lunes 6 de diciembre de 2021

SOCIEDAD | 24-09-2021 08:58

¡Me crecen los pechos! ¿Cómo influye la menopausia en el tamaño de las mamas?

El tema de hoy nos habla de un síntoma que, con mayor o menor impacto, lo sentimos desde la pubertad: los cambios en las mamas gracias a las hormonas.

Durante toda nuestra vida “hormonalmente activa” vemos la manera que el tiempo y las hormonas influyen en nuestras mamas. Y si… ésta es una de las partes de nuestro cuerpo que más siente la llegada del Climaterio, ya sea porque nos duele o por los cambios en su estructura y tamaño.

¿Por qué pasa esto? Bueno, durante la perimenopausia, cuando las fluctuaciones hormonales son más dramáticas, es común que los senos se hagan más grandes o más pequeños, o incluso que cambien de forma durante este período.

Y no nos engañemos: el tema estético juega un rol muy importante en estos cambios dado que no solo la estructura de la glándula mamaria va variando, sino que, con el paso del tiempo los pechos pierden la tersura y la tonicidad que los caracterizaba.

 

La caída de los estrógenos durante el climaterio hace que las mamas pierdan colágeno, elastina, tejido adiposo (grasa) y tejido mamario (alvéolos y conductos). Por eso muchas se quejan de que sus senos se  “encojen”, están menos “llenos” y reducen su tamaño. Además, la piel se hace más fina y nos encontramos con una disminución de su firmeza, tonicidad y tamaño.

 

Y acá viene lo interesante y es que en algunas mujeres ocurre lo contrario: se produce un aumento de tamaño. ¿Y por qué esto sucede?

A partir de los 45 años en adelante, los niveles de estrógeno comienzan a fluctuar drásticamente. Así, para muchas, menos estrógeno significa pechos más pequeños ya que las glándulas que producen la leche encogen (porque nos preparamos para nuestra etapa no reproductiva). Pero para otras, los niveles de estrógeno son contrarrestados por la progesterona que baja 120 veces más rápido que el estrógeno. 

Resultado: “la dominación del estrógeno”, así llamado por lxs médicxs, que puede mantener los pechos grandes (y hasta aumentarlos) aún cuando bajan los niveles generales de estrógeno.

 

El aumento de los pechos también puede estar relacionado con:

 

●      Tendencia a ganar peso en todas las partes del cuerpo, incluido el pecho

●      Retención de líquidos

 

Sí, a nosotras nos encantaría decir que todo esto es solo hormonal, pero… uno de los estudios más detallados sobre el tema – publicado en Holanda – encontró que aproximadamente 1 de cada 5 mujeres experimentaron un aumento en el tamaño del seno después de la menopausia.

 

Lo interesante es que se demostró que el factor más importante asociado con este aumento en el tamaño de las mamas era el aumento de peso, y no tanto el cambio hormonal. Pero sí están relacionados.

 

¿Cómo? En esta etapa la grasa y el estrógeno “hacen equipo” y el estrógeno dominante actúa como un imán para la grasa, almacenándola en ciertas zonas como los pechos y el abdomen.

 

Cuando tenemos 30 años el tejido glandular predomina sobre el tejido graso en una proporción aproximada de 90/10, a los 50 años suele ser 50/50, y cuando ya pasamos por la menopausia la relación entre el tejido glandular y la grasa es de 20-25% de glándulas y un 80-75% de grasa. Por eso el gran impacto del aumento de peso en el tamaño de las mamas en esta etapa pero también en la etapa que le sigue, que es la post menopausia.

 

¿Y por qué es importante saber esto? Conocer todos estos cambios ayuda no sólo para identificarlos como propios de esta etapa sino para no confundirlos con ninguna patología mamaria.

¡OJO!: el pezón también puede sufrir cambios. La areola puede achicarse y cambiar la intensidad de su color.

 

Aún así, ¿Cuándo es necesario consultar al médicx?

Cuando otros síntomas acompañan el cambio de tamaño del seno como:

●      Cambios notables en el tamaño y la forma de los senos, particularmente si ocurren solo en un lado

●      Cambios en la textura de la piel

●      Secreción inexplicada del pezón

●      Hinchazón o bulto en la axila o alrededor de la clavícula

●      Bulto o área anormalmente firme en el seno

●      Dolor de seno persistente

 

IMPORTANTE: No olvidar que la rutina de control de pechos debe llevarse a cabo con una visita anual al medicx a partir de los 40 años. Así nos quedamos tranquilxs frente a cualquier dolor fuera de lo normal y, ante alguna rareza, se puede actuar a tiempo para prevenir.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios