PERSONAJES | Hace 2 semanas

Quién es Zendaya, la estrella de Euphoria y la nueva reina de Instagram

Tiene 23 años, 60 millones de seguidores (sí, sesenta) en esa red social y además mucho para decir, en temas como el activismo ambiental, la fama y la diversidad sexual. Estuvimos con ella en Nueva York, donde presentó su colección cápsula junto a Tommy Hilfiger.

Con ella se cumple a rajatabla aquella máxima milenaria que sentencia que el árbol (por más robusto y vistoso que sea) jamás debe tapar el bosque.

En fotos, en pantalla, en eventos y también en persona Zendaya es realmente hermosa, pero eso no debería hacernos olvidar que detrás de su impactante elegancia se esconden otros encantos sumamente vitales y relevantes, sobre todo en esta época en que la famosa “deconstrucción” también pide eso: pensar y reflexionar (mucho) más allá del aspecto físico de cualquiera.

Zendaya

Y eso Zendaya parece saberlo a la perfección, y sobre todo (también signo de esta era) sin meditarlo demasiado, simplemente apelando a un sentido común que pone de cabeza al más común de los sentidos que se utilizaron hasta ahora. “Sí, soy linda, ¿y qué?”, podría ser un título posible de una canción suya, de esas que entona con voz suave y vibrante a la vez.

Y allí nos topamos con una de sus primeras y más llamativas singularidades: su curiosidad, su capacidad para entrar y salir de terrenos complejos con total naturalidad y éxito.

¿Compone? sí. ¿Canta? también, y lo hace muy bien, el que quiera comprobarlo puede buscar All for us, el tema de Labrinth que interpretó ella misma en el cierre de la primera temporada de Euphoria (HBO).

 

Y un nuevo llamado de atención aparece acá, de la mano de una serie que, como ella, tiene muchísimo para decir.

Súper bien recibida por la crítica, esta ficción de HBO la muestra como Rue Bennet, una adolescente que intenta batallar contra sus adicciones (principalmente a drogas de diseño, pastillas para dormir y calmantes de todo tipo) mientras busca “su lugar en el mundo”. Incomprendida, conflictuada, consecuente con sus afectos (y desafectos), todo eso es su personaje, al que se entrega por completo en escenas de una crudeza casi inédita en televisión.

“Por favor, recuerden que esta serie es para un público adulto. Es un retrato honesto y complejo sobre los problemas de adicción, ansiedad y soledad que muchos jóvenes sufren hoy en día. Por favor, véanla solo si se sienten preparados. Los amo y siento su apoyo siempre”, posteó ella la noche del estreno tratando de amalgamar su presente con su pasado de chica Disney.

Sí, Zendaya también pasó por la factoría del ratón, de hecho allí se hizo famosa como una de las dos protagonistas de A todo ritmo (o Shake it up, en inglés), una serie sobre el mundo de la televisión, el baile y las pasiones pre-adolescentes.

También te puede interesar: Olivia Colman: “No debe ser fácil ser reina”

Su compañera en aquel exitoso show fue Bella Thorne, que este año también optó por un singular volantazo de carrera: se convirtió en directora de películas porno. Pero volvamos a Zendaya, cuyo nombre significa “dar gracias” en shona, un dialecto de Zimbabwe (país donde nació su padre).

¿Por qué su imponente figura (mide casi un metro ochenta) se alzó con tanta fuerza en el competitivo mundo del espectáculo? Como siempre habrá y hay muchas variables operando allí, pero algunas de destacan con notable mérito propio, como la de su personalidad.

Siempre atenta al latir de su generación, fue una de las primeras en hablar públicamente de los temas que más ocupan la agenda centennial en la actualidad: el cambio climático, la diversidad sexual (es íntima amiga de su coequiper en Euphoria, la actriz trans Hunter Schafer) y el empoderamiento femenino.

Zendaya

Con todo ese background llegamos a Nueva York, ciudad que nos recibió con una sobredosis visual de Zendaya. A sus gigantografías junto al nuevo perfume de  Lancôme (firma que tiene de embajadoras a figuras como Julia Roberts, Kate Winslet y Penélope cruz) se le sumaban los afiches, carteles y publicidades de TommyXZendaya, la colección cápsula que craneó para la firma Tommy Hilfiger.

 

Y de nuevo, ahí emerge una vez más su singular espíritu ya que lejos de hacerla en “piloto automático”, la joven actriz, cantante ¿y novel diseñadora? decidió utilizar esa plataforma para “contagiar ideas”, para “inspirar” como ella misma dice, mucho más que “linda ropa”.

Zendaya

La forma elegida fue integral, primero porque decidió homenajear, y en grande, a sus raíces afroamericanas, realzando la cultura afro de la Norteamérica de los años 70, década que por supuesto no vivió pero que rescata como fundacional.

También te puede interesar: Jennifer Dahlgren: "Argentina es gordofóbica"

Para ello armó un verdadero fashion show en Harlem, el barrio neoyorkino por excelencia de los negros, muchas veces asociado por ello a la delincuencia y a la marginalidad.

Y allí, en la explanada del icónico teatro Apollo armó una larga pasarela que se destacó por su énfasis en la libertad y diversidad, dos valores con los que Zendaya se identifica por completo.

Zendaya

No sólo las prendas (muchas de “talles reales”) sino también las propias modelos elegidas por ella reflejaron ese espíritu. Entre ellas, Winnie Harlow (la modelo con vitiligo), Ashley Graham (que transitó sin problemas la pasarela con su panza de 8 meses de embarazo) y la sexagenaria Joani Johnson, con su larga y hermosa cabellera cana.

“Mi objetivo en todo momento fue crear prendas frescas y cotidianas para mujeres reales”, nos dijo en la antesala del desfile para luego completar: “Más allá de esa meta, que para mí era fundamental, también quise jugar un poco con la idea de un vestuario personal. ¿Cómo me gustaría verme?, ¿cómo quisiera que se vista esa mujer en la que me estoy convirtiendo?”, comentó mientras supervisaba los últimos detalles del show.

¿Y es difícil convertirse en esa mujer? “Un poco- admitió al final-, sobre todo porque no me tomo las cosas a la ligera. Ni tampoco con apuro. No quisiera apresurar nada de este proceso. Quiero seguir creciendo pero sobre todo quiero hacerlo con calma. Y autenticidad. Espero poder lograrlo”. 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios