lunes 26 de febrero de 2024

SOCIEDAD | 28-04-2023 07:02

Terremoto en Turquía: testimonios de mujeres resilientes a dos meses de la tragedia

El 6 de febrero Turquía se conmocionó con uno de los peores terremotos de su historia. En medio del dolor y la desesperación, el equipo de Marie Claire Turquía encaró una cobertura especial, con testimonios que vale la pena conocer.

Los números de marzo son tiempos sagrados para las revistas de moda. Se abre la temporada, asoman las tendencias y los enfoques culturales que guiarán el año. Esta vez fue diferente. Mientras nos preparábamos para una edición clásica de marzo, un terrible terremoto sacudió a nuestro país. Como todos los demás, al principio no pudimos percibir la magnitud del evento. Con el paso de las horas, nos dimos cuenta de la seriedad del asunto. Nuestras pérdidas y heridas han aumentado. Tristeza, luto, ira, culpa de continuar con nuestra vida normal...

Turquía bajo los escombros


En este período en el que todas las emociones se entrelazan, nosotras, como equipo de Marie Claire, queríamos contribuir a este proceso y decidimos diseñamos un número especial que reflejara lo sucedido y que recordara que, a pesar de todo, hay una luz de esperanza. En cierto punto, ser de Turquía significa tener la piel gruesa. Hemos visto muchos desastres, escándalos, voces reprimidas e injusticias. En la mañana del 6 de febrero, estábamos bajo los escombros como nación. Pero esta vez había una diferencia. Un pequeño cambio... Nuestros reproches de “no más” se convirtieron en “ya basta”.


En febrero de 2023, nos dimos cuenta de que ni siquiera estábamos cerca de conceptos como libertad, paz y civilización, tantas veces reclamados. Y de que ahora algo tenía que cambiar. A partir de esa idea, dirigimos nuestras preguntas a mujeres en cuya claridad y objetividad confiamos. Quienes hablan a continuación son apenas algunas de ellas.

Turquía bajo los escombros
Özlem Gürses es oriunda de Ankara, tiene una larga trayectoria como presentadora y analista política.

Özlem Gürses, Periodista


Esa noche, la del terremoto, me acosté con la intención de poner en orden mi insomnio… Me dormí enseguida. Tuve un verdadero shock cuando me desperté por la mañana con dolor de cabeza, solo habían pasado seis horas desde el terremoto, pero lo que vi y leí en esos minutos me mostró que se trataba del mayor desastre en siglos. Inmediatamente quise subirme al primer vehículo que encontré e ir a las áreas más afectadas, pero las rutas estaban en un estado deplorable y el caos dominaba todo. Finalmente logré viajar al quinto día del terremoto y lo que vi me demostró que había una brecha entre lo que se decía y lo que se vivía. La noche que aterricé en Adana, estaba oscuro por todas partes...

Aunque había pocos escombros, la vida en la ciudad se había detenido por completo. Las filas en las estaciones de combustible eran interminables, gente que buscaba salir de sus hogares como sea, con sus vidas amontonadas un coche. El mismo dolor, la misma expresión de nada en los rostros de todos… A la mañana siguiente, tomé un camino de tres horas, repleto de grietas, a Samandag, en Hatay. Los escombros allí dominaban todo el paisaje. Junto a ellos, esperaban impotentes cientos de habitantes, gente que había trabajado toda su vida y que dormía por quinta noche consecutiva en la calle, en el frío. Fue la primera vez que hablamos allí con un sobreviviente del terremoto y niños en silla de ruedas. Nunca pensamos en los discapacitados, quién sabe por lo que pasaron…

Turquía bajo los escombros
Rescatistas trabajando en el lugar de los hechos buscando sobrevivientes del fatal terremoto.


Después de Samandag, fuimos a Armutlu. Era como caminar a través de la devastación de una guerra, de un bombardeo aéreo, no había tal cosa como una calle, las casas estaban destruidas una encima de la otra. Quién sabe cuántos cuerpos sin vida había debajo de esta piedra, o más bien montones de hormigón desmoronado… Cuando salí del barrio de Armutlu, pensé: “esto es lo peor”. Me equivoqué. Después enfilamos al hermoso (así lo era) centro histórico de Ankara, la calle Fatih y el bulevar Atatürk. Ahí me di cuenta de que aquel centro había desaparecido por completo.


La primera mujer con la que hablé fue una madre que, junto a sus dos hijos, había sido rescatada debajo de los escombros. “Debería lavarme el pelo”, comenzó. Estaba completamente cubierta por una nube de polvo blanco, su cabello tieso con el polvo de los escombros. Estaba acostada con sus hijos debajo de un árbol, haciendo una cama con mantas que encontraron en la calle.
Nuestros gobernantes ya están hablando de construcción. Ya se han hecho las ofertas, se han determinado las primeras fechas de construcción. Turquía realmente necesita un “proceso de construcción”.

Pero no se trata de un edificio de hormigón. Podemos reconstruir esas ciudades, podemos persuadir a esas personas para que regresen. Pero primero, necesitamos reconciliarnos con la naturaleza, con el suelo mismo. Y luego, poco a poco, tenemos que luchar para hacerlo bien. Debemos abandonar el lenguaje retórico de la política y construir un país nuevo sobre el espíritu de la solidaridad social. No hay duda de que ninguno de nosotros es el mismo de antes. Yo tampoco… Aun así, elijo tener esperanza, no enojarme. Porque el cambio permanente solo es posible con esperanza. Espero que todos podamos tener éxito juntos.

Turquía bajo los escombros
Zeynep Mursaloglu, nació en Antioquia, otra de las ciudades más afectadas por el terremoto. Toda su familia es de allí.


Zeynep Mursaloglu, Diseñadora


El lunes 6 de febrero, a las 05:01 am, me desperté con un mensaje del grupo de WhatsApp de los primos que preguntaba: “Ha habido un terremoto, ¿están todos bien?”. Todo cambió a partir de ese momento. El desconocimiento y la falta de coordinación en los hechos nos tomó a todos por sorpresa, tan impotentes y solos, algo que, por otro lado, nos hizo sentir tan aglomerados y unidos... La comunicación que comenzó por WhatsApp siguió por redes sociales. Así apareció una institución que nunca quiso ser nombrada y nos contactó para enviar apoyo alimentario a Antioquía.


Ser testigos de tanta buena voluntad nos dio cierta esperanza en medio de tanta incertidumbre y dolor. Después de ver cientos de fotos de niños heridos y desconocidos, viajamos muchos kilómetros, esperando que mi querido primo Haydar, su única esposa Merve y su hija Ada de dos años y medio estuvieran bien y juntos. Todavía no hemos empezado a sentir lástima por las ciudades. Nuestros recuerdos, nuestra infancia, no nos han dado tiempo. Es demasiado pronto para pensar en construir una ciudad. Primero debemos ponernos al día con la gente.

Turquía bajo los escombros
Lora Baytar, especializada en historia del arte, trabaja para el diario Agos. También es oriunda de Antioquía.

Lora Baytar, cronista


El lugar definido como zona de desastre es en realidad nuestro espacio vital. Nuestras casas que fueron destruidas, donde vivimos seguros durante años, los restaurantes donde comíamos sin demasiado dinero, las casas de nuestros amigos y familiares, nuestra escuela, nuestro lugar de trabajo…

Ahora es difícil definir todo esto como “zona de desastre”. En nuestras vidas que cambiaron en apenas dos minutos, teníamos problemas con los que vivíamos nuestras rutinas y que considerábamos importantes. Pero esos dos minutos nos mostraron lo vacías que estaban. Ahora, el nombre común de esos lugares es ‘zona de desastre’. Conocida como la “Reina de Oriente”, y mencionada largamente en la Biblia, Antioquía ha albergado civilizaciones desde Roma hasta nuestros días y es famosa por su cocina. Ahora se ha convertido en una ciudad famosa por montones de escombros.

Turquía bajo los escombros
“Es demasiado pronto para pensar en reconstruir una ciudad. Primero debemos ponernos al día con la gente”.


Es muy importante establecer una comisión y restaurar los edificios antiguos tanto como se puedan reparar. Como historiadora del arte, estoy dispuesto a trabajar día y noche. Antioquía es un terreno soñado para sociólogos, arqueólogos e historiadores del arte, así como para la historia de las religiones. Es difícil describir lo que hemos pasado. Los niños fueron el segmento más afectado. Como resultado de este evento que experimentaron por primera vez en sus vidas, perdieron a sus maestros de su escuela ya sus amigos. Este desastre es irreversible, dejará huellas imborrables en sus memorias. Y en la de todos.

Experimenté el terremoto de 1999 en Estambul. Pensé que era el peor desastre que podía pasar. Hasta la mañana del 6 de febrero. Solo había una cosa esa común esa mañana, y era la supervivencia. La gente se dividió en dos grupos, los sobrevivientes y los no sobrevivientes. Esta fue la única categoría que definió las minorías y mayorías. Lo que experimentamos fue más que ser una mujer, un niño, un armenio o un turco. El peso aplastante del hormigón había atacado a la humanidad.

at SERLI GAZER BOYACI

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios