sábado 24 de julio de 2021

WELLNESS | 18-05-2021 09:32

Cuerpo, mente y espíritu: esta es la verdadera revolución de la belleza

Renovar la energía interna para armonizar cuerpo, mente y espíritu. Un paso a paso holístico para ganar potencia vital y así encontrar el equilibrio entre salud, beauty y bienestar.

Trabajar con la energía sutil para lograr la armonía tiene que ver con el empoderamiento. Esa palabra que escuchamos tanto durante los últimos años y la conocida como “la revolución de las mujeres”. El empoderamiento se consigue de distintas maneras. La búsqueda del bienestar resulta innata. Cada cual inicia el proceso para sumar seguridad, independencia económica, oportunidades, todo basado en la convicción de que merecemos felicidad. De esta manera, en busca de la mejor versión de cada quién, la belleza también juega un rol importante.


Ayuda a ganar confianza, nos llena del poder personal que nos acompaña en cada conquista, a cada paso, en las metas, en cada deseo para descubrir nuestro propósito. No desde la mirada superficial, sino desde la armonía conseguida al sentirse a gusto con lo que somos. Cuerpo, mente y espíritu para transitar el camino de la vida. “Es así como el primer paso es querer sentirse plena más que querer verse bien”, subraya la Health Coach, especialista en autoestima y profesora internacional de yoga Luana Hervier.
Sentirse bella aumenta la confianza en un 89% por ciento de las mujeres, sobre todo en el ámbito profesional y laboral. Así lo retrata un estudio de Avon realizado en 9 países del mundo. Eso significa que la autopercepción sobre la belleza influye a diario en el desempeño de cada una.
 


Reenfocar la energía vital


Cuando estamos a gusto la actitud es la que cambia y el entorno lo percibe. En este sentido, la especialista en coaching en nutrición y estilo de vida, también experta en técnicas de liberación emocional define la belleza energética como la presencia y el cultivo de la energía vital dentro de una persona.
“Tanto cultiva esa luz interior que esa persona comienza a sentirse luminosa y expresarse hacia el exterior. Deja de compararse al comprender que su luz es propia. Luego, lo que haga por fuera será una expresión directa de su personalidad y su forma de ser en el plano físico”, comparte Luana.
“La belleza suprema es ser nosotras mismas”, coincide María Elena Miura, médica del desde la corriente del Higienismo, que se dedica a cultivar hábitos “lo más naturales posibles”. Para ella “la belleza tiene que ver con la coherencia. Sentirse cómodos con el ser que habitamos, habitarnos plenamente. Cuidar todos los aspectos que nos componen, regresar a la esencia”.

“Muchas veces las personas atienden más su exterior que su interior, por eso no reluce la verdadera belleza“.


Trabajar la energía sutil


“Controlar la respiración, profundizarla, aprender a realizarla según la ocasión es una primera gran herramienta para sentirnos en armonía”, indica Miura.
Ella actualmente ayuda a mujeres de todo el mundo a cultivar su autoestima a través de un programa abarca técnicas de yoga, alimentación saludable, prácticas de liberación emocional y movilización de energía para trabajar aquello que nubla lo que llama “consciencia expansiva”. “Los recursos para conseguirlo son más simples de lo que pensamos. Requieren compromiso y continuidad. El objetivo es comportarse del modo más natural posible: consumir más alimentos crudos, menos cantidad de cocidos y procesados. Aprender técnicas de respiración que enseñen a gestionar la atención para mantener la mente estable”, detalla Hervier.


Por otra parte, el descanso y experimentar la vida con la atención en el presente es clave. “Cuidar el sueño es esencial, de la misma manera que lo es prestar atención a aquello que nos quita el brillo y a aquello que sí nos hace brillar para priorizarlo, atesorarlo y darle espacio”, puntualiza luego.

Belleza energía
 
Cultivar salud


Aunque la búsqueda es personal, por supuesto que existen algunas pistas. En este sentido, los expertos en nutrición tienen mucho que aportar.
“Dejá de mirar para los costados y sé vos misma”, dice a sus pacientes Matías Marchetti, coach en hábitos saludables de alimentación y nutrición deportiva, quien agrega: “Las propuestas que funcionan y se transforman en procesos positivos apuntan siempre a mejorar la calidad de la alimentación según las necesidades y objetivos y el movimiento sostenido a lo largo del tiempo”.
Justamente, Miura puntualiza: “Se trata de hacer sagrado lo cotidiano”. Por eso, activar los frutos secos como las almendras y las nueces, ocuparnos de las defensas naturales consumiendo spirulina, jengibre, cúrcuma, brócoli o kale, volver a consumir trigo en brote y no industrializado, entre otras medidas con respecto a la alimentación es sólo el principio si comenzamos a informarnos sobre lo que es mejor para el organismo.

“Controlar la respiración, profundizarla, aprender a realizarla según la ocasión es una primera gran herramienta para sentirnos en armonía”.


Trabajar por el bienestar: energía fit

“No llegué allí deseándolo o esperándolo, sino trabajando para ello”. Esta frase de Josephine Ester Mentzer, más popularmente conocida como Estée Lauder, fundadora de un imperio en cosmética, habla sobre el esfuerzo bien entendido.
Por supuesto, aplica para la labor interna, profunda, para llegar a sentirse bien.
Mucho más allá de una dieta, un tratamiento estético, un producto o una clase de indoor cycle. “Cuando terminas de hacer actividad física -subraya Hervier-: cambia el humor, la autoestima. Eleva la frecuencia energética. Transforma la apatía y la desgana, despeja esas nubes que cubrían el sol que somos, y que siempre aguarda adentro.”.


“Muchas veces las personas atienden más su exterior que su interior, por eso no reluce la verdadera belleza”. Pero si no existe comodidad por dentro, lo que se realice por fuera serán solo “parches”, nada terminará de satisfacer a la persona en su búsqueda estética porque la estética es más holística de lo que se cree.
Entre los hábitos para estimular la belleza interna, la actividad física es el número uno por la liberación de endorfinas, que ayudan a liberar tensiones, estrés, ansiedad produciendo una sensación de felicidad. Buscar una actividad que pueda entusiasmarte es vital.
Si además, se busca reconectar con la energía propia, diversos movimientos y filosofías apuntan a recuperar armonía, equilibrio y paz interior desde lo físico. Entre todas, el yoga es una disciplina fundamentalmente espiritual.
Asimismo, comodidad y liviandad van de la mano. Comer liviano por las noches y dormir bien. Respirar profundo, cuidar las palabras y los pensamientos. Esforzarse en cuanto a la paciencia, el equilibrio y el trabajo sobre la energía mediante el yoga o cualquier práctica que permita el fluir. 


De esta manera, el efecto se verá en el atractivo físico porque reflejará la belleza interior. “Cómoda en tu propia piel, tendrás más poder sobre vos y con seguridad llegarás mucho más lejos”, concluye Luana.
 Belleza energía


La piel, el órgano que nos refleja


“La dermatóloga siempre me dice que estoy linda cuando estoy contenta” ¿Les pasa? Sin duda es algo frecuente. 
La health coach Silvina Permmuti es especialista en cosmetología y además es cocinera especialista en comida vegana y sin gluten. Porque, claro, el alimento se refleja en la apariencia de la piel.
Sus conocimientos, que incluyen la medicina ayurveda, le permiten decir: “Hay un sinfín de artilugios, mascarillas, tónicos alquímicos con los que se puede tratar la piel sin necesidad de que tenga contacto con tóxicos y químicos de la cosmética comercial”.
Justamente la piel es un órgano de desintoxicación. “En mi gabinete enseño a hacer ejercicios faciales, hago masajes para fortalecer el tejido, fomentar la renovación celular y generar limpieza, oxigenación mediante manipulaciones de drenaje linfático”. La experta comparte algunos conocimientos:
 
1. Limpiar con un algodón embebido en leche de coco tibia, todo el rostro. Posee minerales, vitaminas y antioxidantes naturales. Tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, antibacterianas, antifúngicas y antivirales
2. Aplicar Agua de arroz orgánico. El agua de arroz fermentada (que potencia los antioxidantes) es fácil de hacer: es agua de remojo del arroz por más de 24 horas. Se puede embeber un algodón para pasarlo por el rostro o hacer un brumizador. 
3. Crioterapia o terapia de frío. Es un excelente antiinflamatorio, reduce bolsas y ojeras. Se busca así oxigenar, vascularizar, reafirmar y estimular la piel y la formación de colágeno.
4. Agua de Pepino. Colocar en un vaporizador la mitad de pepinos cortados y mitad de agua. Dejar reposar al menos 2 horas, y luego guardar en la heladera hasta una semana. Hidrata y protege la piel. 
5. Buenas costumbres. Exfoliar la piel, consumir maca en polvo, beber abundante agua y agregar media cucharadita de tekka, el superalimento japonés, en las ensaladas o licuados es el secreto de la longevidad. 

No caben dudas, la salud se conquista: “Es 1% inspiración y 99% práctica”, resume Miura, que enfatiza que “la sanación es un acto voluntario y personal”. Por su parte, Marchetti señala que hay que comenzar a trabajar por el exterior para llegar al interior. “Es así como la energía se convierte en belleza”, cierra el experto en nutrición deportiva. 

at Malen Lesser

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios