lunes 30 de marzo de 2020

SOCIEDAD | Hace 6 días

Repatriada: la odisea de una argentina para volver de Jamaica

La pandemia del coronavirus obligó a los Estados a cerrar sus fronteras. Millones de personas varadas en el mundo intentan regresar a sus casas. Una argentina relata su experiencia para llegar al país.

Las vacaciones soñadas y tan anheladas por Agustina Fernández Díaz se transformaron en días de incertidumbre, angustia y ganas de volver al país. Ella, junto a cuatro amigos, estuvo varada en Jamaica. “Fue un infierno”, cuenta.

La joven de 27 años, community manager y estudiante de diseño gráfico, agradece haber llegado bien este lunes a Buenos Aires, pese a las complejidades que tuvo que enfrentar.

Su estancia en Jamaica no era lo que esperaba. “Fue desesperante no poder volver. Pasé muchísimos nervios preguntando cómo hacer para regresar y en el aeropuerto nadie contestaba”.

Se asustó al ver la ciudad de Montego Bay, porque los locales cerraban y no había movimiento en la isla. “Al día de estar en Jamaica nos dimos cuenta que teníamos que volver”. Pese a los intentos por regresar, rescata que atravesó mejor la situación gracias a sus amigos.

También te puede interesar: Cinco consejos para desinfectar la ropa en tu casa

El viaje iba a ser del 14 al 29 de marzo. “Cuando llegamos a Jamaica nos enteramos que Latam había cancelado nuestro vuelo de regreso”. Tenían una escala en Lima, Perú, pero como había cerrado las fronteras no podían usar el pasaje.

“Sacamos un pasaje por Copa Airlines para hacer escala en Panamá recién para el 26, pero esa misma noche, la aerolínea nos avisó que Panamá había cerrado sus fronteras”, dice Agustina.

La aerolínea no les quiere devolver el dinero y les ofrece abrir un pasaje a cualquier parte del mundo hasta enero de 2021. “Estamos peleando para que nos devuelvan la plata porque ellos nos cancelaron”, explica Agustina.

Volver al país en tiempos de coronavirus
Volver al país en tiempos de coronavirus

“Latam no nos daba ninguna respuesta. En cambio, la embajada argentina en el país nos llamó al hotel para saber cómo estábamos y nos invitó a unirnos al grupo de argentinos varados en Jamaica en Facebook”, explica Agustina.

Y agrega: “La embajada se portó de 10, nos mandaban mensajes, nos daban tranquilidad, todo el tiempo estaban en línea, consultábamos algo y nos respondían”.  

Eran 200 argentinos en distintos puntos de Jamaica. Ellos estaban en Montego, a diez cuadras del aeropuerto. “Fue bueno porque íbamos todos los días para informarnos de lo que pasaba”, cuenta.

También te puede interesar: Enterate cuál fue la donación que hizo Rihanna para combatir el coronavirus

Agustina, junto a sus cuatro amigos, fue repatriada por un avión sanitaria de Latam (aerolínea que había contratado para ir a Jamaica).

Sin embargo, uno de sus amigos quedó varado en San Pablo por no haber comprado los vuelos originales con esa compañía aérea.

También quedaron varados en el aeropuerto de San Pablo otros 19 argentinos. “No sé con qué criterio eligieron a los que volaban y los que se quedaban. Yo había hecho el check in desde la aplicación”.

La odisea parecía terminar este lunes cuando aterrizó a las 6hs. en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

El esperado regreso
El esperado regreso

Ella y sus amigos decidieron hacer la cuarentena obligatoria en el departamento de uno de ellos en Olivos. Con el objetivo de cuidar a sus padres que son mayores de 60 años. “Mi mamá es asmática y la madre de otro de los chicos tiene cáncer”, explica.

Sin embargo, ante la llegada de los jóvenes, un vecino del edificio los denunció para que vayan a sus casas. Agustina relata que la policía les dijo que fue lo mejor que hicieron.

“Nos aclaró que no podemos salir a ningún lado, nos trajeron comida y la subimos con una soga por el balcón”, dice sobre el accionar policial.

También te puede interesar: 3 libros de autoras nacionales para leer en tiempos de cuarentena

Todavía Agustina piensa en las personas que siguen varadas. “En San Pablo había una pareja de argentinos con una beba que hacía cinco días estaban en el aeropuerto y no les daban vuelo de regreso”.

También explica que la situación en Ezeiza es dramática. “Hay mucha gente que no puede volver porque no tiene dinero para irse a su provincia, ni tampoco pueden pagar un hotel para hacer la cuarentena. El aeropuerto estaba lleno de personas durmiendo en los pisos”.

La joven considera que esta vivencia fue un aprendizaje. “Sabía que era un momento difícil cuando viajé, pero no tomé la dimensión de que no iba a poder volver, ni que iba a empeorar, sino no hubiese viajado”, sostiene.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios