jueves 6 de octubre de 2022

SEXUALIDAD Y VíNCULOS | 24-08-2022 20:13

Sexo feminista: cuando el placer y el deseo se viven con total igualdad

Las feministas han luchado con ahínco para que las mujeres no sólo puedan expresar su sexualidad, sino también disfrutar de ella de una manera más plena y sin tabúes.

El movimiento feminista ha sido decisivo para lograr muchos de los cambios legales y sociales que han hecho posible que las mujeres disfruten de más libertad en sus vidas. Uno de los ámbitos en los que esto ha tenido un gran impacto es el de la sexualidad. Las feministas han luchado con ahínco para que las mujeres no sólo puedan expresar su sexualidad, sino también disfrutar de ella. De hecho, se podría argumentar que el enfoque del feminismo en ayudar a las mujeres a descubrir su propio placer es uno de sus logros más importantes.

Una forma de lograrlo es animar a las mujeres a que exploren su propio cuerpo y aprendan lo que les hace sentir bien sexualmente, en lugar de dejar que los hombres les dicten cómo deben comportarse a la hora de la intimidad. Esto significa hacerse cargo de su propio placer en lugar de dejar que otros dicten lo que deben hacer o cómo deben sentirse cuando tienen relaciones sexuales con otra persona.

Otra forma en que las feministas han ayudado a las mujeres a disfrutar más del sexo es promoviendo las prácticas sexuales seguras. La idea del "sexo feminista" se alinea a la idea de que las mujeres deben poder disfrutar del sexo sin ser juzgadas o sin que se repriman sus deseos. También significa que los hombres deben ser educados sobre cómo pueden hacer felices a sus parejas durante el sexo.

El feminismo reconoce que todos los seres humanos tienen derecho a sentir placer con su cuerpo, independientemente de su identidad de género u orientación sexual. También reconoce que hay problemas en la sociedad que impiden que muchas personas experimenten el placer tan bien como desearían, y trata de abordar estos problemas y ayudar a crear un mundo en el que todos tengan acceso a sus propias formas de disfrute.

Porno feminista para explorar tu lado más sexual y real

Los mandatos de una sociedad que continúa alineada bajo las premisas del patriarcado quedan reflejados en las búsquedas en Google sobre pornografía. Aquellas sobre "pornografía feminista" no representa porcentaje alguno en relación al "porno convencional" y la brecha entre porno gay o lésbico respecto de la tradicional, alcanza un 86 por ciento de diferencia. Pero otro tipo de porno, feminista y real, es posible. Y de hecho, ya existe.

Erika Lust es una directora de cine para adultos, guionista y productora independiente. Es considerada una pionera por abordar la pornografía desde el feminismo y además ha realizado la exitosa novela erótica, "La canción de Nora", entre otros títulos como "Six Female Voices, con Anita Pagant" (2011) o "Cómo rodar porno" (2014)

Con más de 350.000 seguidores en Instagram, esta directora de origen sueco hace visible aquellas fantasías eróticas poco convencionales y aspectos de la sexualidad fuera de la norma heteropatriarcal. Asimismo, utiliza sus redes para compartir recursos sobre educación sexual y alentar a aquellos interesados en la temática porno a que se animen a explorar el placer en todas sus formas.

En sus relatos e historias, la mujer es la principal protagonista. Y es que Erika comenzó a hacer este tipo de cine porque no se sentía representada en los films eróticos que veía, ya que no se mostraba el placer femenino: la mujer sólo aparecía para complacer a los hombres. Tras leer algunos libros de Linda Williams, analista académica de la pornografía, decidió hacer cine porno-erótico en el que se considera lo estético, la credibilidad argumental y la naturalidad del relato.

Lanzó en YouTube "Pay for Your Porn: The New Normal" (Paga por porno: la nueva normalidad), en el que 24 actrices y actores hablan de su experiencia profesional y de cómo el distanciamiento social ha afectado su trabajo. Además, hace tan solo una semana lanzó "Safe Word", una serie online que aborda la temática del  BDSM (BondageDisciplinaDominaciónSumisiónSadismo y Masoquismo). En dicho material, la sueca busca mostrar que en estas prácticas existe un intercambio de confianza entre personas que consienten, siguiendo el viaje de una mujer cuyo interés se despierta y busca nuevas experiencias.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios