viernes 23 de agosto de 2019

PERSONAJES | Hace 3 semanas

De Juan Carlos I a Charlène de Mónaco: las infidelidades de la monarquía

Aventuras amorosas e infidelidades forman parte de todos estos matrimonios reales.

La infidelidad, pese a ser una práctica sucia y estar vinculada plenamente con la traición, está presente en el día a día. Da igual que este acto se encuentre asociado a esas palabras despreciables, porque son prácticas que se repiten desde la Antigüedad. Y sí, las monarquías no iban a ser menos: ante la tentación todos podemos caer y sucumbir plenamente a ella. Al fin y al cabo, hace escasas semanas irrumpía la noticia de que el príncipe Guillermo, el duque de Cambridge fue infiel a Kate Middleton

Aunque rápidamente se desmintió y negó que Guillermo haya sido infiel, sea cual sea la verdad es algo que sólo el duque y la supuesta implicada conocen al cien por cien. Mientras tanto, los duques de Cambridge siguen mostrándose ante las cámaras felices. No obstante, esto nos ha hecho preguntarnos ¿cuántas monarquías estuvieron vinculadas a infidelidades? ¿Cuántos matrimonios rompieron definitivamente por estas prácticas repetidas y cuántos reyes o reinas decidieron mirar hacia otro lado y continuar?  

Aunque los divorcios se convirtieron, en la actualidad, en una práctica normal y habitual (cuando la situación lo requiere) entre reyes y reinas... no siempre fue así. ¿De verdad se imaginan a la emérita separándose de Juan Carlos I? Son otras generaciones, más antiguas y con otras concepciones del matrimonio.

A fin de cuentas, no hace mucho todos los infantes crecían con cuentos de hadas, de princesas y príncipes, que narraban una idílica historia de amor que siempre acababa felizmente –aunque estos relatos, en la actualidad, modernizaron su nudo-. Independientemente de ello, eran historias que hablaban del amor a primera vista; no existen los engaños, no hay trampas... estas no se concebían. Los libros de historia, en cambio, cuentan la realidad. Rasgan travesía idílica y preciosa de los príncipes y cuentan que esa no es la verdad.  

¿Quién iba a romper hace unos siglos un matrimonio de conveniencia por infidelidad? Por suerte, los tiempos cambiaron, aunque muchos de estos matrimonios permanecen en la actualidad. Es sabido, a través de declaraciones, cartas o confesiones, que las infidelidades están incluidas en esa historia de amor.  

Juan Carlos I y la larga lista
Todas las veces que la realeza se volvió infiel

Juan Carlos y la reina Sofía se casaron el 14 de mayo de 1962 en Atenas y lo que parecía una preciosa historia de amor entre dos jóvenes enamorados pronto tomó otro camino. El príncipe apuesto y la hija mayor de los reyes de Grecia eran la pareja perfecta. Fue el coronel Martínez Inglés, amigo del monarca, quien destapó la larga lista de amantes del emérito. ¿La más conocida? Corinna zu Sayn-Wittgenstein, con quien, además, fue a la famosa caza de elefantes que terminó con una disculpa del monarca y con una aventura prácticamente destapada. Una de muchas.

Carlos de Inglaterra y Camila

Todas las veces que la realeza se volvió infiel

Hace escasos días, recordábamos que se cumplían 38 años de la “Boda del siglo XX”. El enlace entre Diana y Carlos fue uno de los más vistos y todos sabemos que la que se presentaba como una historia de cuentos de hadas terminó envuelta con varias infidelidades. Cuando ya había anunciado el divorcio entre ambos, salió a la luz una conversación telefónica que Carlos mantuvo con Camila, que se podría catalogar como “picante”. Además, Diana siempre señaló que la actual esposa de Carlos de Inglaterra (Camila) estuvo presente en su relación.  

Diana de Gales y Oliver Hoare
Todas las veces que la realeza se volvió infiel

Mientras que por el otro lado de la relación estaba Camila, Diana también era protagonista de ciertas infidelidades. En este caso, destaca el nombre de Oliver Hoare. Lady Di, harta de la situación de su matrimonio y de los múltiples compromisos, se encaprichó con el galerista Oliver Hoare. La princesa del pueblo confesaba a una de sus íntimas amigas que desearía poder fugarse con él. Sin embargo, su aventura se convirtió en real cuando uno de los guardaespaldas de la princesa lo encontró medio desnudo detrás de una planta en los jardines del Palacio de Kensington.

Felipe de Edimburgo a Isabel II
Todas las veces que la realeza se volvió infiel

El matrimonio de Isabel II de Inglaterra y Felipe de Edimburgo es uno de los más longevos del panorama real. El 20 de noviembre de 1947 se selló su amor y, desde entonces, continúa. Pero como se suele decir: en una relación siempre hay uno que quiere más que el otro. Y, en este caso, parece que ese papel lo ejecuta la reina Isabel.

Siempre se dijo que Felipe se sentía como un intruso en su propia casa y, tal vez, por ese motivo, junto a su hastío por los compromisos oficiales, comenzó a fijarse en otras mujeres. Según los cronistas de la época y antiguos amigos de Felipe, la lista de amantes era bastante completa. Se destaca el nombre de Daphne du Maurier, una antigua conocida.

Carlos Gustavo a Silvia de Suecia
Todas las veces que la realeza se volvió infiel

Entre los matrimonios más longevos de las monarquías europeas se destaca la relación de Silvia de Suecia y Carlos Gustavo, que se formalizó el 19 de junio de 1976 con su boda. Los rumores de infidelidad estuvieron presentes desde el comienzo de su noviazgo. No obstante, hasta 2010 no se convirtieron en realidad. En este año se publicó una biografía no autorizada sobre el monarca para cuya composición se habían realizado entrevistas con personas cercanas al monarca.  

De esta manera, se aseguraba que Gustavo tenía una seria debilidad por los clubes y las orgías multitudinarias. Del mismo modo, la biografía afirmaba que había tenido varios encuentros con la cantante sueca Camilla Henemark. La sorpresa fue cuando el propio monarca alegó, en una rueda de prensa, que eso había ocurrido hacía tiempo y que ahora quería enfocarse de lleno a su familia.  

Alberto II de Bélgica con Sybilla de Selys
Todas las veces que la realeza se volvió infiel

Desde 1959 Paola y Alberto II de Bélgica constituyen un matrimonio. Una relación supuestamente manchada de forma recíproca con infidelidades. Aunque esta pareja ya no esté reinando, ya que ambos abdicaron, siguen estando en el centro de la escena por sus engaños y aventuras amorosas. Sybilla de Selys es una de las aristócratas que ha desvelado y anunciado que tuvo un idilio amoroso con el monarca durante 18 años. Incluso afirmó que sus encuentros con el monarca propiciaron la llegada de su hija Delphine.  

Paola de Bélgica y Albert Adrien Munt
Todas las veces que la realeza se volvió infiel

Sin embargo, Alberto II no fue el único que cayó frente a la tentación. Paola, la que muchos consideraron como la reina más guapa, también se rindió a ella. O así se demostró traer ser portada junto al Conde Albert Adrien Munt en los años 60. En esta publicación, se podía ver cómo el conde se aferraba a la cintura desnuda de la monarca.  

Charlène de Mónaco a Alberto de Mónaco
Todas las veces que la realeza se volvió infiel

Hace escasos años salía a la luz una portada que sembró la polémica en el principado de Mónaco y alrededores. En ella se podía ver a Charlène en actitud cariñosa con un buen amigo de la pareja. ¿Habían sido captados iniciando una infidelidad? Rápidamente, los portavoces de la monarquía alegaron que era mentira, que sólo eran muestras de cariño entre dos buenos amigos. No obstante, todos recordamos las lágrimas de Charlène al contraer matrimonio con Alberto y cómo había corrido el rumor de que ella había querido fugarse previamente.  

Estefanía de Mónaco y Daniel Ducret
Todas las veces que la realeza se volvió infiel

Su historia de amor no fue la típica historia de amor en la realeza. Se conocieron en Mónaco, él formaba parte de la seguridad del príncipe Alberto, hermano de Estefanía. La hija menor de Grace Kelly siempre se ha considerado una pequeña rebelde, dispuesta a romper mil reglas para obtener un poco de libertad. Y en el amor, no iba a ser diferente. Aprovechando la promoción de su EP abandonó el principado, pero no sola. Lo haría junto a Ducret. Su amor y relación era un secreto a voces que alcanzó su cima con la llegada de su Louis, su primer hijo. Se casaron el 1 de julio de 1995 y se divorciaron en 1996. ¿El motivo? Se publicaron unas fotos de Ducret en una situación comprometida con una stripper.

Sarah Ferguson y Andrés de York
Todas las veces que la realeza se volvió infiel

Hoy en día, pese a que se cumplen más de dos décadas de su separación, Sarah Ferguson y Andrés de York siguen siendo noticia. Se casaron en 1986 y diez años después rompían (aunque en la actualidad están de nuevo juntos). ¿El motivo? En 1992 se filtraron unas fotografías comprometidas de Sarah con John Bryan, unas instantáneas que recorrieron el mundo. En ellas se podía ver al magnate de los negocios en situación cariñosa con Sarah, quien se encontraba tomando el sol en topless en una villa de la Costa Azul.

Federico de Dinamarca a María Isabel de Dinamarca

Todas las veces que la realeza se volvió infiel

Este matrimonio se empezó a tambalear tras las afirmaciones de que Federico había sido infiel a su mujer... con su antigua pareja, Katja Storkholm. Clásico entre los clásicos. Asimismo, volvió a trastabillar en 2016 cuando se publicó que el príncipe había engañado repetidamente a su mujer con una prostituta de lujo.

Kate Middleton y Guillermo de Cambridge

Son una de nuestras parejas favoritas, sin embargo, como ya anunciábamos al principio, los rumores de infidelidad por parte de Guillermo están en el boca a boca. Se han desmentido estas afirmaciones, pero ¿tendrán algo de verdad? Estas acusaciones vienen reforzadas por unas instantáneas tomadas de Guillermo en una fiesta, donde se le puede ver con Rose Hanbury, exmodelo y antigua amiga de Kate.
 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios