sábado 8 de agosto de 2020

PERSONAJES | 13-07-2020 19:56

Reese Witherspoon y la historia de sus vestidos solidarios que terminaron en demanda judicial

Creadora de la marca Draper James, la actriz decidió donar vestidos para maestras en plena pandemia, pero la repercusión la sobrepasó por completo y generó una demanda colectiva. Los argumentos legales de un lado y del otro.

La noticia podría haber sido otra, y durante mucho tiempo lo fue: en medio de la pandemia de coronavirus, Reese Witherspoon se ofrecía a donar a través de su marca de ropa vestidos especiales para las maestras de su país.

La iniciativa se hizo conocida a comienzos de abril pero en ese momento nadie imaginó que tendría una continuación no demasiado feliz. En aquel entonces, la cuenta de Instagram de su marca publicó:

"Estimados maestros: Queremos agradecerles. Durante la cuarentena, los vemos trabajando más duro que nunca para educar a nuestros hijos. Para mostrar nuestra gratitud, Draper James quisiera darles a los maestros un vestido gratis. Para aplicar, complete el formulario en el enlace en la biografía antes de este domingo 5 de abril a las 11:59 (oferta válida hasta agotar stock; los ganadores serán notificados el martes 7 de abril)”.

También te puede interesar: Legalmente rubia: un mensaje de empoderamiento

Replicada en varios portales, sitios y noticieros, la movida generó cientos de miles de interesadas que rápidamente agotaron esas existencias. Y a partir de allí comenzaron los problemas que ahora tuvieron su desenlace con la noticia de que los abogados de Witherspoon lograron detener la demanda colectiva de quienes se sintieron estafadas por “incumplimiento de contrato y violación a la ley del consumidor de California”.

"Ningún encuestado razonable -dice la resolución de los abogados- compartiría la creencia de los demandantes de que una línea de ropa boutique otorgaría un suministro limitado de vestidos gratis". La moción destacó además las presencia de palabras como “aplicar”, “ganadores” y “oferta válida hasta agotar existencias” en la iniciativa.

También te puede interesar: El particular sweater de Lady Di que 38 años más tarde contribuye a una noble causa

En su queja, las maestras demandantes sostuvieron que cualquiera que lea la publicación de Instagram en cuestión no le parecería que se trataba de un sorteo, y que si bien el paréntesis mencionó "hasta agotar existencias", no hubo un límite específico en la cantidad establecida.

Por ahora, la Justicia le ha dado la razón a Witherspoon aunque el caso provocó otro incordio: la revelación de cuantos vestidos tenía disponibles para la donación (250) y el costo aproximado: 12.500 dólares.

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

En esta Nota

Comentarios