lunes 30 de marzo de 2020

SOCIEDAD | Hace 5 días

“La tarea de los infectólogos se valora solamente en estas situaciones”

Hablamos con Cristina Freuler, Jefa del Departamento de Medicina Interna del Hospital Alemán (Infectología). Nos contó cómo cambió su vida y su trabajo en estos tiempos de pandemia.

Con esta situación de pandemia mi vida laboral dejó de ser rutinaria, no tengo horarios y no sé cuándo vuelvo a mi casa. Además de atender, recibo continuamente muchísima información científica y gubernamental, debo investigarla para presentar soluciones y respuesta a todo nivel y momento. Respecto de mi vida personal no tengo tiempo libre, mi pareja se encarga de todo lo relativo a mi casa y, por suerte, tengo hijos grandes. El nido vacío el lo mejor que me pasó para estar concentrada en esta pandemia.

El equipo vinculado al coronavirus en el hospital esta formado por cuatro médicos, una médica con licencia por maternidad y tres residentes. Trabajamos codo a codo, no hay jerarquías en cuanto a cantidad de trabajo y carga horaria. El resto del hospital colabora. El comité de epidemia, que se pone en marcha en situaciones como esta, nos da una mano. El trabajo es pesado, pero hay un espíritu de unidad muy satisfactorio.

Estoy repleta de consultas, el mío es de los pocos consultorios que todavía está lleno de pacientes porque, en general, la mayoría tiene miedo de acercarse a un nosocomio. Las consultas no son sólo de pacientes, sino de empleados, de instituciones… Cuando recorro los 100 metros que separan mi oficina del garage de mi auto, me paran entre 8 y 10 personas para preguntarme algo. Mi teléfono suena a cada rato, muchas llamadas son de números que ni siquiera tengo agendados. Me hacen preguntas puntuales por diferentes casos y situaciones. Me tomo el tiempo de dar una respuesta, porque todos la merecen.

Como infectóloga siempre estoy atenta a las medidas de higiene y precaución que debemos tener, la diferencia es que ahora me concentro más en lo que hacen los demás para que se protejan como corresponde frente a pacientes sospechosos y que no sea una exageración, ya que a veces por miedo se tiende a tomar medidas de prevención que no son útiles. Hay que usar los recursos en forma racional, porque no sabemos qué pasará.

Pienso que en pocos meses mi trabajo volverá a ser exactamente igual a lo que era antes. La tarea de los infectólogos, en general, es poco valorada. En estas epidemias pasamos a ser personas de mucha importancia, pero esto no se traduce nunca en la remuneración. Se suma muchísimo trabajo colateral y no dejamos de poner el hombro. Sería bueno, tener en cuenta este tipo de situaciones. Recién escuchaba a una científica española que aconsejaba llamar a Messi o Ronaldo para encontrar la cura de este virus, ya que a ellos se les pagan millones de pesos y a ella, como a nosotros, poco dinero. Es una ironía pero que tiene algo de sentido.

También te puede interesar: Repatriada: la odisea de una argentina para volver de Jamaica

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios