lunes 26 de julio de 2021

PERSONAJES | 12-07-2021 20:15

Conocé a Carlos González, el actor español protagonista de Maricón Perdido

Ganó popularidad en Veneno (sobre La Veneno, un verdadero ícono trans español) y ahora encarna al escritor Bob Pop en esta nueva gran apuesta de TNT. Acá, su historia, arte y visión.

Carlos González explotó en Veneno, la biopic dirigida por Los Javis sobre la vida del ícono LGBTQ+ español, Cristina Ortíz Rodríguez, y ahora protagoniza la nueva serie original de TNT, Maricón Perdido que se estrena el próximo jueves 22 por esa señal y por la plataforma HBO Max (donde también puede verse Veneno).

La nueva serie está inspirada en la vida de Bob Pop, escritor y figura mediática en España para la cual Carlos presta su cuerpo y alma en una narración que refleja las diversas etapas de su vida: los años ochenta, y sus sufrimientos de adolescencia (sobre todo por su sobrepeso), el consiguiente período de descubrimiento personal y sexual como estudiante en Madrid hasta y su consagración como escritor. 

-¿Cómo fue el inicio de tu carrera actoral?

-Nací en Navarra, una ciudad cerca de Pamplona. De pequeño me gustaba el cine, hacía teatro en el colegio, pero en realidad cantaba. Una parte en mí se sentía aburrida siendo yo mismo todo el tiempo, necesitaba investigar más allá de la música.

Entonces a los 18 años decidí mudarme a Madrid para estudiar teatro en la escuela del argentino Juan Carlos Corazza. En un principio no sabía actuar, tuve varias pruebas y no me tomaron. Era un actor pésimo, pero en el fondo sabía que quería hacerlo, así que me formé y esforcé. Poco a poco y con mucho trabajo, me fui enamorando de esto. 

Carlos González
Carlos como Alfonso en Veneno (actualmente disponible en HBO Max). 

-¿Qué herramientas aprendiste sobre personajes extraordinarios para aplicarlos en tu trabajo?

-Creo que son herramientas que se van incorporando en ti, pero no tienen una lógica o leyes a seguir. Son cosas que se van integrando y luego a la hora de construir los personajes, a cada uno lo construyo de una forma completamente distinta.

Por ejemplo, en Veneno, me ayudó muchísimo el acento de Málaga. Al interpretar a Bob Pop, trabajo mucho con el cuerpo, ya que es un hombre al que le detectaron esclerosis múltiple. Esto me ayudó mucho a entender al personaje, leyendo más sobre la relación con su madre, y así pude construir al personaje en su juventud.

Carlos González
Carlos trabajó codo a codo con Bob Pop para poder narrar y recrear su vida. Foto: Pepe Herreros

-¿Cómo fue la experiencia de trabajar, nada más ni nada menos que, con Bob Pop?

-La verdad que fue un reto. La base para construir el proyecto no son solo sus libros, sino que Bob hizo algo muy valiente. La serie trata de los recuerdos que él tiene hoy en día. Gabriel y yo somos su recuerdo, de las propias emociones y pensamientos del escritor, los libros y la música escuchada, somos parte de una vida.

Habla de una vida, de la búsqueda de la identidad, y Bob quiere hablar de un personaje, un escritor al que alguna vez le dijeron que “mentir era lo más difícil”, y que con el tiempo se da cuenta de que lo más difícil es hablar con la verdad e ir con la verdad de frente.

Haber trabajado con Bob fue hermoso, porque es un personaje que interpreto y está vivo. Al principio me limitaba ese respeto, pero por suerte pude conocerlo y él mismo me terminó dando mucha libertad para crear su personaje.

-¿Sentís que tu vida personal tiene puntos en común con la de Bob?

-Cuando empecé a leer el guion, encontraba parecidos: el pueblo, ser gordito, la homosexualidad, los musicales… Pero de a poco me fui dando cuenta de que hay varios puntos que difieren, como el hecho de que yo sí encajaba en el contexto de mi pueblo.

No tuve una infancia tan dura como la de Bob, y a la hora de armar el personaje me di cuenta de que en definitiva éramos dos personas totalmente distintas. Podemos tener ciertas cosas parecidas, pero en el fondo no nos parecemos tanto. Creo que Bob no es una persona tan histriónica como yo, él mide las cosas con la cabeza, y yo soy una persona más pasional.

“Soy capaz de interpretar otras vidas y otros comportamientos que van más allá de la orientación sexual. Y si no me dan otros papeles, tendré que escribirlos yo”.

-¿Cómo fue trabajar con grandes e icónicas figuras españolas? Los Javis, Bob Pop, Alejandro Marín, Pedro Almodóvar, entre otros.

-Creo que muchas veces no soy consciente de mis compañeros de trabajo. Nunca idolatré a nadie, y no suelo hacerlo. Pero sí admiro a muchos. Haber tenido la oportunidad de trabajar con Los Javis fue algo excelente, y esto es así porque yo encajo muy bien con ellos.

Son personas que admiro mucho, que quiero y que me gustaría seguir trabajando con ellos muchísimo tiempo. Bob Pop es familia para mí, y junto a Alejandro Marín me han permitido aprender muchísimo.

Para Alejandro, este es su primer gran proyecto y eso hizo que nos embarcáramos juntos en esta aventura, aprendiendo mucho en conjunto. Almodóvar tiene una participación en la serie.

 

 

-¿Quiénes son tus referentes?

-Mi padre es mi máximo referente, él quería ser actor y nunca pudo serlo porque tuvo que sacar a mi familia adelante. En mi familia todos son artistas, músicos y cantantes, y mi abuelo fue actor en películas de guerra. Creo que hoy en día, estoy cumpliendo parte de lo que a mi padre le hubiera gustado hacer y eso me hace coger fuerzas. 

-¿Cuáles son tus próximos proyectos?

-Estoy lanzándome como escritor y director, de hecho, estoy escribiendo mi primer cortometraje. Mi padre me está ayudando a producirlo y hacerlo para poder demostrarle a la industria que por ser homosexual o interpretar personajes homosexuales no quiere decir que haya abandonado la actuación.

Soy actor, estudié para ello y soy capaz de interpretar otras vidas y otros comportamientos que van más allá de la orientación sexual. Y si no me dan otros papeles, tendré que escribirlos yo. 

Galería de imágenes

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.

Comentarios