lunes 27 de septiembre de 2021

SOCIEDAD | 26-11-2020 19:54

Crónica del último AD10S

Desde las inmediaciones de Casa Rosada entrevistamos a diferentes mujeres que, conmovidas por la muerte de Diego Maradona, se acercaron para despedirlo y decirle gracias por última vez.

La noticia de la muerte de Diego Armando Maradona alcanzó un realismo particular hoy a las 06 de la mañana. En ese momento en el que comenzó su velatorio en Casa Rosada y el Salón de los Patriotas Latinoamericanos se llenó de miles de personas que como en una acción mecánica, al mirar el féretro, se agarraban la cabeza y la balanceaban de lado a lado. 

Entre ellas está Aldana, una joven que llegó sola desde Lanús, la misma localidad que lo vio nacer a Diego y por el que hizo tres horas de cola para poder entrar y dejar una rosa el cajón en el que descansa para siempre el jugador más popular del mundo. 

"Mi viejo me enseñó a amarlo y a quererlo y lo recontra banco. No solo por lo que fue como futbolista sino por lo que representa: el pueblo, los más humildes, el hecho de que se puede vencer viniendo desde abajo", dice conmovida.

La despedida de Diego Armando Maradona

El clima está ordenado. A unos 70 metros de la entrada, un grupo de mujeres suministra alcohol en gel. Y otras circulan por la Plaza de Mayo. Entre ellas se encuentra una médica del Ministerio de Salud de la Nación que está atenta a que nadie se descompense.

“Yo creo que Diego sintetiza el orgullo y la pasión por la camiseta argentina. Y al margen de los cuestionamientos sobre su vida privada, como nación supo hacernos muy felices con su pelota y eso es lo importante”, dice sin correr la mirada en la gente, que ordenadamente espera su paso entre las vallas.

Camila vino desde Quilmes. Su mamá le transmitió el amor por Maradona y ella espera hacer lo mismo con su hermano de 16 años, al que le lleva 10, con el que llegó a la Plaza.

Aunque admite no ser tan futbolera, considera al Diego como un símbolo nacional. "Es parte de nuestra cultura, luchó y defendió un montón de ideales que yo también defiendo, como crear un mundo más justo. Mi mamá me enseño esto y nosotras como mujeres somos parte de esta mística y está buenísimo vivirlo", explica.

La despedida de Diego Armando Maradona

Carla compone quizá una de las imágenes más conmovedoras de la jornada. La acompaña su hija y ambas llevan la camiseta de Arsenal. Sino fuese por la Pandemia, Diego hubiese participado del partido solidario que se realizó en el estadio con el fin de juntar fondos para la operación de su hija que tiene ceguera.

Ahora llora al recordar que podría haberlo conocido  y explica que estar acá es una causa pendiente. 

"Quise traer a mi hijo para que sepa esto que va a quedar en la historia. Gracias Diego por elegir al club de mi vida, gracias por elegir a Gimnasia", grita Aylin que está punto de ingresar a la Rosada con su bebe de 2 años.

La despedida de Diego Armando Maradona

Mabel tiene 42 años pero encuentra en el deportista más reconocido las alegrías de su infancia. Y está acá para agradecerle, no le importan las cuatro horas de cola que aún hace bajo el sol de este día de 27 grados y se quiebra al decir que lo quiere mucho. 

Luisa tardó una hora desde Martínez aunque su amor por el país que la vio nacer, Bolivia, la llevó a admirar al futbolista. Agradece que haya acompañado a Evo Morales cuando fue destituido de su cargo como presidente. Y lo hace con un poster enorme que reza "El más grande del milenio" y una flor que dejará en el féretro. 

Llegó a las 10 de la mañana y ahora el reloj marca las 2 de la tarde. Los 71 años de Rosa parecen no importar ya que esta dispuesta a entrar a despedir a su ídolo por última vez. Por suerte logra hacerlos. Algunas no correrán la misma suerte.

Se escuchan gritos que al unísono forman una melodía campal. Las vallas dejan de existir y la organización de una de las filas más largas de la historia de Argentina pierde su fin.

La despedida de Diego Armando Maradona

Todo es dispersión: varones en las rejas de la Casa Rosada intentando entrar. Policías que tiran gases y corren a cualquiera que pase por ahí.

Algunas mujeres de la fuerza de seguridad refugian a las madres con sus niños y niñas. El panorama cambió para las 15 horas y entristeció una de las despedida más tristes de la historia argentina.

Victoria y Oriana de 26 y 16 años respectivamente logran esconderse en un espacio que queda liberado de violencia. Aún no pierden las esperanzas de entrar al Salón de los Patriotas, todavía no saben que el velorio finalizó y no volverá a retomar el ritmo jamás. Ambas son fanáticas de boca y eso es lo que las lleva a entender lo grandioso de Diego.

El resto de la jornada se intercala entre personas que tiran las vallas y la policía que reprime brutalmente. Aunque no alcanza para que algunos varones ingresen al lugar donde se encuentra el cuerpo sin vida de Maradona sin ser sometido a ningún control.

Un hombre de las fuerzas armadas tira la valla sobre otro que revolea una botella. Al ver la escena una señora de unos 70 años rompe en llanto y llega a mojar todo el barbijo que cubre su boca y parte de la nariz. "El Diego no se merecía esto", dice entre sollozos.

 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios