacimiento romano. Recuerdo que las clientas de la alta sociedad venían con sus choferes a la boutique lo que para nuestra empresa representaba un desafío.

Anna Fendi
Anna con Karl Lagarfeld, el creador del famoso logo de la doble FF y un director creativo que terminó como amigo de la familia.


-Cómo hacían todas las colecciones para tremendo negocio?
-Fue allí que nos dimos cuentas que nos hacía falta un colaborador, comenzamos a buscar y encontramos a uno no bueno sino extraordinario. El conde Franco Savorelli di Bertinoro nos presentó a un joven estilista alemán naturalizado que vivía en Paris: Karl Lagerfeld. En ese tiempo el comenzaba a trabajar, era joven como nosotras, lleno de creatividad, lamentablemente ya no está y el mundo perdió a un genio de la moda.

Anna Fendi
Eduardo Fendi fundó en 1925 lo que seria un imperio. La tienda más famosa fue la de la calle Borgoñona.


-¿Qué representó Karl para la empresa?
-Comprendimos inmediatamente que su estilo era simplemente genial. En el 70 hicimos el primer desfile en la sala blanca del palacio Pitti de Florencia. Solo que allí se presentaba el prêt a porter; muy difícil para nosotros que siempre hicimos colecciones inspiradas en el lujo. Nuestra relación con Karl fue muy especial. No fue solo el director creativo sino que se convirtió en un amigo íntimo de la familia.

Anna Fendi
Boceto Lagerfeld de las 5 hermanas.


-¿Cuál fue la mayor contribución de Karl Lagerfeld a Fendi?
-La mayor contribución de Karl Lagerfeld a Fendi fue, sin ninguna duda, la creación del icónico logo FF en los años 70. La doble FF se convirtió en un símbolo reconocido a nivel mundial y señaló una nueva era para la marca. Por otro lado, Karl llevo su visión innovadora elevando la firma a una posición de relieve en la industria. Junto con él, éramos un verdadero laboratorio de ideas que han llegado a revolucionar el mundo.


-¿Cómo fue la evolución de la marca desde sus primeros tiempos hasta hoy?
-Fendi tuvo una evolución notable. Inició como una boutique especializada en pieles y marroquinería pero la marca se amplió y llegó a todas las categorías de la moda, desde las prendas a los accesorios. La introducción de colecciones de prêt a porter y la colaboración con un diseñador de gama contribuyeron a la expansión global de la marca. Con el correr de los años, y la adquisición en 1998 del grupo LVMH Fendi ha mantenido su compromiso con la calidad, la artesanía y la innovación.


-¿Cómo es el futuro de Fendi?
-Lleno de oportunidades y de continuo crecimiento. La marca ha demostrado una capacidad única de adaptarse a las tendencias cambiantes de la industria sin comprometer su propia identidad. Con una combinación de creatividad, innovación y el apoyo de la familia Fendi, estoy segura que continuaremos siendo la fuerza importante que hoy somos. La conexión con la nueva generación y la exploración de las nuevas formas de expresión artística será fundamental para mantener la relevancia y la influencia de la marca en el futuro.

at Lilian Rinar

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios